Cansado del mismo cuento

MafaldaPor Yago López

Desconozco si algún día, por aquello de la incesante repetición de idénticos acontecimientos, dejaré de indignarme ante las esperpénticas maniobras de los políticos de esta provincia. Discusiones de patio de colegio, o más bien de chulitos de instituto, destinadas simplemente a lograr arrancar unos cuantos votos o simplemente orientadas a justificar públicamente su sueldo.

El último ejemplo de estos vergonzosos teatrillos lo hemos podido ver estos días a propósito de la gestión de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe. Los alcaldes de los municipios mancomunados gobernados por el PSOE, comparecieron ante la prensa para denunciar que se les está cobrando de más desde hace meses porque se les está repercutiendo una cuota para amortizar la obra de conexión del Alcorlo con la potabilizadora, cuando la infraestructura aún no está operativa.

Como era de prever, a la denuncia socialista le siguió la réplica popular, de manos del presidente de la MAS, Jaime Carnicero. Y como siempre ocurre en estos casos durante los siguientes días se sucedieron las declaraciones desde uno y otro lado de la barrera, a cada cual más improductiva.

Dicen los socialistas que irán a los tribunales, contestan los populares que no saben a que están esperando para ir. Afirma Bellido que la MAS estafa a los ciudadanos y responde Carnicero que se dedique a pagar lo que debe  su Ayuntamiento y tome ejemplo de la gestión de la mancomunidad. Y así sucesivamente hasta pedir dimisiones y abandonar el tema cuando el asunto pierda interés entre la población, si es que alguna vez lo tuvo.

¿Y después qué? Pues absolutamente nada. Ya saldrá otro tema y se repetirá el proceso una vez tras otra. No es que no me preocupe que se cobre irregularmente a los ciudadanos, si finalmente se demuestra que es así, ni me resulta agradable ver al señor Carnicero amenazar altivo a los socialistas evidenciando que concibe la MAS como su propio cortijo, pero lo que decididamente repudio es que todo esto responda a un pulso entre partidos y no al interés ciudadano.

No veo al señor Bellido y al resto de ediles de los municipios mancomunados en la MAS gobernados por el PSOE protagonizando esta denuncia contra una institución en la que mande su partido. Me dirán que si los socialistas estuvieran al frente no sería necesaria denuncia alguna, pero hay decenas de ejemplos que señalan lo contrario.

Con todo esto no estoy diciendo que no se deban denunciar las injusticias, si es que así se consideran, pero me sobra espectáculo mediático cuando finalmente, y como era evidente que sucedería, se tendrá que resolver en los tribunales. Y, sobre todo, lo que echo en falta es priorizar realmente el interés ciudadano sobre la rentabilidad política y la disciplina de partido. Hasta que esto no cambie, que no cuenten conmigo para dar pábulo a estas pantomimas.

Semana Santa de torrijas, procesiones y latidos

La Semana Santa en Molina de Aragón es sobria y castellana.

La Semana Santa en Molina de Aragón es sobria y castellana.

Por Marta Perruca

El año pasado nuestro compañero de “El Hexágono”, Roberto del Barrio, me hundía en la miseria: “¿Sabías que una torrija equivale a una hora corriendo? Lo he escuchado esta mañana en la radio”, me decía. Ferviente admiradora de todo dulce que incluya la canela entre sus ingredientes, debo reconocer que el año pasado abusé un poco de la tradición y me puse las botas. Entonces me lamentaba del pésimo sentido del humor del locutor de radio en cuestión y de mi compañero, que contaba las calorías de este rico manjar cuando ya era demasiado tarde para establecer medidas preventivas.

Así que esta vez me he adelantado a ese chasco postvacacional y esta misma mañana he salido a correr, porque ayer cada rincón de mi casa se impregnó con el olor de la canela, un signo inequívoco de que mi madre había pasado toda la tarde dejando listo su arsenal de torrijas para estas fiestas, y no estoy dispuesta a renunciar a uno de mis caprichos favoritos.

La Semana Santa no sería lo mismo sin torrijas y me atrevería a decir que, aunque a las cofradías les pese, tampoco sin lluvia. Este año no nos podemos quejar demasiado, porque apenas nos hemos encontrado con alguna tormenta aislada y el pronóstico parece ser el mismo para los próximos días, aunque ya para el fin de semana se prevén lluvias y la semana pasada disfrutábamos de temperaturas casi veraniegas y sin necesidad de sortear chubascos.

En Molina de Aragón, nadie llora cuando no pueden salir los pasos, porque nuestra Semana Santa es sobria y castellana. En todo caso, hay quien se sonríe, ya que la lluvia casi es una fiel compañera de estas fechas, cuando no llega en forma de nieve y nos regala paisajes de nata.

Sin duda, la Semana Santa es uno de esos pocos periodos del año en los que los pueblos de la provincia despiertan de su letargo y las calles y plazas, que en otras épocas habitan los fantasmas, se llenan de gente de carne y hueso, al igual que los comercios y los bares y terrazas. Son pequeñas reminiscencias de otras épocas que palpitan por instantes, rescatando de ese reloj de arena las vidas que un día fueron en su pueblo y que no sabemos hasta cuándo serán.

Ya no son tantos los que para estas fechas desempolvan  la sombrilla y el bañador y llenan las playas del Levante español. Quizá ahora que nos acostumbramos a la crisis aprovechamos más estos días de vacaciones para poner rumbo al pueblo, donde sentimos que cada rincón nos pertenece y vela nuestros recuerdos, mientras se agota el tiempo de ese reloj de arena.

Hoy en día  es difícil imaginar un futuro para nuestras comarcas rurales, acuciadas por un tiempo que va barriendo a marchas raudas tanto sus rostros arrugados como esa savia joven convencida de falta de oportunidades. Nosotros lo sabíamos cuando todavía llenábamos las aulas del colegio y el instituto. Éramos conscientes de que esa vida solo pertenecía a nuestros padres y que al cumplir los 18 años tendríamos que hacer las maletas y marcharnos sin echar la vista atrás. Jamás pensamos que tendríamos que volver con una mano delante y otra detrás y a verlas venir.

Y en estos días, en los que por un instante palpitan las plazas, calles y rincones de una ciudad que lucha contra los fantasmas, no he podido evitar preguntarme cómo será el futuro de nuestros pueblos. Me ha atrapado cierto temor a que esa vida que, de alguna manera, tomamos prestada de nuestros padres, pase a formar parte de un museo, como el de la Posada del Cordón en Atienza, del que hablaba ayer mi compañero, Rubén Madrid; a que se hagan realidad mis peores pesadillas y nuestros pueblos aparezcan flanqueados por vallas y carteles de prohibido el paso, mientras la ruina se ceba con los muros de sus casas, como en Villaescusa de Palositos o Novella o, en el mejor de los casos, ya sin vecinos, acojan iniciativas para su reconstrucción como las de La Vereda o Umbralejo, en el primero, al calor de una asociación cultural, y en el segundo, por parte de la Administración, mediante campos de trabajo.

Imagen de las labores de rehabilitación de la localidad de Umbralejo. //Foto: M.P.

Imagen de las labores de rehabilitación de la localidad de Umbralejo. //Foto: M.P.

Precisamente, la Diputación Provincial ha anunciado la convocatoria de las becas educativas que ha puesto en marcha el Ministerio para la reconstrucción de pueblos abandonados de la geografía española, entre los que se encuentra esta hermosa localidad de la Arquitectura Negra.

Una medida positiva, sin lugar a dudas, con la que se fomenta el trabajo en equipo, la participación y se da a conocer entre los chavales, los usos y tradiciones rurales, mientras estos contribuyen a recuperar y consolidar sus muros. Pero, al mismo tiempo, se puede considerar como un intento desesperado de diseccionar su memoria caduca.

No sé si habéis paseado alguna vez por Umbralejo o La Vereda. Yo lo hacía hace apenas algunos meses. Caminaba por sus calles fantasmagóricas, mientras se adueñaba de mí esa nostalgia de cementerio. Sí, es el sentimiento que depositan en la boca del estómago las postrimerías de un tiempo que ya no volverá.

La Vereda ha sido reconstruido gracias a una asociación cultural. // Foto: M.P.

La Vereda ha sido reconstruido gracias a una asociación cultural. // Foto: M.P.

Ahora caminamos por bosques de cemento ignorando una cuestión de sentido común: No hay espacio para todos en el asfalto de las ciudades. Es estúpido que todos nos empeñemos en vivir apiñados en colmenas de cemento, cuando las nuevas tecnologías podrían ya plantear un escenario diferente para el mercado laboral.

Quizá sí podamos imaginar un futuro para nuestros pueblos, si las empresas apuestan por descentralizar el trabajo. Quizá, de esta manera, se logre imponer un modo más lógico de vivir en el que vuelva a tener cabida la vida en el pueblo.

En estas fechas de torrijas y de procesiones que permanecen expectantes en las puertas de las iglesias a los mandatos del cielo, son muchos los que regresan para despertar el latido de los pueblos de nuestra provincia, antes de que, con la Pascua, vuelva a su letargo.

El museo de los botijos

La planta superior de la Posada del Cordón muestra un sinfín de objetos antiguos. // Foto: R.M.

La planta superior de la Posada del Cordón muestra un sinfín de objetos antiguos. // Foto: R.M.

Por Rubén Madrid

Estimado Lorenzo,

he estado en el museo de los botijos e, inevitablemente, me he acordado de ti. El domingo fui al recién inaugurado Centro de Interpretación de la Cultura Tradicional de Atienza, aquel que bautizaste con tan ingeniosa denominación, y me he vuelto con una sorprendente sensación de estafa. ¡Allí hay prácticamente de todo menos botijos!

Fuera de bromas y dejando al margen las consideraciones sobre la obra y la apertura de este centro, que ya trató el viernes mi colega Concha Balenzategui y que comparto, es cierto que el domingo me puse el mono de dominguero y me marché rumbo a Atienza para conocer este museo, que había generado no poca expectación para la gente con cierta cultura (tradicional, no de la de Robisco, el vicepresidente de Diputación, que fue quien llamó “museo de botijos” a este proyecto).

La visita no defrauda. Se trata de un viaje muy bien empleado y una nueva excusa para patearse la preciosa villa de Atienza. Creo también que el museo de las tradiciones cumple con sus misiones principales:  rescatar las señas de identidad de toda una provincia y preservar la memoria de una cultura popular a punto de extinguirse por el atropello de los tiempos modernos, con su imperio del plástico y su urbanidad no siempre digna de celebración.

Del museo cabe decir que hay cosas que nos han gustado menos, como que sean maniquíes más propios de El Corte Inglés los que se vistan de botargas o danzantes, así como la sensación excesivamente diáfana de la planta baja (lo primero que se ve), y cosas que nos han gustado mucho, como el sinfín de objetos preciosos rescatados del desván de la casa de los abuelos.

En las dos plantas de la Posada del Cordón hay mil detalles sobre usos, costumbres, creencias y labores del mundo rural. Pienso que es un museo para disfrutar en familia: a los niños les abre la mente una barbaridad descubrir ese mundo propio de una era para ellos todavía más lejana y los abuelos posiblemente vean reflejada una forma de vida que apenas pervivía en su recuerdo y que ahora se eleva a categoría expositiva, que no deja de ser una forma de reconocimiento.

Una de las lecciones más impresionantes que extrae el visitante de Atienza pasa por admirar cómo se las apañaban estas gentes para tirar para adelante en unas circunstancias bastante duras y haciendo uso de habilidades que hoy están fuera del alcance de muchos de nosotros. Aquella forma de trabajar los materiales de la tierra, de hacer juguetes con trozos de madera o latas de conserva, su capacidad para manipular artilugios que se nos presentan ahora como una suerte de herramientas extraterrestres, devuelven el sentido original al concepto de tecnología, tomado hoy por los diseños electrónicos de comprar, usar y tirar.

Hacer provincia. Tal vez el vicepresidente de la Diputación, Lorenzo Robisco, pensaba que, con la que estaba cayendo, hubiera sido preferible levantar algo más provechoso en un solar céntrico de Atienza como una plaza de toros. Visto lo visto, celebramos que el proyecto no haya dependido de su criterio y confiamos en que alguien en Diputación le haya explicado a estas alturas qué es la etnografía.

Maniquíes vestidos con atuendos típicos de los festejos de la provincia. // Foto: R.M.

Maniquíes vestidos con atuendos típicos de los festejos de la provincia. // Foto: R.M.

Al equipo provincial anterior, presidido por María Antonia Pérez León, se le pueden reprochar muchas cosas, pero no desde luego su voluntad y su planificación en materia de turismo. En este contexto, en cuatro años se pusieron en marcha varias infraestructuras que intentaron ligar un sector estratégico para los pueblos, el turismo, con sus propias fortalezas, entre ellas la cultura tradicional. Ahí cabía desde el Centro de Interpretación del Turismo en el castillo de Torija (el Citug) o ese hermano pequeño, de escala comarcal, abierto en Santo Domingo en Cifuentes hasta el Museo de la Vihuela y la Guitarra de Sigüenza o la proyección de esta otra instalación en Atienza, con la idea de ponerlos en red que ha quedado incompleta y que sería interesante rescatar. Cabe sumarle el apoyo de la Junta a proyectos pequeños como el Museo de las Escuelas de Luzón o grandes como la red de centros de interpretación del Alto Tajo, hoy cerrados.

En el caso de la Posada del Cordón, además, el proyecto ha venido prácticamente regalado. Los fondos europeos han sufragado el 80% de la inversión en el edificio, que ha respetado los elementos más característicos de la casona original (la puerta, con el propio “cordón”, y un bonito ventanal), mientras que los contenidos expuestos pertenecen en su gran mayoría a la colección de la familia Alonso-Calleja. Hay auténticas joyas entre estas 600 piezas a la vista ya del visitante: desde instrumentos musicales y juguetes hechos a mano hasta vídeos con paisanos cantando jotas o contando leyendas. No vamos a descubrir ahora a José Antonio Alonso. Para muchos, aquel desafortunado exabrupto del “museo de los botijos” también resultó un desprecio hacia una figura imprescindible en el estudio de nuestras tradiciones y en la puesta en marcha de este museo.

Convendría que Diputación pensase más en no retorcer los datos de turismo, asunto del que ya hemos dado cuenta en otras ocasiones, en evitar el desprecio hacia la cultura tradicional como hizo Robisco -también cuando dijo directamente que, si por él fuese, el museo no habría salido adelante- y en trabajar más por un área de su competencia en la que hay margen para colaborar en la urgente revitalización del ámbito rural. Si el desprecio de las palabras de Robisco forman parte de un hecho aislado, cabe demostrarlo a partir de ahora impulsando de veras este centro atencino con una labor didáctica e investigadora para la que también está diseñado.

Porque la idoneidad del proyecto está fuera de duda. De vuelta de Atienza, la pregunta no es porqué se ha abierto un lugar así con la que está cayendo, sino cómo es posible que no lo hubiéramos hecho antes: se hace imprescindible un lugar que muestre con tanta dignidad nuestra cultura más auténtica. Más allá de banderas y castellanismos de boquilla, tenemos mucho de lo que presumir. Incluidos, desde luego, los botijos, o como quiera que ahora llamen a la alfarería los paletos con cargo en la capital.

Un viaje por la Semana Santa alcarreña

La Pasión Viviente de Hiendelaencina comenzó a llevarse a cabo en 1972. // Foto: www.turismocastillalamancha.es

La Pasión Viviente de Hiendelaencina comenzó a llevarse a cabo en 1972. // Foto: http://www.turismocastillalamancha.es

Por Abraham Sanz

Quizá las celebraciones de Semana Santa, dentro del folclore popular que acompaña a la provincia, no sean las que más llamen mi atención bien sea por la temática que las rodea o porque no he terminado de vivirlas con la intensidad que se merecen, puesto que lo cierto es que aprovechar este tiempo festivo para recorrer Guadalajara y aprovechar para no sólo conocer su patrimonio, sino también a sus gentes y costumbres, es más que una buena opción. La ruta es intensa y está cargada de ese aroma castellano que rezuma la provincia, pero que se ve salpicado con otros ingredientes que hace que el producto difiera de lo pensado inicialmente. Y es que la Semana Santa en la provincia no provoca una exaltación tal como la que podamos ver en las provincias del Sur; ni es tan recia ni solemne como en las principales capitales de Castilla; pero si dispone de trabajo, tesón y fervor que nos permite aportar nuestra singular visión a estos días.

Si bien existen procesiones dignas de mención, es la versión teatralizada de la pasión y muerte de Jesucristo la que más interés aglutina en aquellos lugares donde se lleva a cabo. Goza de particular espectacularidad la representación que tiene lugar en Hiendelaencina en Viernes Santo, donde además, la propia geografía del pueblo acompaña como un precioso decorado a todo el montaje de la misma que ha propiciado que ya lleve un buen puñado de años como Fiesta de Interés Turístico Regional. Quizá en un peldaño menor, pero con una implicación total de los vecinos del pueblo y logrando siempre un más que digno resultado –siempre conviviendo con las condiciones del clima- se encuentra la que tiene lugar un día antes en Fuentelencina. Una cita que es sin duda, digna de ver –como la de Las Minas- al menos una vez, puesto que son representaciones que logran emocionar y transmitir a aquel que las contempla.

Ha alcanzado el reconocimiento a nivel provincial, al igual que lo logró la que tenía lugar en Marchamalo donde, tras 20 ediciones, se puso punto final a la aventura debido a la falta de un relevo generacional que prosiguiera con esta cita. Una lástima que no se haya logrado recuperar dado que la implicación vecinal era más que notable –la participación en la representación superaba el centenar y medio de personas-; así como la afluencia de público también era digna de tenerse en cuenta. Sin embargo, esta será la tercera Semana Santa en que la localidad campiñera no disfrute de este evento que se había institucionalizado ya en el municipio y que, o se recupera pronto o terminará por perderse.

Es esta representación del tramo final de la vida de Jesucristo el que más ha inspirado a los fieles alcarreños para revivir estos días, pero en otras localidades le han dotado de su particular impronta a la recreación de su pasión. Así por ejemplo, en Trillo, la misma toma como base el hilo conductor del Via Crucis –las 15 estaciones por las que pasa Jesús antes de morir- ganando año a año –y ya superan las 20 ediciones- en emoción y fuerza. Mientras que en Albalate de Zorita, se transformó la habitual representación de la pasión, por la recreación de la misma a través de cuadros estáticos que permiten a quien los contempla viajar por las escenas más importantes de la pasión de Cristo, ambientadas con un realismo enormemente cuidadoso con los detalles.

No obstante, viajar en Semana Santa por la provincia también nos permite descubrir añejas costumbres de diferentes Cofradías que permiten descubrir rincones de nuestra cultura que quizá desconocíamos. Es el caso de los ‘Soldados de Cristo’ en Budia donde su presencia escoltando tanto al sacerdote como cargando el santo sepulcro, ataviados con su particular uniforme, es una tradición cuyo legado sigue perdurando en el tiempo. Lo mismo ocurre con la procesión de los ‘armaos’ en Sigüenza que desarrolla la Cofradía de la Vera Cruz y el Santo Sepulcro, donde los ‘armaos’ procesionan con un peculiar atuendo que decidieron tomar para esta cita en el siglo XVIII y que hasta hoy se sigue manteniendo, convirtiéndose su procesión de Viernes Santo –donde aparecen tanto en la cita matinal y vespertina- en uno de los momentos cumbre de la festividad seguntina.

No obstante, de procesiones tampoco vamos mal servidos y todas las que tienen lugar en la capital gozan del título de Interés Turístico provincial, contando con especial importancia aquella en la que los cófrades han de salir de rodillas del templo de Santiago para poder sacar el paso a la calle o el recogimiento que se vive a lo largo de la procesión de viernes Santo. Además, una de las últimas fiestas que logró el rango de Interés provincial, fue otra procesión como es la del Encuentro en la localidad alcarreña de Pareja el Domingo de Resurrección.

Visto lo visto, es este periodo festivo una buena oportunidad para perderse por la provincia y disfrutar de la cultura popular de estos pueblos, descubrir nuevas costumbres y continuar deleitándose con su gastronomía.

 

 

La planificación física

El Depor cayó en O Couto justamente. Foto: Guadaque (Óscar de Marcos).

El Depor cayó en O Couto justamente. Foto: Guadaque (Óscar de Marcos).

Por Ana G. Hernández

Sería muy fácil hacer leña del árbol caído en una semana muy dura para todos los deportivistas. Decir que si la defensa, que si el ataque, que si el juego… Pero lo cierto es que el sueño de levantar la primera competición nacional se esfumó en O Couto ante un Ourense que se mereció incluir en sus vitrinas la Copa Federación. Al Depor le queda el premio de consolación: los 30.000 euros, el subcampeonato y un sabor amargo en el paladar. También le queda de esta competición Javi Pérez, el revulsivo y principal artífice de que llegara a la final, que demuestra que, si se cuenta con ella, la cantera puede responder. Pero también queda en el vestuario un poso de cansancio físico que puede resultar clave en éste tramo final de la temporada.

Y es que, la campaña estuvo mal planificada desde el principio, desde que en el verano de 2013 no se consideró necesario la realización de un plan B en caso de que, finalmente, el descenso administrativo se llevase a cabo. Había un plan A, que consistía en mantener gran parte de la plantilla y a su líder natural, Carlos Terrazas, pero nunca se tuvo en cuenta la promoción a Segunda División B como una opción real y, cuando se certificó, la plantilla estaba en cuadro y a dos semanas vista del comienzo de la liga regular.

La planificación falló, pero lo más curioso es que el equipo respondió, a pesar de los pesares. No en vano, el Depor ha estado en la zona noble de la clasificación prácticamente las 33 jornadas de Liga que se llevan disputadas hasta el momento. Pero es que, además de rendir en la competición doméstica, el cuadro de Pérez Salvachúa se las ingenió para lograr el subcampeonato de la Copa Federación. Y todo ello lo hizo sin una pretemporada adecuada y con cambio de cromos incluido en el mercado de invierno.

El problema es que al final de la temporada es cuando se recogen los frutos de esa preparación previa y el Depor tiene difícil obtener una buena cosecha. Ya en los últimos meses, el equipo ha sucumbido a las lesiones que se acumulaban en la enfermería alcarreña. Lesiones, que siempre se pueden producir, pero que lo hacen con más frecuencia si la pretemporada fue floja. Además de este inconveniente, el propio físico de los jugadores padecerá más de lo necesario y todo eso sin contar la sobrecarga de esfuerzo que ha supuesto la Copa Federación.

Ahora toca ver si el Depor puede sobreponerse a todas las circunstancias adversas que le rodean, como lleva haciendo todo el año, y colarse entre los cuatro primeros de la clasificación. El club intentó abarcarlo todo y ojalá no haya sido contraproducente para el objetivo primordial: el play-off. De momento, ayer in extremis salvó el primer match ball en La Roda y se benefició del pinchazo del Cádiz en Granada, quién lo diría, después de los ríos de tinta que corrieron antes del partido.

Indefinición

El BM Guadalajara falló en los momentos clave. Foto: Guadaque.

El BM Guadalajara falló en los momentos clave. Foto: Guadaque.

El BM Guadalajara volvió a perder. En esta ocasión lo hizo en casa y ante la revelación de Asobal, el BM Granollers. Y es que, desde su heroica victoria sobre el BM Huesca el pasado 15 de febrero, los morados solo han sumado un solo punto en siete jornadas. La crisis se agrandó ante los catalanes, pero se ve la luz al final de túnel. No en vano, los alcarreños volvieron a disputar un partido. Sí, disputar. Me refiero a que volvieron a poner sobre la cancha la intensidad que estas jornadas atrás se les echaba en falta. Quizá sea el regreso de Valadao.

Lo que faltó fue puntería en los momentos clave y en goles prácticamente cantados por la grada. En esos instantes, al equipo de Mateo Garralda se le aparecieron los fantasmas del momento que intentan superar. La mano tembló y el marcador no se movió, pero el BM Guadalajara encontró la senda perdida, solo falta mejorar su definición.

Abril, viento del Pueblo

Pedro A García BilbaoPor Pedro A. García Bilbao*

En Guadalajara ondeó la bandera de España, la bandera tricolor de la República Española.Y volverá a ondear. Sigue viva en los corazones de muchos, y sigue viva en las justas demandas de libertad, derechos sociales y laborales, de solidaridad y de fraternidad que cada día se oyen en nuestras calles, que agitan el ánimo de los que sufren las agresiones de este ayuntamiento y de esa comunidad autónoma dirigidos por quienes se consideran herederos del Franquismo y desconocen el significado de la expresión valores democráticos.

En este 14 de abril de 2014 es más preciso que nunca alzar nuestra voz en defensa del derecho del pueblo a una vida digna, fruto de su trabajo en paz y libertad, es imprescindible salvaguardar el hilo rojo de la memoria que conecta las luchas del pasado con las del presente. Y hoy más que nunca defenderemos la República, porque llamamos República a la dignidad de este pueblo y a su victoria. Las marchas por la dignidad portaron la bandera tricolor como emblema de esperanza y firmeza por cientos de kilómetros; el día que haya el valor en las tribunas públicas y en las direcciones de las organizaciones y partidos para defenderla con coherencia, ese día este régimen corrupto estará vencido porque se mantiene sólo por el miedo, el olvido y la complicidad. Y si no lo hacen, si no están a la altura de los que luchan cada día, habrá que pasarles por encima. La República que viene es la República sin impunidad del Franquismo, la República laica, solidaria, fraterna, federal, sin sobres, ni corrupciones, firme y justa, en la que los que hoy roban al pueblo —y cuando un republicano dice pueblo sabe muy bien lo que dice— tendrán un jucio justo.

La Guadalajara republicana nunca se fue, por mucho que la escondan; está aquí, no lograron borrarla. Sabemos que no habrá leyes sociales, servicios públicos, sanidad, educacion, laicismo, el fin de los desahucios, banca pública, respeto a los que se sacrificaron en la lucha por las libertades, y sobre todo justicia y fin de la impunidad sin lograr derrotar al PP postfranquista y a sus aliados, quienes crean que lograrán alguna de esas justas demandas sin vencer a los continuadores del Franquismo se equivocan.

El próximo lunes, 14 de abril, se conmemora el aniversario de proclamación de la II República en España. // Foto: www.ecorepublicano.es

El próximo lunes, 14 de abril, se conmemora el aniversario de proclamación de la II República en España. // Foto: http://www.ecorepublicano.es

La bandera de Abril

1º La bandera tricolor es la bandera de España, no la de una dinastía reinante que suplanta a la nación en sus símbolos externos

2º …la de España como unión de ciudadanos, libres e iguales

3º …es constitucional, pues representó a un estado constitucional y democrático, representa por tanto valores constitucionales

4º …no está vigente, la vigente es otra, pero representa valores democráticos y constitucionales, y por ello puede ondear orgullosa al lado de cualquier otra bandera constitucional.

5º no es la bandera de un partido, sino la de una ilusión compartida, la de una España democrática, de ciudadanos y ciudadanas, dueños de sus destinos, fraterna y solidaria, donde los seres humanos no sean esclavos ni del dinero, ni de la propiedad

6º es fraterna con todos los pueblos, con las otras naciones, con los ciudadanos de no importa donde, pues siendo republicana/republicana es partícipe de la idea de la fraternidad universal

7º como representación simbólica de la libertad y la ciudadanía y de un estado radicalmente democrático, la Tricolor puede ondear fraternalmente con las de los otros pueblos o naciones, pues su idea de ciudadanía es fraterna y no niega la identidad de los demás ni lo necesita para afirmarse

8º…por ella dieron su vida cientos de miles de españoles de todos los credos e ideologias democráticas, pues sus colores amparan todos los sueños e ilusiones de fraternidad, a todos recoge, a todos ampara, incluso a aquellos que la niegan, pues esa es la grandeza de la idea republicana

9º es la expresión de un anhelo de libertad, de igualdad y fraternidad que sigue vivo en nuestro pueblo, por eso es atacada, negada, ninguneada, frivolizada, por eso se sigue atacando la memoria de la Segunda República, por eso la defendemos y la portamos con orgullo

10º La banderas rojas y negras, emblemas de la solidaridad obrera y del progreso de la humanidad son plenamente compatibles con ella, y si no lo son es que algo va mal

11º como bandera de un estado no puede ser patrimonio exclusivo de ninguna fuerza privada o particular, política, social, ciudadana, pero como representación de unos valores puede y debe ser mostrada simbólicamente, pues es un elemento de unión por encima de siglas o diferencias

12º el escudo constitucional de la República no incluye referencias a la monarquía, no tiene ni coronas, ni iconos de la dinastía (no lleva las flores de lis) ni representa territorios sometidos como hace el escudo monárquico, sino que representa a los pueblos que lucharon por sus libertades, ese es el sentido del castillete (también llamado «corona mural») que remata el escudo y que representa las murallas de las ciudades que combatieron por sus libertades frente al despotismo real. Esta referencia a lucha histórica por las libertades, sumada a la franja morada que desde el XIX se interpretó como símbolo de la resistencia al poder real y de las libertades ciuadadanas, conforma un conjunto simbólico completo.

13º la República que representa la Tricolor no es una república cualquiera, sino la república «republicana», la que es democrática y defiende el bien común y la fraternidad, la república de trabajadores de toda clase organizados en régimen de libertad y justicia que decía la Constitución de 1931 que nunca fue derogada legalmente

14º… quienes consideren que la Bandera de la República es sólo apta para las calles y manifestaciones o para actos en cementerios y no vea oportuno defenderla y defender sus valores en las instituciones democráticas, en realidad está manipulando su uso para engañar conciencias,

Trifón Cañamares, de Cendejas de Enmedio, comisario político de la 49 Brigada Mixta, con 102 años, en la paella republicana de Vallecas. // Foto: Xulio García Bilbao

Trifón Cañamares, de Cendejas de Enmedio, comisario político de la 49 Brigada Mixta, con 102 años, en la paella republicana de Vallecas. // Foto: Xulio García Bilbao

15º …ondear la bandera entraña una responsabilidad pues implica llevar «la voz de la República» allí donde estemos, en la calle, en los actos públicos, en las Cortes, en los ayuntamientos, en todas partes pero eso es sólo posible si ondea en nuestros corazones, lo que da valor a la bandera no son sus colores, sino la conducta virtuosa de quienes la porten,

16º …la bandera de la República es un trapo más como todas las otras banderas, pero es un trapo más que representa las ilusiones de un pueblo, no es un grito servil ni prueba de sometimiento, es un abrazo fraterno y una promesa de un mundo mejor y más digno.

17º …la bandera de la República española es la bandera de un país, España, que fue asesinado y sigue en manos de sus verdugos, por eso quienes digan defender la república y olviden la memoria, la dolorosa realidad de la impunidad del franquismo o a los cientos de miles de victimas que siguen en cunetas y fosas mientras los genocidas dan su nombre a calles, plazas o instituciones del estado, en realidad son complices de esos crímenes.

18º …para los republicanos una nación no se entiende sin las personas que la habitan, la nuestra es una nación de ciudadanos, sin ciudadanos no existe la nación, sin libertad no existe la ciudadanía y no hay libertad cuando sólo el dinero y la propiedad dominan. Por eso la República es imprescindible para vencer a los mercados y el liberalismo, por eso la República del Pueblo, de los ciudadanos, del bien común, es el enemigo a batir que se ha fijado el capitalismo actual, quieren negar su ideal, su existencia, borrarla de la mente de la gente. La República es el campeón de los sencillos y humildes frente a los soberbios y poderosos. Por eso el republicanismo es enemigo mortal del liberalismo, pues éste niega la fraternidad y justifica a los poderosos. Por eso la República del pueblo es la garantía de la libertad. Por eso la República del Pueblo es la única que puede vencer a los mercados…

19º por todo ello, la bandera de la República tiene su lugar en las calles y plazas, en las anchas avenidas por las que pueblo celebrará algún dia su victoria, porque la bandera de la República es la promesa de ese triunfo. La veremos ondear en las Cortes, en Cibeles, en Sol, como ondea siempre en los corazones de millones de españoles que nunca se rindieron, y ese día habremos recuperado nuestro país, nuestro futuro, nuestra soberanía, la riqueza no será otra cosa que el resultado del trabajo honrado de cada cual y los derechos y libertades de todos estarán garantizados.

20º Cuando portéis o mostréis la bandera tricolor recordad estas palabras, que no son mías, sino las que aprendí de mis mayores y a las que intento honrar cada día de mi vida. Portar la bandera tricolor es un compromiso moral de primera magnitud. ¿Estáis dispuestos a defenderla con todo lo que implica? Leed en público estos puntos. Difundidlos. Mirad en vuestros corazones.

* Pedro A. García Bilbao es sociólogo y presidente del Foro por la Memoria de Guadalajara.

 

En tres tiempos

Inauguración del Museo de la Cultura Tradicional, en Atienza. // Fosto: Diputación Provincial

Inauguración del Museo de la Cultura Tradicional, en Atienza. // Fosto: Diputación Provincial

Por Concha Balenzategui

Tiempo de fiesta.- El Ayuntamiento de la capital ha desvelado cómo va a organizar este año los desfiles festivos, al cambiar el calendario de Ferias. Ya saben que hace más de dos décadas se instauró la costumbre de que las Ferias -la “Semana Grande”- comenzaran el lunes siguiente a la Virgen. El sistema hacía que los años en que la Antigua caía en sábado o domingo, la fiesta en conjunto durase 8 o 9 días, de forma compacta y seguida. Pero cuando caía en lunes o martes, los eventos se estiraban hasta dos semanas, lo que hubiera ocurrido en 2014 de haberse seguido con la regla. Pero este año se ha roto con la costumbre reciente, y el Ayuntamiento ha decidido trasladar el Chupinazo al domingo, teniendo en cuenta que el lunes 8, día de la Antigua será festivo local. La procesión se mantiene el día de la Virgen, como es natural; y el desfile de carrozas será el sábado.

Entiendo que esta disposición en el tiempo es un acierto, porque evita rellenar con actos de dudoso tirón el programa, aumentar los gastos, e incluso las molestias. Hay que tener en cuenta que muchos trabajadores, estudiantes, negocios y bolsillos, incluso las arcas municipales -que son el bolsillo de todos- no se pueden permitir dos semanas de fiesta. Sé que hay inconvenientes, como los exámenes de los estudiantes, que coincidirán con la semana de Ferias. Otros factores como el meteorológico son puro azar, porque si está de llover, igual lo hace la segunda semana que la tercera. Pero veo más ventajas, como que el normal desarrollo del curso escolar, y el arranque de la actividad productiva o comercial, no tengan que esperar a finales de septiembre, pues siempre se produce un cierto “parón psicológico” en la ciudad hasta que se canta el “Pobre de mí” y se estoquea el último toro.

Como la decisión parte de una institución pública en un estado (teóricamente) aconfesional, no voy a hacer ninguna lectura religiosa. Aunque sé que quizá la haya. Soy consciente de que hay quien cree que, tras este cambio, en el fondo hay un intento de Román de unificar, de mezclar dos ritos: la festividad de la Virgen y las Ferias, que tienen distinto origen y significado, y que durante siglos han tenido diferentes fechas. En este sentido, sólo pido al Equipo de Gobierno que tenga respeto por la historia de Guadalajara, y no caiga en la tentación de encargar carteles con una leyenda errónea, del tipo “Ferias y Fiestas en Honor a la Virgen de la Antigua”. Porque sería una aberración.

Claro que, por contra, es posible que también haya quien vea la cosa al revés, y considere una ofensa a la Patrona el hecho de que las peñas desfilen sus borracheras antes de que Antigua haya sido honrada y repose en su ermita. Pero vayamos a lo práctico y lo cabal: una fiesta a la medida de nuestra situación, y no estirada en el tiempo.

Chupinazo inicial de las Ferias de Guadalajara. // Foto: clm24.es

Chupinazo inicial de las Ferias de Guadalajara. // Foto: clm24.es

Tiempo de demora.- Otra noticia importante de esta semana ha sido la inauguración del nuevo Museo de Cultura Tradicional, en la Posada del Cordón de Atienza. Tiene Atienza sobrados argumentos para la visita, como su historia, su patrimonio, su gastronomía, o la Fiesta de la Caballada, de -esta sí- verdadero Interés Turístico Nacional. Tampoco le faltan museos a la villa. Pero seguro que este proyecto viene a sumar atracción para las visitas a una zona castigada y despoblada. Y más, si se hace realidad la intención de que sea un centro vivo, con actividades paralelas que nos hagan ir.

Me alegro mucho de que fragüe una idea que se ha visto en la cuerda floja durante años. El tiempo se ha dilatado como un chicle en este caso, hasta que la obra, concebida por el anterior Equipo de Gobierno de la Diputación, encabezado por la socialista María Antonia Pérez, fue retomada y rematada. Quiero creer a la actual presidenta de la institución provincial, Ana Guarinos, cuando dice que cuando tomó posesión se encontró sólo “un solar” y “una empresa en quiebra”. Pero al leer la nota oficial oficial emitida por la Diputación, me empiezan a surgir dudas. Se menciona a los diputados populares, a los trabajadores de “la casa”, e incluso a la Guardia Civil; pero se omite la paternidad de la idea y el proyecto, salvo para aludir al despropósito que los actuales gestores han tenido que sortear. Es injusto. Ese museo de cultura tradicional existe porque así lo pensaron los anteriores gestores junto al etnógrafo José Antonio Alonso. ¿No habrá habido, además, un intento de dilatar el tiempo, para separar la inauguración de la época socialista, y ahondar en esta sensación de caos causado por los anteriores gestores?

Veo demasiado interés en borrar toda huella anterior y en dar protagonismo al esfuerzo del actual equipo. Tanto, como para que me pregunte si ha sido dilación deliberada, ineficacia manifiesta, o realmente un titánico esfuerzo ante lo complicado de la situación. Y la pregunta es pertinente, porque no hace ni un año que el vicepresidente Robisco aseguraba públicamente que, si por él fuera, el proyecto nunca se habría llevado a cabo.

Tiempo electoral.- Desde el pasado 1 de abril, en virtud de la publicación oficial de la convocatoria, ha comenzado la cuenta atrás para las Elecciones Europeas. Por mucho que la designación de candidatos del principal partido político haya tardado más que, por ejemplo, el plazo para solicitar el voto por correo, ya estamos metidos en harina con las urnas en el horizonte próximo. ¿Quiere esto decir que todo lo que hagan los partidos en estas fechas debe leerse en clave electoral, aunque no haya comenzado la campaña propiamente dicha? Pues si lo es en cualquier momento de la legislatura, más aún ahora.

Imagen del folleto buzoneado sobre el Eje Cultural.

Por eso chirría tanto el folleto que todos hemos recibido en los buzones estos días, cantando las bondades del Eje Cultural. O el vídeo que se ha grabado para la ocasión. Canta La Traviata, porque venimos de un tiempo de crisis profunda en la que nos han llenado los oídos con la palabra austeridad, y porque la recuperación va a ser más lenta de lo que nos creemos -que no lo digo yo, que lo dice la señora Lagarde desde su sillón en el FMI, o el señor Barroso desde el suyo en la presidencia Europea-.

Así que no me parece fuera de lugar que el PSOE denuncie ante la Junta Electoral este canto a las obras bien hechas. Intuyo que este organismo apenas se limpiará los mocos con la denuncia, como suele ocurrir, pero no está de más dar un toque de atención, por si alguien no se había dado cuenta. Cabe recordar que no hace tanto que la Junta Electoral afeó a Román una exposición laudatoria de sus obras en el casco, que había instalado en el Jardinillo, y tuvo que posponer.

Claro que, por otro lado, cualquiera en el PP puede leer también en clave electoral la reciente manifestación convocada por colectivos de izquierdas para protestar, un año después, por el cambio en los recorridos de los autobuses. Curiosamente, las acciones de movilización ciudadana habían sido mínimas durante los 12 meses anteriores. Lo mismo digo, en sentido contrario, de esa insólita contraofensiva del PP, que acaba de sacar en abril una encuesta realizada en diciembre y que corrobora, a su juicio, la satisfacción de los usuarios con los cambios. Que no se la creen ni ellos.

Pero vamos, que así podemos seguir hasta el infinito. Tiempo al tiempo.