Fría equidistancia

El Palacio del Infantado // Foto: Archivo.

Por Álvaro Nuño.

La denegación por parte del Ayuntamiento de la licencia solicitada por el Ministerio de Cultura para construir una residencia privada al Duque del Infantado y a su familia es una magnífica noticia para Guadalajara, ya que impide -por el momento- que este aberrante proyecto siga adelante. O al menos se retrase. Con el Plan de Ordenación Municipal en la mano, los técnicos locales han emitido sendos informes técnico y jurídico en los que se indica que la ordenanza 9 reserva un uso cultural a todo el inmueble y que tan sólo existiría la posibilidad de habilitar una vivienda para algún trabajador que se ocupara del servicio dentro del Palacio; y la verdad es que no vemos al señor Duque con un manojo de llaves abriendo las puertas por la mañana y cerrándolas por la noche, o comprobando si la alarma está conectada o no antes de irse a su nobiliario lecho de descanso.

Sigue leyendo

Anuncios

El privilegio de lo público

Por Borja Montero

Guadalajara había sido en los últimos meses el escenario de una de las noticias más llamativas, por lo arcaico de la misma, del panorama nacional. Resulta que, debido a unos viejos acuerdos de cesión, Guadalajara debía ofrecer al duque del Infantado el Palacio que lleva su nombre para su uso y disfrute siempre que lo solicitara, al que, gracias a una sentencia judicial no tan vieja, se ha convertido en la obligatoriedad de ofrecer una “solución habitacional” para que el noble dentro del emblemático inmueble, un mandato que fue tomado para sí por el Ministerio de Cultura, que inició los trámites para habilitar una vivienda en el torreón del Palacio. Esta decisión, tan estamental y feudal, parece que no va a llevarse a cabo ya que el Ayuntamiento de Guadalajara ha procedido a denegar la licencia de obras basándose en las normas urbanísticas vigentes en la ciudad. Sigue leyendo

Despertaron de su letargo

Por David Sierra

Y despertaron de su letargo. Hace apenas unas semanas que los medios de comunicación provinciales e incluso nacionales alborotaban la provincia de Guadalajara con la buena nueva de la decisión de un macrogrupo logístico de instalarse en Marchamalo. Con errores de por medio, el anuncio provenía de un político de alta enjundia en la región, la noticia venía a desenmascarar que el ya manido proyecto de la Ciudad del Transporte gallarda vería la luz en su actividad de la mano de sus promotores.

1508323138_479339_1508324348_sumario_normal

Ciudad del Transporte de Marchamalo.                                                             Foto: Cadena Ser.

A pesar de las cifras mareantes barajadas, en los cientos de miles de metros cuadrados que ocuparán y en la premura en los plazos, la gran aceptación a un proyecto que la sociedad alcarreña espera como agua de mayo ha minimizado los contrapuntos hasta convertirlos en inexistentes. Que el modelo no haya cambiado tanto una década después no importa tanto. De momento.

La consecuencia a un anuncio como ese estaba por llegar. Y lo ha hecho hace apenas unos días. También a bombo y platillo. Con el beneplácito de los medios de comunicación. Con el consentimiento que otorga el cuarto poder a lo que considera relevante para la opinión pública. Desde los nacionales como El País o El Mundo, pasando por los diarios online de mayor reputación tal como El Confidencial o Público y, como no, los medios locales hacían el eco necesario a la presentación de un proyecto insolidario con toda una provincia: el Marina D’or alcarreño con playa incluida.

Alovera_Beach

Proyecto de Alovera Beach.

Han hablado – lo hizo la periodista Patricia Biosca ayer mismo en este espacio – sobre la conveniencia de anunciarlo en este momento. Cuando el agua es un bien tan preciado que se asume como la única solución para hacer desaparecer la ‘boina’ madrileña. Cuando Entrepeñas, que un día fue el Mar de Castilla, está redescubriendo sus tesoros ocultos bajo la superficie hídrica. Cuando el Levante español, habido de la necesidad de agua para seguir siendo la huerta de Europa, había empezado a comprar el discurso de una nueva estrategia hidrológica para hacer frente a la escasez de unas zonas en con la abundancia de otras. E incluso a valorar positivamente las desaladoras.

Estos anuncios que han calado en la sociedad esconden otras realidades que son las que, sin grandes alabanzas, hacen prosperar paso a paso a una provincia expoliada en recursos y población. Y son muchos los ejemplos. En Membrillera, a escasos kilómetros de Jadraque, los veranos son multitudinarios, pero los inviernos se tornan gélidos y más aún lo fueron durante la época glaciar de Cospedal. Pero la ilusión ha vuelto a los ojos de su alcaldesa, de más de veinte años en el cargo. Lo cuenta con emoción, con ilusión. Que una joven que hace un tiempo decidiera instalarse en el pueblo para pasar la época estival haya optado por dar un paso adelante y plantearse la opción de fabricar cerveza artesanal. O que otro vecino esté pensando en llevar a cabo un proyecto de ocio ecuestre. Y cuenta que los inviernos ya lo son menos porque se ha incrementado el ritmo de visitas al municipio de aquellos ‘domingueros’ que antes sólo lo hacían en el periodo vacacional.

Y mientras Alovera Beach se desarrolla los regantes de Cogolludo siguen esperando la concesión de agua prometida mientras escuchan cómo ahora resulta que la culpa de la sequía la tienen los regadíos. La Confederación Hidrográfica del Tajo se sustenta en el argumento principal del Partido Popular para denostar un proyecto por el que nunca habían dado un duro. De nuevo el agua, que sobra para la playa campiñera, echa el freno a toda una comarca.

Tampoco los medios de comunicación nacionales han considerado relevante que los productores del espárrago verde en la provincia, que recuerdo se exporta en su mayor parte a Europa, estén recapacitando la idea de crear una marca de calidad con la que dotar de alto valor añadido a un producto que se manifiesta como ‘oro verde’ por la elevada rentabilidad que deja a quienes lo producen y comercializan. O que una zona como es el Valle del Ungría, por donde Cela discurrió en buena parte para narrar sus andanzas, esté a un paso de declararse paisaje protegido. Y que eso, bien aprovechado turísticamente, puede ser un filón económico para este territorio, siempre y cuando los visitantes, de camino, no decidan apearse en la fina arena aloverana. En Taragudo, el rugido de los ultraligeros está más cerca de escucharse a pesar de los retrasos. Y el trasiego de aficionados a esta actividad no caerá en saco roto.

Son pequeños pasos que permiten avanzar a los municipios sin desestabilizarse, sin perder su esencia, sin acabar atados de pies y manos a las promesas sobre papel mojado de algunos visionarios interesados en convencer de su sueño a todos.

Willy Wonka y el Alovera Beach

Imagen de la recreación del Alovera Beach. // Foto: Grupo Rayet

Imagen de la recreación del Alovera Beach. // Foto: Grupo Rayet

Por Patricia Biosca

¿Recuerdan aquella imagen de la película Willy Wonka y la Fábrica de Chocolate (basada en el libro de Roald Dahl, Charlie y la Fábrica de Chocolate) de los niños y sus padres/abuelo frente a la verja de las instalaciones esperando a que les abrieran la puerta? La cámara hacía un barrido por la estampa, en la que tres chavales que encarnan los pecados capitales compartían escena con Charlie, un chico de familia muy humilde al que le acompañaba su abuelo ataviado con una sencilla boina y los ojos llenos de ilusión. Esta escena me vino a la cabeza inmediatamente después de conocer el proyecto Alovera Beach, ese macrocomplejo acuático que fue presentado por sus promotores, la constructora Rayet (con Félix Abánades a la cabeza), la alcaldesa del municipio donde se ubicará, Purificación Tortuero, y el director para Europa de Crystal Lagoons -empresa a la que se encarga la “charquita”-, Francisco Matte, como la esperanza de “Alovera, Guadalajara y Madrid”. Los niños llevaban el nombre de los empresarios y políticos que anunciaron a bombo y platillo el proyecto, mirando con desdén a un Charlie, que en mi cabeza era la Guadalajara que llora sin lágrimas y que acumula años de olvido, solo reconfortada por su familia más cercana (los abuelos y los padres en la película, los pocos -por la despoblación demográfica- que se quejan por estos lares del desfalco acuático que se está llevando a cabo en los últimos tiempos en el paralelismo de mi nido de pájaros encima de mis hombros).

Sigue leyendo

Fuera de juego

Por David Gómez

Conquense Depor.JPG

Tajamata y Pedro Astray durante un lance del partido entre la Unión Balompédica Conquense y el Club Deportivo Guadalajara | Foto: Alfonso Fernández

Fuera de juego. Así dejó la Unión Balompédica Conquense al Club Deportivo Guadalajara en su visita a La Fuensanta. Los blanquinegros hicieron valer su condición de local y su mejor estado de forma para imponerse en uno de sus mejores partidos de la temporada. Sin embargo, el titular tiene algo de pretencioso, pues el tanto decisivo de la Balompédica subiría de forma más que polémica al marcador. Ese gol de Fran Simón cerca del descanso lo cambiaría todo, pero conviene empezar desde el inicio para comprender todo lo que sucedió hasta entonces.

Sigue leyendo

Pedir perdón

2017.11.10 Bellido1

Pablo Bellido, ayer, en la presentación de su candidatura // Foto: Equipo Pablo Bellido (Facebook)

Por Álvaro Nuño.

Lo que ocurrió ayer en la sede alcarreña del Partido Socialista es un fenómeno extraordinario. No es habitual que un político se arme de valor y públicamente pida perdón a pecho descubierto por un error cometido por él mismo en una acción, una declaración o una postura que adoptó en el pasado y de la que se arrepiente. Lo habitual es negar la mayor, dar la callada por respuesta, achacar el error a las circunstancias o, una cosa también habitual, echar la culpa al mensajero. Cuántas veces hemos oído decir que tal frase está sacada de contexto o que no se han entendido tales o cuales palabras.

La verdad es que en este caso, el secretario provincial del Partido Socialista, Pablo Bellido, no tenía otro camino si quería -como parece que quiere- mantener su puesto al frente del PSOE de Guadalajara.

Sigue leyendo

La sinrazón

alovera_beach1-1068x712

Infografía que la empresa promotora de Alovera Beach ha realizado para la presentación del proyecto. // Foto: dream-alcala.com

“La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura” (Miguel de Cervantes, “El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha”)

Por Borja Montero

Todo el mundo, casi literalmente, se ha enterado de la noticia de la semana. Guadalajara tendrá playa. Rayet ha presentado estos días un proyecto llamado “Alovera Beach” con el que pretende dotar a esta localidad del Corredor del Henares de una gigantesca laguna artificial rodeada de arena de playa, zonas recreativas y de hostelería y todo lo habitual en este tipo de complejos de ocio; en definitiva, la playa artificial más grande de Europa, según aseguran los promotores de esta instalación. El Ayuntamiento de Alovera ya ha dado el visto bueno a la posibilidad de llevar a cabo el proyecto, “un sueño hecho realidad”, en palabras de su alcaldesa, que se ha materializado en la cesión de la explotación de una parcela municipal para ello, aunque la burocracia necesaria para dar el pistoletazo de salida a las obras aún no se ha llevado a cabo.  Sigue leyendo