Moderno, el teatro de todos

Espectáculo infantil ‘Cucamonas’./ Foto: cpvilladequer.blogspot.com

Por Elena Clemente

Recuerdo mi segundo concierto de los maravillosos The Sunday Drivers, en el Moderno. Un sonido increíble, una cercanía que aún me pone los pelos de punta. El fantástico ‘Little heart attacks’ sonando…El teatro, lleno hasta la bandera, con el público pegado a sus paredes… Es sólo un recuerdo pero no el único que me viene a la mente ahora, cuando el coqueto teatro Moderno, en pleno centro de Guadalajara, ha cerrado sus puertas.

Otro recuerdo: el concierto de los catalanes Sidonie… lleno, de nuevo, hasta la bandera, el público bailando sin parar, apostado en paredes, sentado en el suelo…una fiesta. Recuerdo películas en versión original, escolares nerviosos detrás del telón a punto de salir a escena por primera vez, profesores ilusionados. También sesiones golfas del Arcipreste, entregas de premios, montajes de sesión oficial que no tenían cabida en el Buero, conversaciones con miembros de ATA, la asociación teatral alcarreña, motor y organizadores de un buen festival que ha pasado, lamentablemente, también a la historia.

Recuerdo pre-estrenos de obras que luego giraron por el país, como la adaptación teatral de la película ‘Closer’, con Belén Rueda a la cabeza. El equipo usó el Moderno para sus ensayos y el pre-estreno antes de desembarcar en Madrid. A mi mente vienen también niños, muchos, que disfrutaban aprendiendo a ser espectadores de cine con criterio, gracias a la Linterna Mágica.

Y sensaciones: las ganas de ver a Russian Red –Lourdes Hernández presentaba su debut ‘Cigarettes’- y mi garganta seca cuando esta madrileña abrió su boca. Cortesía del festival Panorámico Musical, que programó en el Moderno varios conciertos. También recuerdo la amabilidad de Loli, siempre atenta a todo: en la taquilla, en los pasillos, facilitando las cosas a la prensa…

El Moderno me trae buenos recuerdos pero también sinsabores: su cierre me parece injusto. Especialmente para su público. El Moderno no es un teatro más, es el teatro con mayúsculas, una casa de cultura para el pueblo, un ateneo, el único espacio para que las muchas asociaciones culturales de la ciudad puedan mostrar su talento, el teatro en el que los niños disfrutaban y aprendían, el cine del centro –el único tambíen- al que ir para ver un tipo de películas que difícilmente podías ver en tu ciudad si no querías ir a Madrid, el teatro de las pequeñas cosas, el escenario donde compañías guadalajareñas y castellano-manchegas podían mostrar lo que hacen, en su tierra, en su casa. Un teatro que llenaba sus sesiones infantiles los domingos –muchos niños se quedaban fuera porque sus 200 butacas estaban ocupadas-, con precios más que asequibles… un teatro de todos, para todos.

Decir que la crisis tiene la culpa de su cierre me parece una excusa fácil. Recurrente en estos tiempos que corren, donde la palabra recortes suena ya hueca. La cultura no morirá nunca, aunque se cierren teatros, pero hay que reflexionar sobre la utilidad de los espacios culturales. El Moderno es un teatro de titularidad regional. Depende, por tanto, de la Junta de Comunidades. Su coste, según datos aportados desde Toledo, supera los 50.000 euros al año. Puede ser mucho o poco, según como se mire, según la importancia que se quiera dar a todo lo que el Moderno aporta, también desde el punto de vista empresarial, porque son muchas las compañías que si no enseñan sus montajes, tendrán que ‘cerrar’, como cualquier empresa.

Entiendo que una administración pública está para gestionar lo público y para escuchar también lo que el público, la sociedad, pide y/o necesita. No son más que representantes de los ciudadanos, por lo tanto, al menos habrá que sentarse a hablar con ellos, a buscar soluciones que ambas partes apoyen. Decir que la crisis obliga a… suena a lo de siempre.

La gran virtud del teatro Moderno es que era una gran casa de la cultura. No sólo ofrecía cultura, también la generaba –dentro de su propio entorno, desde la calle-. Por eso, ya nada volverá a ser igual si una empresa privada se encarga de la gestión del espacio. Se ofrecerá cultura, no lo dudo, pero se perderá mucho, a no ser que se busque una fórmula que no deje al margen parte de la actividad que tenía el Moderno. Y una última reflexión: si el teatro cierra, no habrá cultura que gestionar. Entonces ¿para qué se necesitan gestores públicos? Habrá que recortar…

4 comentarios en “Moderno, el teatro de todos

  1. Para mí, el cierre de este tipo de recursos culturales da muentra de una total falta de imaginación. Se podrían estudiar otro tipo de fórmulas que conserven el carácter público y universal que tenía «El Moderno» hablando con asociaciones y colectivos que tenían en él su casa. Quizá el problema no sea económico, y simplemente, lo que ocurre, es que no interesa. Como siempre, Elena, me ha encantado tu artículo. Permaneceré expectante a estos viernes, que seguro que vendrán cargados de cultura.

  2. ¿Y ahora qué? Hay convocada una reunión de la Plataforma contra el cierre del Moderno con los responsables de la Junta de Comunidades para el día 11 de septiembre… ¿para qué? La Junta ha movido ficha antes de celebrarse la reunión acordada y lo ha dejado muy claro: el Moderno volverá a abrir sus puertas bajo gestión privada… ¿y ahora qué? ¿qué hacemos ante esta política de echos consumados? Cierran cuando les apetece y abren cuando les da la gana, o sea, hacen lo que quieren que para eso la apisonadora es suya, sin contar con las fuerzas sociales puestas en marcha, so pena que el anuncio de una pronta apertura ya se pueda considerar una victoria por las reivindicaciones presentadas; pírrica victoria diría yo.
    En definitiva pienso que la convocatoria de la próxima reunión ha perdido su razón de ser ante la actitud arbitraria y totalmente autoritaria de quienes tienen la sartén por el mango. Entonces ¿qué hacer si no hay nada que negociar? ¿Esperar pacientemente para ver cómo funciona con la nueva gestión? ¿O negarnos en redondo a formar parte de este sistema antropófago dejando, ahora sí, vacío de contenido «su» Teatro Moderno?

  3. Elena, como siempre acertada en tus comentarios. por lo que me toca, una gran parte de mi vida cultural ha pasado entre las paredes del Moderno, añoro tantas conversaciones nocturnas con gentes bohemias de todo tipo, y las charlas eternas con Loli sobre cómo entendemos la cultura. me da una pena enorme este cierre o este tipo de gestion.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.