El coste de la vida

Por Yago López

Personal del Hospital de Guadalajara manifestándose por los recortes./ Foto: Junta de Personal del HUG

“Esto cuesta mucho dinerito”.  Aunque parezca mentira o una broma de mal gusto, estas palabras salieron hace unos días de la boca de una médica, parte activa de esa vocacional profesión que se estudia intensamente durante tantos años con el objetivo final de aprender a salvar vidas, refiriéndose a la posibilidad de ingresar en el hospital a un hombre de 89 años de edad que había acudido al centro con severas deficiencias respiratorias. Así se lo dijo a su hija cuando ésta le planteó el peligro que suponía llevarse a su padre de allí en el delicado estado que se encontraba. Atónita no acertaba a creer lo que estaba oyendo.

“Quién es esta mujer para ponerle precio a la vida de mi padre y decirme con sorna que garantizar  su salud no es rentable”, me contó indignada, y no era para menos. ¿Nos hemos vuelto locos.? No, lamentablemente esto es sólo un reflejo lógico de la nueva política sanitaria impulsada por el Gobierno y de los constantes mensajes lanzados por nuestros dirigentes, que en nombre de la austeridad y la adecuada gestión de los recursos están obligando a los profesionales sanitarios, algunos contagiados del síndrome del administrador implacable, a deshumanizarse.

Este caso ocurrió esta misma semana en la comunidad vecina de Madrid, ese modelo que el consejero Echániz ha tomado como ejemplo de gestión. Menos recursos que conllevan inevitablemente una peor atención y quien quiera cuidados rápidos y de calidad que los pague. A veces pienso que nos toman por tontos cuando aseguran que un servicio que ve reducido sus medios humanos y materiales no va a ver disminuida en grado alguno su calidad porque según el responsable de turno se va a apostar por mejorar su eficiencia y eliminar todo lo superfluo. ¿Qué quieren decir?, que antes se gastaban el dinero en plantas decorativas y en fluorescentes de colores y ahora lo van a destinar todo a camas y medicinas. Un poco de seriedad, o nos estafaban antes o nos engañan ahora, o quizás las dos cosas.

El PSOE denuncia que desde antes del verano más de un centenar de camas del Hospital de Guadalajara no funcionan, toda la sexta planta. Unos datos que confirma la Junta de Personal del centro que alerta también que este mes de septiembre se cerrarán otras 60. Mientras desde la Consejería de Sanidad de Castilla La Mancha apuestan por el mutismo, una instalación sanitaria en pleno proceso de ampliación, que ha quedado congelado también con la crisis, funciona a medio pulmón. Y lo peor de todo es que desde la Junta siguen insistiendo que la atención básica está garantizada. Debe ser que antes te daban un masaje y una piruleta cuando ibas a consulta y ahora se limitan a atenderte y yo no me había enterado.

En el mundo rural, tan crucial en Guadalajara por su distribución de población, con más de 200 municipios en la provincia y largas distancias entre ellos, el panorama sanitario es absolutamente desolador, con el reciente cierre de hasta seis servicios de urgencias que ya no atienden las 24 horas del día ni los festivos. Pero esto tiene otro artículo. Como lo tiene la trágica situación de los enfermos sin papeles que desde hoy no tienen derecho a acudir a consulta. Por el momento 56 médicos en la región han decidido objetar y seguir atendiendo a este colectivo al margen de la ley.  Estas cosas pasan cuando para seguir tus valores y respetar el juramento hipocrático sólo te dejan libre el camino de la desobediencia.

1 comentario en “El coste de la vida

  1. Realmente esto sucedió así, en el box de urgencias y sin ningún pudor por parte de la docta señora, señorita o lo que sea, delante de mi padre, que aunque apenas podía respirar podía escuchar perfectamente la crueldad de las palabras.

    Dicho esto, quiero ampliar el problema que existe en nuestra sanidad desde hace ya algún tiempo, sobre todo se ensaña con nuestros mayores, desde hace unos años me veo en la necesidad de acudir con mucha frecuencia a urgencias de la Sanidad Pública acompañando a mis padres y veo con estupor que cuando ya tienes una cierta edad apenas se entretiene con ellos, les ponen un parchecito y los mandan a casa a que «los hijos», los «nietos» o su mujer «con 88 años» los cuiden de no se qué porque apenas te explican «ya es muy mayor para operarle», «vuelva si se pone peror» …..

    Cuando a mi padre, por fin, le ingresaron por que yo, su hija, así LO EXIGÍ le operaron de urgencias 8 horas despúes por la infección del cuello tan enorme que sufría y que le estaba bloqueando la traquea. CON ESE CUADRO YA HABÍAMOS IDO A URGENCIAS 4 VECES DURANTE DOS AÑOS. Pero era mayor y apenas le hicieron pruebas que va a ser de ellos ahora que no hay dinerito………………………

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.