Corazón partido

Un momento de la feria en el antiguo recinto ferial.// Foto: Guetaime.es

Por Marta Perruca

Cuando llegué a Guadalajara, hace ahora más de 12 años, me sentí embriagada por las luces que jalonaban el Paseo de la Concordia; por la noria que besaba el mismo cielo que el Panteón de la duquesa de Sevillano y el laberinto de casetas, tómbolas y atracciones que se extendía a sus pies. Me impresionó esa especie de pelea sosegada de las verbenas que se enfrentaban e intercalaban en el tiempo en ese antiguo ferial, y de esas otras que se desplegaban a diestro y siniestro para amenizar el ambiente de las peñas. Por aquel entonces el “Corazón Partido” de Alejandro Sanz era todo un clásico de sus repertorios.

Recuerdo que avanzaba el verano de 2004 cuando realicé mis primeras prácticas como periodista. El concejal de Festejos –por aquel entonces gobernaba el PSOE- nos convocaba a una rueda de prensa en el nuevo recinto ferial, supongo que con la intención, por un lado, de criticar una infraestructura “a todas luces pequeña”, que además había levantado el anterior equipo de Gobierno del Partido Popular y, por otro, excusar que, a pesar de contar con un recinto nuevo y listo para ser utilizado, no se llevara a cabo un polémico traslado que no gustaba nada entre los peñistas, pero que reclamaban desde hace años unos vecinos cansados de soportar el molesto alboroto de la feria.

El caso es que en  2007 el PP volvía a encabezar el Ayuntamiento capitalino y no esperó mucho para amortizar esta infraestructura, que habían construido en la Era Bris. Entonces salvaron a duras penas el conflicto con las peñas permitiendo que aquellos que “hicieron más ruido” conservaran su antigua ubicación en los parques de la Concordia y San Roque, lo que a mi entender fue una gran equivocación.

No pretendo arremeter contra esta decisión con el argumento fácil de la lejanía, cuando no se me ocurre una ubicación mejor. Es cierto que escasean los metros cuadrados y que, una vez pliegan las atracciones y se desmontan las casetas, es complicado aprehender la superficie real de este recinto ferial, que cabe recordar, se aposta sobre el parking del Corte Inglés, pero no creo que esto sea un problema insalvable, por lo que tampoco criticaré este aspecto.

Lo que sí le voy a reprochar a este equipo de Gobierno es que, a pesar de que Jaime Carnicero, concejal del ramo,  se felicite por haber «consolidado un modelo de fiestas muy criticado por algunos», la realidad es que dejaron las cosas a medias. Y digo esto cargada de razón porque vivo en el entorno de la calle Ferial y soy consciente de que no se ha dejado de agraviar a estos vecinos, es más, ahora sufren también las consecuencias los del barrio de La Amistad y sus aledaños, y porque, al echar la vista atrás, no puedo evitar recordar con nostalgia aquellos primeros años en Guadalajara en los que las ferias habían adquirido una personalidad propia, heredera de un sólo espacio en el que convivían peñas, atracciones, casetas y tómbolas.

Sigo siendo una gran admiradora de las fiestas de esta ciudad, pero para mí ahora tienen el “corazón partido”, como se cantaba en las verbenas de entonces, como las peñas que se mantienen casi inmóviles a uno o a otro lado de la ciudad, dependiendo de su suerte en el reparto y como toda esa gente que decidió dónde quería disfrutar de la feria y se olvidó prácticamente de su otra mitad.

1 comentario en “Corazón partido

  1. Comparto tu análisis de que en el Ayuntamiento se dejaron las cosas a medias. Ahora no cabe vuelta atrás con el recinto ferial, pero cinco años después se ha quedado pequeño, y sigue sin solventarse el problema de los accesos. Hoy por hoy, en las horas de afluencia sólo se puede acceder andando o tragarse un atasco. También se dejaron por el camino, como bien dices, a peñas como El Caracol. No sé qué delito habrán cometido los vecinos de La Carrera, que además de los cortes de tráfico y la imposibilidad de aparcar por los desfiles, tienen las talanqueras, los corrales y los caracoles. No sé por qué los vecinos y comerciantes de la calle Ferial tienen más derecho al descanso que los de la Concordia.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.