Quizá los mayas estaban en lo cierto

Imagen de la profecía del fin del mundo de los mayas

Imagen de la profecía del fin del mundo de los mayas. // Foto: mayas2012.es

Por Yago López

Dejando a un lado ideologías, que en estos días se resumen prácticamente en la  forma de entender la economía, si uno analiza el panorama en el que nos encontramos sumidos lo más objetivamente posible, muy a nuestro pesar, lejos de vislumbrar la salida lo único que se puede esperar es el fin de la caída libre que venimos padeciendo y rezar para que el suelo no esté demasiado duro.

Hace más de año y medio Cospedal se hartó de contar de pueblo en pueblo a los ciudadanos que no a los periodistas -a los que por más que insistieron jamás atendió durante la campaña electoral- que sacaría de la crisis a la región a base de trabajo, rigurosidad en las cuentas y una apuesta decidida por el empleo. Eso sí, también se cansó de asegurar que preservaría la Sanidad y Educación públicas de todos los ajustes que llevara a cabo para sanear las maltrechas arcas de la Junta. Mentira.

Comentó, además, en múltiples ocasiones que Guadalajara dejaría de ser una provincia infravalorada en Castilla-La Mancha y que el Gobierno regional que ella dirigiera invertiría fuertemente en esta zona. Convenció a mucha gente, tanta que barrió en las urnas, y los cinco diputados alcarreños a los que los ciudadanos ofrecieron su confianza le dieron la oportunidad de demostrar su valía. Dos años después el fracaso es estrepitoso.

Si nos aferramos a los datos, el paro, lejos de reducirse, ha continuado su tendencia alcista alcanzando máximos históricos que superan las previsiones del más pesimista mientras los nuevos dirigentes se han limitado a contemplar el descalabro. Solo recuerdo una reforma laboral del también estrenado Gobierno de la Nación, con la firme defensa del ejecutivo regional, cuya estrategia principal fue la de abaratar el despido para fomentar la contratación. Brillante ocurrencia. Además de irse a la calle los nuevos despedidos se quedan ahora con una mano delante y otra detrás.

Desconozco si viendo que a su homólogo nacional le llovieron las críticas por esta reforma, la presidenta regional, María Dolores de Cospedal, ha decidido no hacer nada y esperar a que escampe por obra y gracia del señor, algo que le pega mucho. Y es que además de instruir a sus consejeros para que recorten en sus respectivas áreas todo lo que sea necesario, no la recuerdo ni una sola idea para llevar a cabo esos ansiados cambios estructurales que iban a poner a la región de nuevo en la senda del crecimiento.

Bueno, ahora que lo pienso, tuvo una y espero que recapacite y finalmente no la lleve a cabo. Se le ocurrió, después de años y años de parlamentaria, que para lo que trabajaban los diputados mejor sería que no cobraran sueldo alguno e hicieran su labor de manera voluntaria por vocación política y compromiso con los ciudadanos. Chapó. Y de paso que ponga si le parece al frente de Urbanismo al gerente de una constructora. Y si es de Guadalajara mucho mejor, que así mata dos pájaros de un tiro y cumple su promesa de apostar decididamente por esta provincia.

Por lo demás, nada de nada. Solo recortes. La herencia recibida les daba un cierto crédito en su gestión, pero más de un año y medio después no solo no han cambiado nada, sino que además los ciudadanos son más pobres y cuentan con menos servicios públicos. Peor sanidad (desmantelando plantas del Hospital Universitario, parando sus obras de ampliación y cerrando las urgencias de varios municipios), peor educación (masificación en las aulas, recorte en la plantilla de profesores, supresión de varias líneas de transporte escolar, así como de las ayudas al material escolar y comedor), menos prestaciones sociales (reducción presupuestaria en los centros de día y residencias públicas, retirada de subvenciones a ONGs, desmantelamientos del GEACAM, etc..), menos planes activos de empleo y más paro. Y contra eso ni un solo cambio estructural que permita pensar en un nuevo modelo que nos saque de la crisis. Igual los mayas no se equivocaban y cuando hablaban del fin del mundo se referían a esto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.