#RetuertaNoHundirásAlDepor

El alcalde atiende a los medios en verano, junto a Retuerta (a su derecha). // Foto: Deportivo Guadalajara.

El alcalde atiende a los medios en verano, junto a Retuerta (a su derecha). // Foto: Deportivo Guadalajara.

Por Rubén Madrid

Guadalajara entera ha encajado la querella al Deportivo como un agravio a la ciudad. Nos decimos que no podemos perder en los despachos lo que se gana en el campo. Y defendemos (fuera del campo: en las redes sociales, en los medios de comunicación, en el salón de plenos) que hay una mano negra, el hasta hace poco desconocidísimo Tebas, futuro hombre fuerte de la Liga que estaría ahora detrás de esta campaña de difamación que ha herido lo más profundo de nuestro provincianismo como daño colateral, porque lo suyo son otros chanchullos y seguramente no haya nada personal contra los alcarreños.

Antes que nada, recomiendo el agudo y preciso análisis de Roberto del Barrio en su artículo del lunes en este mismo espacio. Léanlo si aún no lo han hecho. Y luego seguimos aquí…

La clase política se ha sumado en las últimas horas al clamor social que se ha canalizado en la campaña tuitera #TebasNoHundirásAlDepor. Vaya por delante que participo del sentimiento de decepción que vive la ciudad y de que el asunto me apena, si bien me identifico mucho más con ese otro #YoApoyoAlDeporGuada. Preferiría que estuviésemos hablando de otra cosa, de cómo juega el equipo o de cómo van las cosas ahora que, como dijo Terrazas, ya estamos en febrero y podemos mirar la clasificación. La de Segunda, claro…

Entiendo pero no comparto la reacción en masa de gran parte de la afición ante la posibilidad de que este asunto tan turbio pueda desembocar en una sanción administrativa tan tajante como el descenso. Al margen de la vía penal en la que se está viendo envuelto el presidente del club, Germán Retuerta, creo que esta otra senda tiene todo el sentido del mundo: para jugar en Segunda hay que cumplir con unas reglas, como ocurre en cualquier liga o círculo cerrado, y la de fútbol lo es. Si el Deportivo Guadalajara ha hecho trampas en su ampliación de capital, el club no tendría derecho a formar parte de esa agrupación profesional, porque difícilmente se podría explicar que se salte a la torera unos compromisos que a otros clubes les supone un sacrificio si lo hacen de forma correcta. La expulsión dolería y mucho, pero entraría en una lógica aplastante si el conflicto lo analizamos desprovisto de encendidas pasiones.

El alcalde, junto a la plantilla del  Depor, en verano. // Foto: Deportivo Guadalajara.

El alcalde, junto a la plantilla del Depor, en verano. // Foto: Deportivo Guadalajara.

Admitimos que Tebas puede ser un personaje de cuidado en el mundo del fútbol, lo que no nos asusta a quienes hemos visto desfilar a tantos personajes del fútbol desde Gil y Núñez hasta Lendoiro y Lopera, por no hablar de jeques, magnates indios y entrenadores presidentes como el famoso Piterman. Pero aquí nos debería preocupar los horrores que puedan haberse producido a orillas del Henares, más todavía que en la sede de la Liga.

Retuerta aseguraba hace ya diez días en las ondas que no tenía “inconveniente” en demostrar que la ampliación fue correcta: ¿a qué espera? Cuanto antes lo haga, antes se resuelve un asunto que afea la imagen del club y mancha el nombre de la ciudad, por no hablar de los patrocinadores, que son cosa más privada. Si es tan fácil poner fin a este episodio, no debería perder ni un día más, porque en el mejor de los casos este pasaje sentará un incómodo precedente de enemistad con quien presidirá muy pronto la Liga y, cuando menos, no respalda el esfuerzo que los jugadores llevan a cabo sobre el césped, centrados en el objetivo fundamental, que desde inicio de temporada era para todos mantener la categoría y para Terrazas jugar la promoción de ascenso a Primera.

Por todo esto no entiendo ni comparto que los dirigentes políticos quieran subirse ahora a este carro, por muy populista que pueda ser el fenómeno. No entiendo, de hecho, que la afición no haya reaccionado ante el escándalo con un #RetuertaNoHundirásAlDepor, exigiendo una rueda de prensa en esta ciudad (no la ha dado), enseñando los malditos papeles o, de seguir como hasta ahora, condenando públicamente al primer responsable (por cronología e importancia) de esta ola de desilusión.

Insisto, lo urgente y verdaderamente importante radica en saber si, en efecto, los responsables del club han jugado sucio y han comprometido la ilusión de tantos aficionados. Y aquí habría una rápida solución si el presidente demuestra que no ha habido trampas. Asunto concluido. No habría más que hablar. Ni Tebas ni gaitas. El problema es que todavía no lo ha demostrado. Ni a la Liga, desde que el club habría cometido la torpeza de destapar su dudosa operación, ni ahora a la afición a raíz de la querella con la transparencia que jamás hubo por deferencia y que ahora se reclama por necesidad.

¿Le conviene a la ciudad que sus políticos cierren filas reclamando que no haya sanción administrativa? ¿Dejarán claro en el texto de una declaración institucional que no están haciendo el juego sucio a la directiva morada? ¿Es responsable que una institución pública se pronuncie antes de que se conozca la verdad de los hechos, bien por boca de quien los protagoniza o bien por quienes vigilan la legalidad de lo hecho? ¿Puede el aficionado, que es ciudadano antes que nada, exigir una regeneración de la vida social en todos los frentes (políticos, empresarios, sindicatos, etc) dejando el fútbol al margen, dando por irremediable toda su inmundicia?

Puede ser conveniente que el Ayuntamiento se pronuncie sobre un acontecimiento que traspasa lo meramente deportivo, pero haría bien en primar el sentido de la responsabildiad sobre un forofismo falto de sentido crítico. Como mínimo, debería exigir públicamente las explicaciones que el presidente sigue escatimando a los socios y los aficionados, si no dar por perdida todala confianza en el presidente mientras no aclare nada; y, como ejemplo de seriedad, debería condicionar este y cualquier otro apoyo institucional a que el club devuelva el dinero público recibido si se confirman las irregularidades en la ampliación de capital.

La campaña de Retuerta al llegar al club hace ya una década prometía ilusionar al aficionado con un equipo cansado de transitar por campos de tierra manchega. Los guadalareños y el club han sellado un pacto idílico en los últimos años. Tebas puede tener la mala leche de no hacer la vista gorda en un asunto que de paso beneficia otros intereses. Pero son Germán Retuerta y compañía quienes, si todo se confirma, habrían traicionado el pacto del equipo con la ciudad. Sólo si sus explicaciones resultan convincentes, pese a demoradas, seré el primero en impulsar la demonización de aquel. Entonces estrenaré cuenta en Twitter para dejar un asunto claro: #TebasNoHundirásAlDepor.

9 pensamientos en “#RetuertaNoHundirásAlDepor

  1. O sea, para que yo me aclare. Tú lo que propones, Rubén, es que dejemos de prejuzgar a Tebas y empecemos a prejuzgar a Germán Retuerta. En mi caso, negativo. A mí Tebas (o sus acólitos) sólo me están dando castigo duro y una filtración interesada y dañina. Germán me ha dado 12 años de progresión de mi club de fútbol. Prefiero esperar y concederle a él el beneficio de la duda.
    Ah, y los papeles al juzgado. Te recuerdo que la LFP se ha querellado contra él. Eso es cosa seria. Un juez, macho. El código penal, tío.
    Un saludo.
    PD: no soy germanista. Soy deportivista.
    Aúpa Dépor

    • La indecencia que le presuponemos a uno y le perdonamos de momento al otro es una cuestión moral, no comparativa. No pienso picar entre elegir guatemala o guatepeor. Nadie prejuzgaría si Retuerta no se hubiese retratado públicamente: primero habló de radio en radio generando más confusión y luego ha callado para que otros le carguen el marrón a Tebas, porque él no puede hacerlo. Si el Ayuntamiento pica, perfecto: otro apoyo más, mientras la directiva sigue sin dar explicaciones convincentes. Claro que tiene que ir al juez con los papeles, por la querella. Pero eso no excusa que se las dé a la afición. De nuevo una cuestión de decencia. Eso también es defender una categoría, como la Segunda Divisón.
      Rubén

  2. Rubén:
    Como representante de aproximadamente un tresmilavo de la afición del Dépor, como abonado que soy y como nada más, te doy MI opinión:
    A día de hoy yo no tengo que elegir entre Guatemala y Guatepeor, sino entre Guatemala (la LFP que irrumpe con un portaviones y una fragata: querella y expediente) y un club que lleva 12 años dándome crecientes satisfacciones pese a su indiscutible imperfección en muchas materías, faltaría más. Es más, te confieso que una de las razones por las que siento verdadera pasión por el Dépor tiene que ver con esas imperfecciones.
    En mi opinión (+- 1/3000) esto TODAVÍA no es una cuestión moral. Empezará a serlo cuando se resuelva la cuestión legal. Pensar a día de hoy que hay una cuestión moral es darle la razón a la Liga, creer que hay motivos para su querella y a su expediente. Y creer en eso también es prejuzgar, como te he dicho en el comentario anterior.
    Por otra parte, pienso que el silencio de Germán Retuerta como presidente se lo imponen el lunes los abogados, siempre reacios a que la información se expanda más allá de las puertas del juzgado.
    Un abrazo.

    • Esto da para un café largo, jaja. Te leo, te entiendo, pero en un asunto con tantas ramificaciones, seguramente haya argumentos para todos los gustos… y todo depende más bien de dónde colocamos el acento. Tal vez yo esté más esdrújulo que agudo.
      Las satisfacciones del equipo justifican, en efecto, la pasión, pero no absuelven, y aquí nadie aclara nada del pecado original. Si a mí me ponen una querella así sin “motivos”, el primer día estoy buzoneando los papeles por toda la ciudad para demostrar que no es fundada.
      Voy al espíritu del artículo: no me sorprende que carguemos las tintas y hablemos en voz alta de Tebas o si hubiese sido el caso, de Villar, ¡vaya elementos! Lo que me llama la atención es que la decepción con Retuerta, que sabemos todos que la hay, se haya quedado en los corrillos, en voz baja, ni mucho menos TT en Twitter…
      Por otro lado, en un tema tan importante, si los abogados decretan “silencio” lo que se expanden son las dudas, y a pasos agigantados. Y ahí una institución como el Ayuntamiento debería ser muy cauta a la hora de pronunciarse sobre el conflicto, que es lo que intento defender en el artículo.
      Insisto, el debate tiene mucho recorrido y multitud de variantes. Si lo que primase fuese únicamente defender al equipo de una acusación interesada pero disparatada, infundada o sobradamente esclarecida, te daría el cien por cien de la razón. Pero yo, al menos, no lo tengo nada claro… y ya quisiera yo decir lo contrario, y así no me haría enemigos. Y para mí, aquí la cuestión moral me preocupa por encima de todas las demás. A lo mejor en esto soy ingenuo. O, hablando de acentos, llano.
      Un abrazo, maestro!

  3. Estimado Rubén. Desde el respeto a tus opiniones, también te pido que por favor respetes la postura de quienes no opinamos como tú. Me parece fuera de lugar que utilices términos despectivos como “provincianismo” “populista” o “forofismo” para referirte a una serie de personas que, de buena fe y con bastantes argumentos, nos unimos espontáneamente en el hashtag #TebasNoHundirásAlDepor.

    Admites que Javier Tebas “puede ser un personaje de cuidado”, e incluso citas a una serie de personajes que han dirigido un buen número de clubes de fútbol, pero no consideras que eso sea causa exculpatoria para el Deportivo, porque “para jugar en Segunda hay que cumplir con unas reglas” y sería injusto, según tú, que el Deportivo se las hubiera saltado y sin embargo los demás las hubieran cumplido. Lo cual es terriblemente contradictorio. Porque si es público y notorio que los Gil, Piterman, Lopera, Del Nido, los Ruiz Mateos, el jeque, el indio y todos los demás, han cometido todo tipo de tropelías a lo largo de los años, sin embargo está por ver si Germán Retuerta ha cometido alguna irregularidad.

    Son esos mismos clubes que han acumulado una deuda multimilonaria a lo largo de los años, que han entrado masivamente en concurso de acreedores, dejando pufos enormes; que han tenido que ser rescatados por las instituciones; y a los que se ha beneficiado una y otra vez con recalificaciones de terrenos y chanchullos varios, los que ahora han juzgado y sentenciado administrativamente al Club Deportivo Guadalajara, que sin embargo ni ha entrado en concurso de acreedores, ni ha acumulado deudas con Hacienda, ni ha sido beneficiado por recalificaciones de terrenos, ni tampoco ha sido rescatado, como sí lo han sido los clubes valencianos y muchos otros, por las instituciones. Es decir, por el Estado. Es decir, por tus impuestos y los míos.

    Son todos esos clubes, a través de la llamada Comisión Delegada, los que han abierto un expediente y se han querellado contra el Deportivo. Y al mismo tiempo, alguno de ellos, sería directamente beneficiario de un posible descenso del Depor. Y para colmo, Javier Tebas -dirigente sin cuyo permiso no se mueve nada dentro de la LFP- es representante, entre otros, del Huesca, uno de los clubes que compiten con el Depor por no descender y que por lo tanto se beneficiaría del descenso de nuestro equipo. Esos son hechos, no son conspiraciones, ni paranoyas. Es muy pertinente recordar que los demás clubes han cometido tropelías infinitamente peores que la del Depor, pues son esos clubes los que a través de su Comisión Delegada han abierto expediente al Depor. No es lo mismo que te impute un juez sueco, con todas las garantías, que un juez de un país bananero. En este caso, es como si Bokassa –aquel dictador que se comía a sus adversarios- condenara a muerte a alguien por haberse meado fuera de la taza. Siempre habría algún periodista de buena fe que, como tú, argumentara: “Pues que no se hubiera meado fuera de la taza”. Y aún peor: “Tendrá que demostrar que no se ha meado fuera de la taza”.

    Incluso en el caso de que el Depor hubiera cometido irregularidades en la ampliación de capital, éstas serían una broma al lado del extraordinario fraude a Hacienda que llevan cometiendo impunemente los clubes españoles, sin que nadie de la LFP se haya querellado jamás contra sus dirigentes. Dices que “aquí nos deberían preocupar los horores que puedan haberse producido a orillas del Henares, más todavía que en la sede de la Liga”. ¿Por qué? Eso sí que es un provincianismo absurdo. Yo por encima de alcarreño, soy un contribuyente español. Y como pago religiosamente mis impuestos, me indigna que los clubes no paguen los suyos. Con lo que deben los clubes a Hacienda, se podría invertir más dinero en hospitales y colegios. ¿No es eso infinitamente más grave que el hecho de realizar una ampliación de capital y presuntamente haber retirado después ese dinero? ¿No es menos cierto que con el dinero que le deben a Hacienda el resto de los clubes han podido “cumplir con sus obligaciones”, como hacer ampliaciones de capital y fichar a jugadores multimillonarios con los que competir contra del Depor, que sin embargo es un club bastante más cumplidor con Hacienda?

    Escuchaba el otro día a un periodista radiofónico explicar el caso del Depor de la siguiente manera: “Es como si te pillan corriendo a más velocidad de la permitida por la autopista y cuando te pillan, te quejas de que también corren los demás”. Inexacto. A mi modo de ver, la comparación correcta es que te pillen a 131 por hora por una autopista a la que todos los demás vehículos, que compiten contigo, van siempre a 200 por hora. Y que los que te paren y te multen no sean agentes de la Guardia Civil, sino esos mismos velocistas de la carretera, que no solo van a 200, sino que tampoco han pasado la ITV, van borrachos como cubas y con el carnet caducado.

    En un Estado de Derecho, no es el Depor el que tiene que demostrar su inocencia, como exiges en tu artículo. Serán los demás los que deban demostrar la culpabilidad del Depor. Parece mentira que haya que volver a recordar que se es inocente mientras no se demuestre lo contrario. La mejor noticia para el Depor es que su caso lo va a juzgar un juez, no la Comisión Delegada de la LFP, ni tres “juristas” que la LFP nombra y de los cuales no conocemos ni vamos a conocer sus nombres, lo cual es insólito. No ocurre en ningún sitio del mundo que los jueces que te juzgan sean secretos. ¿Por qué no puedo sospechar que esos “juristas” de la LFP no son sino empleados del bufete del Sr. Tebas y por lo tanto parte interesada en el caso?

    En fin, creo que ya he soltado bastante rollo. No soy persona sospechosa de simpatizar con el Sr. Retuerta ni con el conjunto de personas que dirigen administrativamente los designios del Depor. De hecho, como aficionado que sigue habitualmente al Depor por muchos campos de España, he sido continuamente víctima de su incompetencia y su sectarismo. Lo cual me llevaría a otro texto aún más largo que éste. Pero la incompetencia de los dirigentes del Depor no debe ocultar “todo lo demás”. Y ese “todo lo demás” es muy relevante en este caso.

    Un saludo

    Fernando Rojo
    Socio del CD Guadalajara

  4. “Si a mí me ponen una querella así sin “motivos”, el primer día estoy buzoneando los papeles por toda la ciudad para demostrar que no es fundada”.
    Ya veríamos lo que te recomendaba tu abogado. Espero, por el aprecio que te tengo, que nunca tengas que enfrentarte a esa disyuntiva ; )
    Una precisión: yo no digo que no haya motivos. Confío que el juez disipe cualquier duda.

    “…una institución como el Ayuntamiento debería ser muy cauta a la hora de pronunciarse sobre el conflicto…”.
    En eso te doy al cien por cien la razón. El lunes sostuve exactamente lo mismo en Televisión Guadalajara.

    ¿Ese café? Cuando quieras y que dure lo que tenga que durar. Además estoy seguro de que TE CONVENCERÉ. Eso sí, pagas tú (por abrir con el artículo esta discusión, un cebo que es imposible que no muerda).
    Aúpa Dépor y abrazos

  5. Muy interesante el debate que habéis abierto los tres, Rubén, Ricardo y Fernando, que demuestra que además de excelentes periodistas sois buenos aficionados. En este caso con quien estoy más de acuerdo es con Fernando Rojo en su exposición. Pero con una salvedad: creo que Rubén tiene mucha razón cuando reclama al club una explicación clara y abierta hacia los aficionados de cómo se hizo la cuestionada ampliación de capital, para que nos saque de dudas. Ahora bien, también la LFP debe comparecer con luz y taquígrafos a explciar las motivaciones de sus acusaciones. En cualquier caso, y mirando el trazo grueso del asunto, me parece de aurora boreal que el Dépor esté con pie y medio en Segunda B por una supuesta chapuza contable, mientras vemos lo que vemos todos los días en otros clubes. La LFP usa un criterio cobarde: Ser fuerte con el débil y débil con el poderoso. Abrazos a los tres.

  6. Luego dirán que el paro y los políticos son las principales preocupaciones de los ciudadanos, cuando está bien claro que son las drogas.

Responder a Fernando Rojo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.