Las ramas y rilar el huevo, tradiciones de Semana Santa

*Por José Ramón López de los Mozos

López de los Mozos, entrevistado en el programa '19 horas'. // Foto: Canal 19 2.0

López de los Mozos, entrevistado en el programa ’19 horas’. // Foto: Canal 19 2.0

Solemos fijarnos con mayor o menor detalle en la Semana Santa de la capital, pero quizá dejamos un tanto a trasmano otras muestras del sentir religioso que durante estas fechas se celebran en algunos pueblos de nuestra provincia.

Una de estas tradiciones es la del ramo, que tiene lugar el propio Domingo de Ramos. En Luzaga comienza el día de la víspera, en que los mozos cortan una encina de tamaño adecuado, que será el ramo, y que colocan en la iglesia, junto al altar mayor, para que las llamadas mozas del ramo lo decoren con cintas de colores y en algunas ocasiones con «hasta sesenta roscas de unos 300 gramos cada una” y numerosas naranjas y limones. Es lo que allí se conoce como vestir el ramo, que el domingo bendice el párroco, para rifar sus colgaduras por la tarde.

Hoy son pocos los pueblos como Torrebeleña y Robledillo de Mohernando, donde las mozas del ramo, que allí reciben el nombre de ramas, entonan cánticos religiosos el mismo Domingo a cambio de limosnas con las que sufragar los gastos del monumento de Jueves Santo.

A las puertas de la iglesia
cinco doncellas llegamos,
a darle mil alabanzas
a Dios que nos ha creado.

Hoy es Domingo de Ramos,
es un día muy solem-,
en que Jesucristó entró
triunfante en Jerusalén.

(De las Ramas de Torrebeleña)

Otra tradición que se va perdiendo es la de rilar el huevo, que siempre ha tenido un carácter infantil y juvenil.

En Hueva salen al campo con los hornazos, -que llevan un huevo cocido en el centro- y, una vez desprendidos del dulce, los echan a rodar por la tierra hasta que pierden la cáscara, para en compañía de la chiquillería dar cumplida cuenta de ellos en una opípara merienda.

En Yélamos de Abajo son los niños los que hacen rilar los huevos -que han recibido como regalo de su madrina-, hasta que queden bien pelados y aptos para ser comidos, cosa que hacen en las Eras del Calvario.

Costumbres tradicionales que se van perdiendo, pero que constituyen la esencia de los pueblos y definen bien a las claras sus ciclos vitales.

*José Ramón López de los Mozos es escritor, historiador y etnógrafo. Sus trabajos sobre folklore y etimología son refeerencia especialmente en las tradiciones de la provincia. Trabajador de la Diputación Provincial, ha sido el creador de la Biblioteca de Investigadores Alcarreños, de los «Cuadernos de Etnología de Guadalajara», e intenso colaborador de la revista Wad-al-Hayara, de «Anales Seguntinos» y del Encuentro de historiadores del Valle del Henares. El próximo viernes 22 pronunciará el pregón de la Semana Santa en Guadalajara.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.