La cita de Brihuega por primavera

Imagen de la Corrida de Primavera en Brihuega.

Imagen de la Corrida de Primavera en Brihuega.

Por Sergio Lafuente

Vuelve la Corrida de Primavera al plano de la actualidad taurina. Esta vez en paralelo con la Feria de Sevilla y como antesala de San Isidro. La Semana Santa marca de nuevo la referencia en el calendario y tras un mes de aguas mil alrededor de los idus de marzo, Brihuega se pondrá guapa el próximo sábado, 6 de abril, para dar toros siempre y cuando las nubes lo permitan.

La cita de Brihuega es única y ahí está el calendario taurino a cuyo reclamo acuden aficionados practicantes y no tan practicantes, curiosos e incluso algún que otro agnóstico del toreo. Pero Brihuega es al toreo su festejo de primavera y su encierro de agosto, que no son cuestión baladí. Los ingredientes son variados: el aroma de una localidad asentada en las entrañas del Tajuña, el fuste de un cartel de campanillas y el aliño de una cierta dosis de glamour. La fórmula consigue una jornada sin parangón que se vive de la mañana a la noche, tanto dentro como fuera de La Muralla. Y como la crisis no cabe en la Corrida de Primavera, es de suponer que Brihuega volverá a ser el sábado un río de multitudes que bañará las calles desde San Felipe hasta la plaza del Coso y a nadie pasarán inadvertidas las dificultades de conseguir un café o un refrigerio en el ‘Tolmo’ o el ‘Carlos III’.

La cita de 2013 supone un nuevo punto de arranque tras la marcha del empresario Maximino Pérez. Ahí está la estela de su trabajo y su buen hacer durante más de una década. Si hay un culpable de que el festejo haya escalonado estas altísimas cotas, ha sido él. Brihuega le debe mucho a Maximino y así lo reconoce con dignidad el nuevo gestor, José Luis Viejo. En un momento de dificultades económicas la empresa briocense Campo Bravo Alcarreño ha decidido coger la herencia de Maximino y hacerse cargo de la gestión de este festejo. Se trata de una empresa modesta, taurinamente hablando, que nunca había cruzado las fronteras de los festejos populares y en su año cero, han pergeñado un cartel muy caro. Mérito les sobra para no bajar el diapasón y dejar de lado los pingües beneficios que llevaron a Maximino a marcharse.

El cartel de esta nueva edición brinda motivos para la ilusión y los tres matadores de la terna sustentan una combinación de máximo interés. Repiten Padilla y Morante, después de la suspensión forzosa de 2012. Debutará El ‘Ciclón de Jerez’ en Brihuega. Como en otras plazas, hay interés por verlo en La Muralla después del gravísimo percance de Zaragoza. Desde aquella maldita cornada de 2011, la pérdida del ojo le ha abierto a Padilla una nueva luz en los carteles dulces de las ferias. Lejos ha quedado su rol de torero guerrero, ahora convertido en corsario. Su gallardía y coraje ante la vida están permitiendo a Juan José gozar de la profesión desde el lado más amable, aunque como ya demostró en la Feria de Guadalajara, su pundonor sigue intacto. Morante es por si solo motivo suficiente para acudir a la cita. A buen seguro que su toreo de culto arrastra a más de un devoto a peregrinar a la Alcarria desde los más variopintos lugares de la geografía. Hace escasas semanas, el de la Puebla del Río soñó el toreo en la Feria de Fallas y constató que sigue macerando el cante más exquisito. Todos recordamos la gran faena que firmó en Brihuega en 2011 a un toro de Jandilla y es ésta una excelente oportunidad de saborearlo antes de sus tres tardes de Madrid. Remata el cartel Alejandro Talavante, que ya sabe lo que es hacer el paseíllo en esta plaza, aunque sin demasiada fortuna. Su única comparecencia tuvo lugar en 2008 en un festejo mixto en el que compartió paseíllo con el rejoneador Hermosos de Mendoza y Cayetano. Mucho más maduro y con mayor vitola de figura que entonces, Talavante es uno de los grandes referentes en la presente temporada. Su inmediata encerrona en Madrid anunciada para el próximo 18 de mayo, frente a una corrida de Victorino Martín, marcará historia.

En el apartado ganadero, regresa la ganadería de Garcigrande –propiedad de Domingo Hernández-, la cual ya goza de antigüedad en este coso. El último encierro que lidió en Brihuega fue el 27 de abril de 2002 a manos de una terna histórica compuesta por Joselito, José Tomás y Miguel Abellán.

El cartel reúne motivos suficientes para ilusionarse. Ahora ya sólo queda esperar que las nubes de las últimas semanas se disipen de manera definitiva y nos permitan disfrutar de la Corrida de Primavera en una tarde de primavera. Brihuega bien lo merece.

*Sergio Lafuente inició su andadura como cronista taurino en La Tribuna de Guadalajara en 2001 y desde entonces ha colaborado en diferentes medios, tales como el extinto semanario Noticias de Guadalajara. Posteriormente, se hizo cargo de la sección taurina en el Día de Guadalajara, siendo partícipe del suplemento semanal El Día Taurino de Castilla La Mancha. Desde 2010 es responsable de la sección taurina del bisemanario Nueva Alcarria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .