La calle es suya

Por Concha Balenzategui

Miguel Ángel Revilla. // Foto: www.prc.es

Miguel Ángel Revilla. // Foto: http://www.prc.es

Miguel Ángel Revilla ha escrito un libro, Nadie es más que nadie, que va por la vigésima edición. Sus intervenciones en televisión no dejan a nadie indiferente y sus mensajes en la red Twitter tienen casi 300.000 seguidores. Sus palabras directas y su gracia campechana calan por la rotundidad y la falta de artificio. No cabe duda de que hay mucha gente dispuesta a escuchar sus análisis sobre la actualidad y conocer la trayectoria de este hombre, que empezó pastoreando ovejas y llegó a ser el presidente autonómico más valorado en la encuesta del CIS en 2010. Revilla viene a nuestra provincia, por primera vez, invitado por un colectivo llamado Arrebol, que tiene entre sus objetivos la difusión de la cultura política.

Pero en Guadalajara parece que molesta lo que este señor tenga que decir. La asociación solicitó dar la charla en el salón de actos del Palacio del Infantado, y la Junta de Comunidades respondió que nones. Arrebol ha estado moviéndose esta semana para buscar un lugar alternativo, y mientras tanto se ha levantado una enorme polvareda en las redes sociales y en los medios de comunicación. Revilla se siente vetado por Cospedal y asegura que vendrá Guadalajara el próximo día 11, dispuesto a hablar “debajo de un puente”, si es necesario.

Alberto Garzón es el diputado más joven del Congreso. Riojano de nacimiento, aunque hizo carrera universitaria y política en Málaga, es un activo miembro del 15-M, hasta el punto de que se le considera el portavoz de este movimiento en la Cámara. Sus disertaciones siempre críticas sobre economía tienen multitud de adeptos y se ha convertido también en un fenómeno mediático en las redes sociales y en los platós televisivos. Estará en Guadalajara unos días antes que Revilla, invitado por IU, el partido en el que milita.

Me cuentan que también ha habido pegas para autorizar este acto, considerado por algunos inadecuado por estar fuera de campaña electoral y por el lugar elegido, la plaza de Santo Domingo. No obstante, el 6 de junio hablará allí a todo el que quiera escucharle.

Alberto Garzón, diputado de IU. // Foto: www.lavozderonda.es

Alberto Garzón, diputado de IU. // Foto: http://www.lavozderonda.es

Está claro que para algunos, ni la plaza de Santo Domingo ni el Palacio del Infantado son lugares adecuados para hablar de política. Vivimos tiempos de confusión, en que ni la política ni la cultura parecen considerarse un patrimonio común, y los espacios públicos, visto lo visto, pues tampoco. Son conceptos tan devaluados como víctimas de la apropiación indebida.

Mariano Rajoy y Dolores Cospedal en un mitin Santo Domngo, el 5 de mayo de 2011. // www.lacronica.net

Mariano Rajoy y Dolores Cospedal en un mitin Santo Domngo, el 5 de mayo de 2011. // http://www.lacronica.net

Política debe ser algo de lo que hablan -algunos- en campaña electoral, cuando tienen que lanzar sus mensajes para captar el voto de los ciudadanos, cada cuatro años. De política habló Mariano Rajoy en esta misma plaza de Santo Domingo, pero era cuando tocaba, antes de las elecciones. No hay por qué sacar el tema ahora que ya hemos confiado nuestros destinos en sus manos. De política se habla en el Congreso o en la Cortes, aunque en esta Cámara se va a hacer una reforma para que sean menos los diputados que nos representen, a pesar de que ahora ya no les tengamos que pagar el sueldo.

La plaza no es ya lugar para estas divagaciones. Que se enteren los jubilados que se sientan al sol en los bancos de Santo Domingo y cambien el tema por las corridas de San Isidro, o por el siempre recurrente clima. Que se enteren también los del 15M, que se les ocurrió ocupar una plaza y empezaron a debatir ideas, críticas y propuestas, incluso a través de un megáfono. Tan confundidos estaban entre la plaza Mayor y el ágora de Atenas, y tan a gusto, que hasta acamparon durante varios días.

Pero las plazas ya no están para eso. Están para acoger verbenas o celebrar las victorias de tu equipo de fútbol. Entonces no hace falta pedir autorización, y hasta das color y frescura si te metes en la fuente a salpicar a los congregados al grito de “Oe Oe”, o “polaco el que no bote”. Pero consignas un poco más elaboradas y de más calado no, por favor. Hablar de ideologías, hacer análisis sobre lo que ocurre en el país, trazar propuestas económicas… eso está fuera de lugar.

El Palacio del Infantado tampoco es lugar para la política. Está para la cultura, para conferencias sobre historia y patrimonio, para el maratón de cuentos, o para las exposiciones. No para que un señor de un partido regionalista, que además perdió las elecciones, venga a verter sus opiniones, seguramente críticas con quiénes las ganaron. Es verdad que viene con un libro debajo del brazo, pero es otra vez, de política, palabra maldita.

Marcial Marín en el palacio del Infantado, el pasado mes de febrero. // www.culturaenguada.es

Marcial Marín en el palacio del Infantado, el pasado mes de febrero. // http://www.culturaenguada.es

En el Infantado sí puede hablar, por ejemplo, el consejero Marcial Marín en una comparecencia de prensa. Será que él no hace política, sino que habla de Cultura, el asunto de su Consejería.

Además, en Guadalajara hay otros sitios para hablar de política, descartadas las anteriores. Se puede hacer pagando, porque cada vez son más los espacios donde hay tasas por el uso, aunque los actos los organice una asociación sin ánimo de lucro, tengan un contenido interesante y sean abiertos el público en general. El Teatro Buero Vallejo, por ejemplo, sí es un lugar propicio para hacer política, pero previo paso por taquilla.

Lo que no se puede es hacer cultura en el Teatro Moderno. Resulta que ahí se hace fuera, en la puñetera calle. Y no confundamos, por favor. Que eso más que cultura es política, porque ya sabemos de qué pie cojea el colectivo que lo organiza, destilando su animadversión hacia Cospedal entre canción y canción, entre cuento y cuento. De los de la ceja, vamos. O peor incluso, perroflautas.

A ver si nos enteramos bien, porque está muy clarito: La cultura es cultura cuando lleva un sello que la identifique, como “Consejería de Cultura”, “Patronado de Cultura”, “Concejalía de Cultura” o Ministerio de la cosa… Es verdad que a veces puede haber otros colectivos que la practiquen sin resultar sospechosos. Se me ocurre pensar que si la Fundación Siglo Futuro, que se ha caracterizado por tener en sus actos a prestigiosos expertos en los campos más diversos y pensadores de todo el arco ideológico, hubiera traído a Revilla, no se le hubiera puesto ninguna pega. Pero que lo haga un colectivo indisimuladamente de izquierdas, como Arrebol… pues va a ser que no.

En medio de toda esta confusión de términos y espacios, esta organización comete la osadía de juntar las dos palabras prohibidas. “Nació con una importante vocación de cultura política”, leo en su página web. Es más, su manera de entender la política es casi sacrílega. Aseguran que creen firmemente que es “el mecanismo social para profundizar en los valores democráticos. La política está presente en nuestro día a día, en casi todos nuestros actos, decisiones y posiciones, en nuestro trabajo, en nuestra relación con los vecinos… y debe ser el único camino posible para progresar hacia una sociedad más justa, más humana, menos sectaria, que permita avanzar hacia la igualdad de derechos y obligaciones de los ciudadanos”. Eso dicen, los arrebolados estos. De la ceja, vamos. O peor aún, políticos.

Anuncios

Un pensamiento en “La calle es suya

  1. Gran artículo, Concha. Verdades como puños en una ciudad donde cada vez más colectivos tienen vetados o se les ponen pegas de todo tipo para celebrar actos de interés general para toda la ciudadanía: conciertos, conferencias, charlas, etc. Porque ellos, en cambio, no hablan nunca de política ni pagan publicidad institucional con el dinero de todos repitiendo una y otras veces sus consignas y loando sus grandezas. Y todavía luego presumen de liberales…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s