Élite, sueños y objetivos cumplidos

Roberto, Esaú y Kevin celebran el 3-0 del Azuqueca al Iruña. // Foto: lacomunidad.info-Ricardo Roquero

Roberto, Esaú y Kevin celebran el gol que supuso 3-0 del Azuqueca al Iruña. // Foto: lacomunidad.info-Ricardo Roquero

Por Roberto del Barrio

Entre el pánico a las alturas y la ilusión del triunfo, los equipos inmersos en el tramo final de la temporada han vivido un fin de semana repleto de éxitos. Tras el temor de las últimas semanas, después del lunar del descenso del Marchamalo; Quabit, Azuqueca y Deportivo Guadalajara, por orden de aparición, completaron con tino una jornada que ha allanado con brillantina el futuro del deporte provincial de cara al próximo curso.

Como estaba escrito en el guión previo, el Quabit de Garralda jugó más en Aranda, Huesca y Valladolid que en el Palau, donde recibió una paliza más del todopoderoso Barcelona. Sin embargo, la calculadora y el transistor dejaron al cuadro alcarreño en la Asobal, acabando con una segunda vuelta angustiosa que, por suerte, ha tenido un final feliz y crucial para el devenir del proyecto. Guadalajara seguirá en la élite nacional y, seguramente, con el refuerzo positivo que supondrá el análisis desde el banquillo y los despachos de lo sucedido en los últimos meses.

Sin duda, la supervivencia del Quabit se ha convertido en una noticia inmejorable. Bien es cierto que la Asobal atraviesa por una etapa de dificultades económicas que se ha traducido en un creciente éxodo de talentos, pero no lo es menos que ese aspecto acaba por ser un aliciente para los humildes. En ese escenario, sólo los dos gigantes (Barcelona y Atlético de Madrid) son realmente inalcanzables, dejando el resto del torneo expuesto a mayor margen de “jugabilidad” y a quinieles abiertas a las variantes.

En ese sentido, Alejandro Ortiz, Adolfo Aragonés, el resto de la Junta Directiva, Garralda e Ike Cotrina tendrán ante sí un nuevo examen, en el fondo el habitual de cada verano: hacer encaje de bolillos con el presupuesto para construir una plantilla competitiva. Además, tal y como ha dejado entrever el míster, se espera la salida de jugadores importantes, lo que dificultará la tarea, ya de por sí exigente por el estrecho margen de error. Cuando escasea el dinero es obligatorio agudizar el ingenio y el porcentaje de acierto. Como quedó demostrado con la marcha de Radulovic y Rasic, cualquier contratiempo o el fallo de una pieza importante lastra a los equipos humildes, forzados a llevar su ingenio hasta límites lejanísimos para poder competir con garatías.

Rutenka, ante Jorge Gómez en el Barcelona-Quabit del sábado. // Foto: Barça Intersports-Álex Caparrós

Víctor Tomás, ante Jorge Gómez en el Barcelona-Quabit del sábado. // Foto: Barça Intersports-Álex Caparrós

Hasta hoy, así ha sido, con un proyecto creciente desde sus inicios en 2007 y que en el último curso apostó por el cambio en el banquillo para buscar un salto de calidad en la Liga. Por unos motivos u otros, especialmente las citadas bajas de los dos balcánicos y su no reposición, esa progresión se ha aplazado, quién sabe si hasta la 2013-2014, la que debería ser la apuesta definitiva para trepar en el escalafón.

Golpe de autoridad del Azuqueca. Mientras el Quabit aclaraba su destino en la Asobal, el San Miguel se vestía de gala para iniciar su tercer play-off de los últimos cuatro años. El equipo de Miguel López, con el aprendizaje de dos grandes temporadas y la referencia de aquella eliminatoria contra el Tudelano, solventó -salvo catástrofe- su enfrentamiento ante el Iruña. Con un 3-0 inapelable, pese a tener que fajarse en 90 minutos de auténtica batalla, y la sensación de que la mayoría de edad ha acampado en el vestuario rojinegro, el Azuqueca viajará a Pamplona para certificar su pase a la segunda ronda y seguir alimentando un sueño que cada vez parece menos utópico y más factible.

De hecho, el partido se convirtió en la más perfecta escenificación del proyecto azudense, con los capitanes del barco tirando de galones (Pancorbo, Pascu, Robledo, Esaú…) y los “cachorros” de la cantera, como les bautizó López, paliando la falta de presupuesto y la poca profundidad de la plantilla con un mérito infinito. No debe pasar por alto el detalle que muestra el trabajo realizado con los jóvenes en los últimos meses, tan rentable como muestra que en el minuto 11 de la segunda parte dos de ellos -Kevin y París- ya estuvieran sobre el terreno de juego (Olcina completó la nómina acabando el partido). Un premio para todos y todo el crédito del mundo para creer en que el reto es asumible. Vaya si lo es.

Permanencia certificada. Como lo ha sido el del Deportivo Guadalajara en su segunda temporada en la Liga Adelante. Los morados lograban ayer la permanencia matemática al empatar en El Sardinero ante el Racing, un punto que certifica el gran papel del equipo de Terrazas, especialmente en una segunda vuelta en la que lo más difícil ha sido, precisamente, poder pensar en el césped y en lo meramente futbolístico. El trabajo psicológico del técnico vasco y la enorme actitud de la plantilla ha desembocado en un final de temporada más que meritorio y que dará paso a la batalla diplomática por la permanencia. La deportiva se ha librado con solvencia, ahora le toca al presidente Retuerta ganar su partido en los despachos. Que así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s