Azuqueca concreta, el resto divaga

Azuqueca aprobará hoy un Plan de Empleo que beneficiará a 185 personas. // Foto: Álvaro Díaz Villamil

Azuqueca aprobará hoy un Plan de Empleo que beneficiará a 185 personas. // Foto: Álvaro Díaz Villamil

Por Abraham Sanz

Que la consecución de un trabajo, más allá casi de las condiciones y el sector, se ha convertido en una auténtica preocupación para un importante puñado de familias tanto de la región como de la provincia, es más que una realidad. Y mientras, sólo escuchamos de nuestros gobernantes auténticos ejercicios de autocomplacencia en los que vienen a indicar que estudian, analizan y programan medidas dentro de sus posibilidades; pero que efectos sensibles sobre el tejido productivo aún no existen. Cierto es que cada vez se da mayor notoriedad a cualquier esfuerzo empresarial por sacar adelante alguna iniciativa que pretenda generar empleo, pero el problema es que aún hay mucho paro que atajar y es en este punto cuando se espera de las instituciones que hagan un esfuerzo casi keynesiano para tratar de avanzar.

Con más o menos aciertos, en tiempos pasados, el anterior Ejecutivo regional tenía en marcha su habitual Plan de Empleo e incluso llegó a poner en marcha un Plan de Choque contra el desempleo en los primeros años de la crisis que ahora, el secretario general del PSOE, Emiliano García Page, pretende rescatar –tan criticada entonces- que, aunque entonces sólo supuso un parche, sí que alivió la economía de todos aquellos que pudieron beneficiarse de esta iniciativa que motivó que los Ayuntamientos contratarán mayor personal durante un periodo de tres meses. Ahora la intención es que no sean los ayuntamientos, sino las empresas las que generen esas vacantes, pero claro, la última palabra la tiene la actual presidenta, María Dolores de Cospedal.

Sinceramente, parece un nuevo parche pero ante la necesidad y, dado que el partido que ganó las elecciones prometiendo empleo por  doquier no da con la tecla adecuada, podría valorarse llevar a cabo una iniciativa consensuada entre Gobierno y oposición que permitiera salvar el verano a más de una familia. Y sobre todo, que los ciudadanos viéramos a unos dirigentes implicados, capaces de alcanzar grandes pactos de gobierno ante un tema tan delicado. Más aún cuando llevamos del orden de cinco años de crisis aguda y ni el talante ni la voluntad de consenso impera ni en unos ni otros.

No sé si será sobre la misma idea o sobre un nuevo plan de Empleo de la Junta, pero lo cierto es que el propio consejero de Presidencia, Leandro Esteban, anuncio que ya se estudia la posibilidad de que una medida de estas características pueda salir adelante. Sin duda, sería razonable que así fuera y que los puestos tuvieran unas condiciones laborales que invitarán a predicar con el ejemplo a esos empresarios sin escrúpulos que, amparados en la crisis, hacen de su capa un sayo con las condiciones laborales de los trabajadores.

Cierto es que dentro del maremágnum de cifras alarmantes de parados, el Gobierno regional se ha desayunado con lo que ha venido a llamar el Plan de Inversión y Creación y que es su receta para revitalizar Castilla-La Mancha. Tras leerlo y releerlo, no encuentro mucho que rascar tras la habitual parafernalia publicitaria institucional. Sin duda, es una ambiciosa declaración de intenciones a la que le faltan cifras y números así como medidas concretas que permitan a los sectores productivos atisbar un aliento que tanto necesitan; como sería una política de bonificaciones para contratar a jóvenes menores de 30 años –el paro juvenil es uno de los más alarmantes-; bonificaciones en las cotizaciones sociales o mejores planes de formación para los desempleados que, en los últimos años han visto como la oferta ha caído de forma alarmante. Si bien, hemos de esperar a que este PICE comience a concretarse, pero si el horizonte fijado es 2020, mucho tiempo de espera cuando las medidas que se precisan son de mayor urgencia.

Así al menos, lo ha entendido el Ayuntamiento de Azuqueca que, mediado el mandato eso sí, ha decidido tomar el toro por los cuernos y plantear un Plan de Empleo, por su cuenta y sin el apoyo del Gobierno regional. Un gesto valiente que honra a la Corporación azudense y más aún cuando serán 185 los parados de larga duración los que podrán beneficiarse de este plan que, aunque no entran todos los que son; sí que servirá para que esas familias vuelvan a obtener ingresos. Ahora bien, es precisa una buena gestión de esta medida, para que el caos no impere ante la previsible avalancha de solicitudes y la baremación sea lo más justa y razonada posible. No obstante, vaya por delante el aplauso por atreverse a dar este paso y a ofrecerse como administración a tirar del carro para sacar adelante unos cientos de contratos temporales, pero que pueden sentar un precedente para que otras administraciones locales afronten medidas similares, ante la pasividad de quien es el responsable de estas competencias: el Gobierno regional.

Si Azuqueca aprobará hoy martes este plan, ¿por qué Guadalajara no toma nota y prepara una iniciativa similar? Sin dudarlo, el alcance y la repercusión sería mayor, puesto que serían muchas más familias las que podrían beneficiarse de una medida similar que además repercutiría en un mayor beneficio para la ciudad. Más aún, cuando las arcas municipales se encuentran más que saneadas y, si hay que hacer algún dispendio extra, que sea por la ambición de mejorar la precaria situación laboral que padece tanto la capital como sus principales pueblos del Corredor del Henares.

Eso sí, mientras se lo plantean y lo meditan, mejor será que no cometan errores tan de bulto como los que se están produciendo con los famosos talleres de empleo de apicultura y de cultivo ecológico de hongos. Profesores carentes de formación, instalaciones inapropiadas e inadecuadas y ahora, resulta que son los propios alumnos los que han de proceder a la rehabilitación de las naves donde se imparten los mismos en una zona urbana; en vez de llevarlos a cabo en la finca de Castillejos donde inicialmente se programaron. Un cúmulo de despropósitos que más de uno se tendría que hacer mirar en la Concejalía de Empleo y dar un impulso a la OLED, desde la que siempre se ha realizado un más que positivo trabajo tanto en la orientación laboral como en el aspecto formativo.

En definitiva, que si la iniciativa azudense se extiende, no será muy elevado el número de parados beneficiados, pero se logrará que granito a granito se vayan poniendo las bases para que las instituciones comiencen a hacer esfuerzos reales –con cifras en sus balances- en luchar contra el desempleo y no que estas últimas palabras, se queden en una frase más hecha de cualquier discurso vacío de contenido. Luchemos activamente contra el desempleo con medidas urgentes; luego ya llegará el momento de los grandes planes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s