La noche de San Juan en Guadalajara

José Antonio Alonso, licenciado en Historia y técnico en Etnografía. // Foto: Pepe Calleja

José Antonio Alonso, licenciado en Historia y técnico en Etnografía. // Foto: Pepe Calleja

Por José Antonio Alonso* 

La noche de San Juan es la noche más corta del año, noche llena de rituales mágicos desde la Prehistoria.

Antes de la llegada del cristianismo, las religiones naturalistas estaban presentes en las tierras que hoy forman parte de Guadalajara. Nuestros ancestros adoraban al sol, a la luna, a los árboles, a los fenómenos naturales, al agua y al fuego. Hasta hace unas décadas estaban absolutamente extendidos algunos rituales y creencias, algunos de los cuáles todavía se celebran:

  • Cura de niños herniados.
  • Coger la flor del helecho.
  • Salir a ver la “rueda de Santa Catalina”.
  • Baños beneficiosos de agua y rocío.
  • Crecimientos extraordinarios de cultivos y recolección de plantas curativas.
  • Quema de hogueras (Jadraque, por ejemplo)
  • Enramadas y arcos de San Juan (Sigüenza)

En algunas localidades, esa noche, antes de salir el sol, se salía a ver la “Rueda de Santa Catalina”, cosa que se solía hacer en las eras, solos o con la vecindad. Santa Catalina de Alejandría fue martirizada en el 308, devorada por una rueda de cuchillas y limas. Existe la creencia de que la noche de San Juan se ve la “rueda”. Hemos documentado esa creencia en  localidades de Guadalajara como Malaguilla, Peñalén o Montarrón, aparte de San Andrés del Rey, donde lo hizo Aragonés Subero.

La curación de herniados, normalmente, se hacía del siguiente modo: se elegía un roble con dos ramas gemelas. Se le daba un corte con hacha por la mitad y se desgajaban las dos ramas, sin separarlas del todo. Se pasaban al niño herniado entre las ramas, un Juan y una María y se recitaban algún tipo de conjuro

Después se ataba el árbol  con cuerdas, dejando de nuevo las ramas unidas.

Todo esto se hacía antes de salir el sol, con la creencia de que si sanaba el roble, sanaba también el niño o niña.

Otros lugares de Guadalajara, donde existió esta práctica:

En San Andrés del Rey y, según cuenta ARAGONÉS SUBERO, se realizaba el “Paso del Marojo”, entre un Juan y una María. Decían a los padres mientras les daban la enhorabuena: “Dios y San Juan quieran que el marojo lo sane”. Los juanes atan la hendidura con peladura de mimbre verde y barro.

Este ritual conocido en la Alcarria tiene sus orígenes en los cultos, primero indoeuropeos y también celtibéricos, a los árboles –dendolatrías-, aunque el rito debió estar extendido por toda la provincia y, al menos, por toda la mitad norte de la Península, Canarias, Extremadura, Montes de Toledo, etc. y por Inglaterra, Alemania y Rusia (ARAGONÉS SUBERO, 1992)

En Atienza, villa habitada en tiempos por celtíberos, tenían lugar muchos rituales festivos, mágicos , curativos y adivinatorios, según cuenta TOMÁS GISMERA, (CEGu. 2009,305-306).

Entre ellos el de las enramadas: la víspera de San Juan, se enramaban los domicilios de las jóvenes y se golpeaban las puertas con plantas de “lampazos”. También se prendían varias hogueras, que eran saltadas por los mozos como rito purificatorio.

La noche de San Juan va unida a múltiples leyendas relacionadas con el agua…En Huertapelayo, existió una leyenda, según la cual, con los primeros rayos solares, sale a peinarse una princesa mora encantada, en el Pozo de la Vega, esperando a su príncipe liberador (EMBID VILLAVERDE, Nueva Alcarria, 1997).

En Peñalén,  se cogìa agua del pilón o en un cubo o una jarra y se dejaba antes de salir el sol, para lavarse, después, la parte del cuerpo que se quería curar.

También el rocío de esa noche tiene propiedades mágicas, en Peñalén. Se pensaba que curaba enfermedades. Así, por ejemplo, una mujer con problemas gástricos se echó a rodar en camisón para bañarse con el rocío mágico.

En algunas localidades, se elegía esa noche para resembrar frutos o plantas que no habían nacido bien. Se creía que las plantas sembradas en esa noche, crecerían deprisa, hasta alcanzar a las que se plantaron anteriormente.

Sin embargo, en Abánades, se cortaban los espinos de los huertos, por San Juan, al salir el sol, con la creencia de que ya no volverían a brotar. También se cortaba la “siempreviva”.  Se tiene la creencia de que si  se arranca por San Juan, se cuelga y dura un año sin secarse. Asimismo, se cogía “sabuco” y se colgaba para dejarse secar. Con esta planta seca se hacían vahos, por ejemplo para curar a las ovejas del “torozón”.

En Romanones, la gente joven se subía a los cerros, de madrugada, para ver salir el sol, pues se decía que lanzaba lenguas de fuego. Se cogían “san juanes”, unas flores amarillas que repartían, luego, en la puerta de la casa y se cogía el “trébole”. ”A coger el trébole/el trébole, el trébole/ la noche de San Juan” (HERNÁNDEZ ROJO, 1998,14).

En Luzón, también se revolcaban en el rocío, al despuntar el sol y se salía a ver el astro rey de madrugada, pues se pensaba que daba vueltas.

En Guadalajara capital, en la Fuente de la Niña, donde ahora celebra el “Solsticio Folk”, las familias se reunían para hacer chocolate y buscar el trébol de cuatro hojas.

José Antonio Alonso es licenciado en Historia por la UNED y profesor de EGB. En 1987, obtiene el primer premio en el Festival Regional de Canción de Autor de Castilla-La Mancha y comienza sus conciertos en solitario o acompañado de distintas formaciones. Como cantautor de raíz popular, graba cuatro discos: “Tierra de Silencio”, “De Fiesta”, “El País de los líquenes azules” y  “A la luz del crepúsculo”, participando en otras grabaciones colectivas de música tradicional. Durante más de 17 años dirigió la Escuela de Folklore de la Diputación de Guadalajara, institución, donde trabaja, actualmente, como Técnico en Etnografía. Dinamizador de la cultura popular, su presencia es habitual en encuentros y congresos o impartiendo conferencias sobre muy variados temas etnográficos. Ha publicado varios libros y trabajos en revistas especializadas, así como ha comisariado varias exposiciones sobre temas etnográficos e históricos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.