Interrogaciones e incertidumbre

Vista aérea del campo de fútbol Pedro Escartín. // Foto: guadalajara.incondicionales.com

Vista aérea del campo de fútbol Pedro Escartín. // Foto: guadalajara.incondicionales.com

Por Roberto del Barrio

No es una sensación nueva, más bien el sentimiento que ha acompañado al Deportivo Guadalajara y a toda su masa social en los últimos cinco meses. Casi podría asegurarse que es ya una compañera de viaje habitual y asumida, una especie de cinturón que oprime pero ha hecho callo. Es la absoluta incertidumbre ante el futuro, no les descubro nada. 24 de junio y todo en el aire, sin un solo punto de referencia que tomar como fijo para proseguir el camino. En periodismo solemos aferrarnos a la regla de las “Cinco W” para arrojar luz y construir argumentos, aquello del “quién, qué, cuándo, dónde y por qué”. Con el Depor, a día de hoy, resulta imposible dibujar un escenario fiable en alguno de estos perfiles, pues todos -futbolísticos y de despacho- aparecen inundados de dudas e inestabilidad. A saber:

1- Desenlace del proceso administrativo, ¿descenso o cautelar?: El futuro del Club Deportivo Guadalajara, en el plano puramente deportivo, pende de las resoluciones futuras en la vía administrativa. La primera, la que debe llegar del Comité Social de Recursos de la LFP sobre el recurso presentado por el club y que no podrá demorarse más allá del 7 de julio. En caso de ser desestimado (la opción que los propios abogados del club dan prácticamente por segura), el descenso será “ejecutivo” y el siguiente escalón en el itinerario pasará por solicitar la suspensión cautelar de la decisión. Al respecto, un mar de dudas. La principal: ¿qué hará la LFP el 1 de julio? ¿Permitirá la inscripción en la Liga Adelante al C.D. Guadalajara? Parece complicado. Y de concretarse esa medida, ¿dará marcha atrás Retuerta e inscribirá al equipo en Segunda B?

2- La continuidad de los jugadores con contrato: La situación de los 15 futbolistas vinculados aparece como una cierta garantía para el club, con un alto porcentaje de la plantilla en disposición de continuar, pero como una evidente situación de incertidumbre para los propios jugagadores. ¿Hasta cuándo estarán dispuestos a esperar? Si finalmente el Depor fuera excluido de la Liga Adelante con el verano ampliamente avanzado su situación en el mercado quedaría muy debilitada. Más interrogantes: ¿habrá alguno que pida salir del club para no poner en riesgo la próxima temporada? Y al mismo tiempo, ¿cómo afectaría en ultima instancia el hipotético descenso administrativo a esos contratos? Bien vía LFP o por las propias condiciones estipuladas en cada caso -si existieran-, podría darse la liberación de los compromisos firmados, algo que, evidentemente, también pondría al club en serias dificultades y con un tiempo muy reducido para confeccionar su proyecto en la maldita Segunda División B.

3- Renovaciones y fichajes: Al respecto, parece incuestionable el poco poder de convicción que puede ejercer el Deportivo en estos momentos para sellar nuevos compromisos. Tanto en el caso de las tres propuestas de renovación (Barral, Jony y Álvaro Antón) como en las posibles incorporaciones, el tiempo y la indefinición en cuanto a la categoría parecen escollos de gran magnitud que de alguna forma “bloquean” las negociaciones en uno u otro sentido.

4- Carlos Terrazas, el tótem del proyecto deportivo: Todo este engendro inestable se resume a la perfección en la figura de Carlos Terrazas. El bilbaíno ya ha manifestado con contundencia que no entrenará al Depor en Segunda B, con lo que urgiría el diseño de un Plan B, también en cuanto al banquillo, en caso de darse el desenlace más negativo. Por cierto, sobre su futuro en el cargo de mánager general poco se ha debatido. Personalmente, no concibo la figura de Terrazas en un segundo plano de despacho y con otro entrenador sobre el césped. Él nunca creyó en esa bicefalia de la parcela deportiva, por lo que, sobre el papel, no tendría ningún sentido plantear una fórmula de esas características en ninguna de las hipótesis posibles (del futuro del vasco escribí con mayor profundidad en el artículo de la semana pasada).

5- La querella contra Germán Retuerta: Según ha manifestado en sus últimas comparecencias el abogado Fernando Martínez, en este sentido no se producirán novedades hasta el próximo mes de octubre, aunque evidentemente de lo que suceda en el proceso penal dependerá, más a largo plazo, el futuro global del club. Al fin y al cabo, es aquí donde se decidirá judicialmente lo que aconteció en la dichosa ampliación de capital y, por lo tanto, la absolución o las consecuencias que pudiera tener para el presidente y su relación con el Deportivo Guadalajara.

Son cinco puntos que resumen el momento actual y que, por suerte o por desgracia, tendrán su desarrollo y solución en el futuro. Lo que sí es seguro es que se trata de cinco obstáculos que enmarañan el funcionamiento presente del Club Deportivo Guadalajara en un momento de alta dificultad. Estamos ante un verano de interrogantes e incertidumbre, una fase más de una historia que empezó a escribirse en febrero y que parece tener un sinfín de capítulos por publicar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .