Lo que ha cambiado Guarinos

Por Concha Balenzategui

Rueda de prensa de balance del mandato en la Diputación. // Foto: www.guadaque.com

Rueda de prensa de balance del mandato en la Diputación. // Foto: http://www.guadaque.com

Esta semana le ha tocado a Ana Cristina Guarinos hacer balance del ecuador de su mandato al frente de la Diputación, una rueda de prensa que llegaba con tres semanas de anticipación a la efeméride. A saber qué tiene en su agenda la presidenta de la Diputación para este verano -probablemente las vacaciones- o las razones de una estrategia de comunicación que ha pillado a la oposición con el pie cambiado y sin réplica de momento a la memoria aireada por el Equipo de Gobierno popular.

Hay que reconocer que este balance de mandato le ha quedado a Guarinos mucho más lucido que el del primer año, en el que la molinesa sólo pudo esbozar lo que presentó como un cambio de tendencias, una declaración de intenciones, más que un listado de logros. En parte, porque los cambios en su Equipo de Gobierno -como el de Sánchez Sánchez-Seco, uno de los pilares en que se apoyaba en asuntos económicos, o los de los diputados que pasaban a las Cortes Regionales- dieron a los primeros meses un aire de inestabilidad poco propicia para el arranque.

Yo pienso que al PP le costó bastante aterrizar en la ansiada Diputación tras el paso de tres diferentes presidentes en 12 años de mandatos socialistas. No hay que olvidar que Guarinos era una persona poco conocedora de los entresijos de la casa, en la que había estado apenas unos meses. Su principal capacitación para el puesto era la confianza de María Dolores de Cospedal, compañera de escaño en las Cortes toledanas, en las que la diputada guadalajareña había tenido un papel de peso.

El periodista toledano César del Río hablaba esta misma semana en un artículo de la presidenta de la Diputación guadalajareña, recordando su papel de “látigo” en Gilitos, y glosando su participación en un acto de homenaje a Cospedal, el pasado 30 de junio en Toledo. Según la crónica del acto, la molinesa, sin pelos en la lengua, recordó que la victoria del PP en Castilla-La Mancha se debía a Guadalajara. Y lo dijo, como destacaba Del Río, ante la beatífica sonrisa del alcalde de Guadalajara, Antonio Román, verdadero responsable de aquella arrasadora victoria del 22 de mayo de 2011, pues era el presidente del PP provincial y cabeza de cartel para el Ayuntamiento (sacó 16 concejales del ala) y las regionales (donde ratificó la goleada del 5-3 que decantó el futuro de Fuensalida).

“Guarinos sigue siendo Guarinos”, decía el agudo analista político, con el que, desde el respeto, discrepo: Guarinos ha cambiado, y mucho, desde que pasó de ser azote de Barreda a mujer fuerte del PP guadalajareño. De capitanear aquellas rocambolescas escenas de pataleta en las Cortes, a comandar con autoritarismo los plenos de la Corporación Provincial. De “hooligan” meritoria, a flamante presidenta… no sólo del palacio de Moreno, sino del partido en la provincia.

Guarinos se sabe con mando, y manda. Sólo hay que ver los rifirrafes en los plenos de la Diputación con la portavoz socialista, a la que también le costó -y le sigue costando- asimilar que ya no manda.

El PP entró en la institución provincial en tromba, con ansias por levantar alfombras, buscar las pelusas del anterior mandato, y con la “austeridad” como bandera. Guarinos sacó la tijera en todas las partidas y demostró, al cabo de un año, que se reducía el déficit y la deuda. Porque no hay nada que ahorre más que la inactividad. Pero eso no basta para gobernar.

Pasado ese primer momento, e investida también como presidenta del PP, Guarinos no ha perdido el rictus autoritario. Me cuesta comprender, por ejemplo, su estricta observación del reglamento respecto a las mociones e intervenciones de la oposición. Tampoco ha mermado su gusto por airear la tendencia “manirrota” de sus predecesores. En el balance contrapuso su nulo gasto en comidas y protocolos respecto al de los socialistas, una cantinela de la que empieza a abusar, dos años después.

Pero ahora, además, el PP tiene algo que enseñar. Para empezar, más de 400 kilómetros de un Plan de Carreteras que en un principio retrasó y disminuyó. O el programa DipuEmplea, que ha formado a decenas de desempleados en el mundo rural; o la Casa del Cordón de Atienza, ya terminada.

Imagen de los fueros de la provincia en el Bicentenario de la Diputación. // Foto: www.dguadalajara.es

Imagen de los fueros de la provincia en el Bicentenario de la Diputación. // Foto: http://www.dguadalajara.es

A estas tres actuaciones -que ideó el anterior equipo socialista- hay que sumar otras de menos sonoridad y lucimiento, pero que cuentan. Hablamos del plan de resinado para pinares, del programa “Actívate”, del apoyo al Geoparque de Molina, o del Plan de Ahorro Energético para el alumbrado público. También se ha corregido el tiro en asuntos espinosos, como el Parque de Bomberos de Sacedón -que parece que al fin va a arrancar- o el tercer vaso de la planta de Torija, por fin adjudicado con dos años de retraso, eso sí.

Hay zonas más oscuras, como la desaparición de la Banda Provincial o el reparto de subvenciones a eventos culturales y turísticos -negadas a Hiendelaencina y Yunquera, con ayuntamiento socialista- y otras más brillantes, como la celebración del Bicentenario de la institución, con un programa atractivo, variado, participativo y sin derroches -aunque con el chusco numerito de la autoimposición de medallas-.

Hay mucho por hacer para una Diputación con pocos recursos, en una provincia amenazada por la despoblación y en tiempos de crisis. Hay mucho más todavía en el Debe que en el Haber. Pero no se puede negar que este segundo año ha sido más activo que el primero. Queda por ver a este equipo de gobierno -todos con sueldo, del primero al último, por cierto- metiéndose en el papel de defensa de la provincia en asuntos cruciales para su futuro. La tibieza en terrenos como el parador de Molina, el recorte de recursos sanitarios y educativos en el medio rural o las aguas del Tajo, tiene mucho que ver con el seguidismo de la política de la Junta. En eso aún nos gustaría volver a ver algunas veces asomar el “azote” Guarinos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .