Jugando con fuego

Una de las primeras imágenes sobre el nuevo incendio producido ayer en el entorno de Pastrana. //  Foto: @Pastranajuanga-Guadaque

Una de las primeras imágenes sobre el nuevo incendio producido ayer en el entorno de Pastrana. // Foto: @Pastranajuanga-Guadaque

Por Abraham Sanz

Apenas hemos entrado en el mes de julio y ya se han producido el primer gran incendio forestal de este verano cuándo, además, nos encontramos en plena ola de calor estival.  De nuevo, ha sido la zona de Pastrana la afectada por este suceso en una zona, en esta ocasión, cercana a Sayatón dónde, esta tarde, el fuego se desplazaba con especial virulencia motivando que hasta 12 medios aéreos se desplazasen hasta este entorno con la intención de detener el avance de las llamas. Sin duda, es una de las peores noticias que podrían surgir este verano, que se reactiven desde tan pronto los incendios en una comarca especialmente sensible con este tipo de sucesos –hace siete años, Sayatón estuvo a punto de ser evacuado por otro fuego de grandes características-.

Más aún, cuándo cada vez que escuchamos que se produce fuego en el monte, a los habitantes de esta provincia, se nos va la mirada atrás y recordamos que en el año 2005 se produjo el incendio más terrible de cuántos ha sufrido Guadalajara, con cerca de 13.000 hectáreas arrasadas por las llamas, toda la comarca del Ducado de Medinaceli estuvo en vilo por este fuego que, además, sesgó la vida de 11 personas de aquel Retén de Cogolludo. Este siniestro supuso que por fin se dieran pasos en firme desde la Administración regional –en aras a enmendar su error en la gestión de este trágico incendio- para mejorar las condiciones de los trabajadores que desarrollan su labor en la extinción y prevención de los fuegos; así como se hizo especial hincapié en mejorar las actuaciones en el monte con el fin de lograr minimizar los impactos de estos terribles sucesos. Y en parte se logró, dado que tras el fatídico incendio de Riba de Saelices, sólo se han producido otros dos siniestros ambientales de elevadas dimensiones como el citado de Pastrana o el que atacó al Parque Natural del Alto Tajo en agosto de 2012 y que motivó que 300 vecinos de Checa y Alcoroches tuvieran que ser evacuados.

No obstante, durante estos dos últimos años, estamos contemplando una drástica política de recortes desde el Gobierno regional en sus diferentes áreas de Gobierno, siendo la de Medio Ambiente una de las más damnificadas en su presupuesto donde el PSOE en las Cortes, denunciaba que se había producido un ‘hachazo’ de alrededor de un 40% para la presente campaña. Esta reducción tiene una traducción fácil y notable: menos medios humanos y materiales para atender el vasto monte tanto de la región como de Guadalajara –con tres parques naturales-; y una mayor probabilidad de que el impacto del fuego sea mayor cuándo nos introducimos en la época de alto riesgo –junio a septiembre-.

No sólo han llovido críticas desde la oposición política, también los sindicatos han puesto el grito en el cielo desde que contemplaron las intenciones de la Junta en esta materia para el presente curso. Y es que esta reducción presupuestaria se traduce en incrementar la responsabilidad de los agentes medioambientales y en aumentar sus funciones dado que deberá atender un territorio más amplio, así como se aminora el número de guardias por lo que el peligro aumenta dado que sería más complicado atajar el fuego cuando aún está en su fase de conato.

Es más, entre las denuncias que se realizan desde CC.OO, llama la atención que hubiera trabajadores que estuvieran trabajando 30 horas sin dormir o la falta de medios para quienes tienen la labor de coordinar el dispositivo quienes, además, tuvieron que realizar jornadas maratonianas cuándo es en estos puestos de responsabilidad donde mayor frescura mental y física se precisa para lograr así una mayor efectividad. No obstante, lo que no es de recibo es que quienes se parten el pecho por velar por nuestra seguridad y la de nuestros montes, se vean en la obligación de jugarse la vida gratuitamente porque un Gobierno ha decretado que no se pueden asignar más medios económicos a esta materia, a pesar de tener precedentes de no muy grato recuerdo donde se perdieron once vidas humanas.

Es evidente que la memoria del político es muy frágil y que se olvida muy rápido de aquellos hechos que motivaron un cambio radical en su política, al ser descubiertas sus fragilidades por un siniestro de una envergadura brutal. Ahora, con tanto recorte en educación, sanidad y medioambiente, parece que hasta que no ocurra otra desgracia de elevadas dimensiones, no se pondrá fin a este todo es susceptible de ser recortado porque estamos en crisis. Y, lo siento, pero aunque suene demagógico, hay muchos sueldos dentro de la organización política que si necesitarían de un buen recorte así como en la cifra de asesores y demás puestos cubiertos por personas elegidas a dedo, que bien permitirían insuflar de un poco de aire a algunas áreas del Gobierno regional. Más aún, cuando es de sobra conocido el importante patrimonio que algunos dirigentes atesoran y, gracias a los contribuyentes, continúan engordando.

En definitiva, apostar por el Medio Ambiente significa apostar por el futuro de una provincia y de una región; invertir en prevención supone no tener que lamentarnos en verano de grandes desastres ecológicos y ambientales cuando en Castilla-La Mancha, y en Guadalajara en particular, gozamos de grandes recursos naturales que además de su riqueza medioambiental, supone un aliciente fundamental para el llamado turismo verde; y recordar el pasado, nos debe dar luz sobre el presente y si en Guadalajara ya pagamos la inoperancia de un Gobierno con creces, con un trágico incendio, por favor, tengamos la decencia de seguir invirtiendo en esta materia para que días como aquellos no se vuelvan a repetir nunca más.

1 comentario en “Jugando con fuego

  1. Gracias por el recuerdo a los que perdieron su vida por salvar el monte. Estoy de acuerdo contigo y habría que despertar en todos los ciudadanos y en los políticos la conciencia ecológica pero no solo de boquilla, porque las generaciones futuras también merecen disfrutar como lo hacemos nosotros de las maravillas de la naturaleza.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.