La más ordinaria de las justicias

El futuro del C.D. Guadalajara se decidirá finalmente en el juzgado.

El futuro del C.D. Guadalajara se decidirá finalmente en el juzgado.

Por Roberto del Barrio

El Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo. Ése es el fin de trayecto y la última esperanza del deportivismo. No parece el mejor lugar para dirimir la altura, el futuro y la viabilidad de un proyecto, pero no existe alternativa. Ya no.

Las vías deportiva y administrativa han quedado atrás, con el empeño inalterable de la LFP y la ratificación del CSD (CEDD), cuya última manifestación obliga a agarrarse a la justicia ordinaria, en estos tiempos -permítanme el juego de palabras- las más ordinaria de las justicias si cruzamos la vista con asuntos reales, políticos o de corrupciones varias.

Poco tiene que ver todo eso con lo que nos ocupa, un camino que comenzó en febrero y que ha ido cumpliendo desagradables etapas. En el fondo de la cuestión, la dichosa y borrosa ampliación de capital del verano de 2012; en el argumentario de los más optimistas, el famoso artículo 70 de los estatutos de la LFP que, como mínimo, ha debilitado su supuesto poder tras el paso por el Consejo Superior de Deportes.

Así traduzco, al menos, que el CEDD haya desestimado el recurso del Deportivo y denegado la suspensión cautelar del descenso. En definitiva, como sospeché desde el inicio de todo este embrollo, el artículo 70 -que rechaza sancionar deportivamente un asunto que también está en el juzgado (la querella contra Retuerta) hasta que no exista resolución- era interpretable y no de una claridad tan meridiana. De esta forma parece entenderlo el organismo gubernamental, bien porque no se asumen ambos como la misma causa juzgada por doble vía o porque no se considera el descenso como un daño “irreparable” (todo en tono de hipótesis porque no ha trascendido el contendido de la última resolución).

Con todo ello, la última bala para defender la categoría de plata se disparará en el juzgado, con la nueva solicitud de cautelar que ha anunciado el club. Una bala que tendrá que conseguir darle la vuelta a todas y cada una de las resoluciones recibidas hasta el momento, al cien por cien de ellas. Ardua tarea, pero posible hasta que no se demuestre lo contrario. Eso estamos obligados a creer.

Afrontamos, posiblemente, la semana clave en la que debe dibujarse el desenlace de la historia y la composición del fútbol nacional para la próxima temporada, o lo que es lo mismo, el camino que tendrá que seguir el C.D. Guadalajara a partir de ahora, un innegable punto de inflexión -tal vez el más importante- en sus 66 años de vida.

Atrás queda todo lo demás, incluso el amago de nueva ampliación de capital (en twitter se llamaría “postureo”) que se anunció como refuerzo ante el CSD y que, evidentemente, nació y murió como un sinsentido innecesario, por su complicada ejecución y por la contundencia con la que el propio CSD siempre orientó su lupa exclusivamente hacia lo que pasó en el primer proceso, el único conflicto ante el que iba a intervenir.

El Depor y toda la gente de corazón morado se la juegan después de un infinito sufrimiento acumulado. El juez decide. Contengan la respiración.

Anuncios

Un pensamiento en “La más ordinaria de las justicias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.