Salvachúa, la opción fácil

El presidente Retuerta, junto a Salvachúa y Jorge en la presentación del técnico. // Foto: www.guadaque.com

El presidente Retuerta, Salvachúa y Jorge, en la presentación del técnico. // Foto: http://www.guadaque.com

Por Roberto del Barrio

Consumada la demolición de los cimientos y la parte más visible de la obra de Carlos Terrazas, toca reconstruir. Tarea desagradable, ingrata e iniciada con el regusto amargo del descenso; misión que Germán Retuerta ha encomendado a Carlos Pérez Salvachúa y a Jorge Martìn.

Sin duda, una decisión sencilla, poco estridente y efectiva desde el punto de vista funcional, pues son hombres de la casa que tomarán el desafío como una gran oportunidad. Era la opción más fácil y la única que permitía solaparse, de alguna forma, con la posibilidad remota que ofrecía el milagro de la cautelarísima. Es de suponer que durante las últimas semanas este plan B se ha trabajado en el Escartín en previsión del desenlace más temido, de alguna forma un camino recorrido en un momento en el que la situación requiere agilidad máxima.

Desde ese punto de vista, el nombramiento de Salvachúa facilita la adaptación a la nueva situación impuesta por las circunstancias, aunque, sin embargo, carece de un impacto suficiente para elevar el ánimo de la afición deportivista, muy necesitada de nuevos referentes, nostálgica de sus viejos ídolos, de caras y ojos en los que creer de verdad.

No descubro nada si digo que Terrazas, dentro de su carácter extremadamente peculiar, era un auténtico líder, un maestro de la dialéctica capaz de darle la vuelta a la tortilla infinitas veces para hacer ver que la razón siempre regía en su argumento, la tuviera o no -muchas veces he discrepado con sus teorías de la sala de prensa-.

Terrazas, para bien o para mal, era la cara y los ojos del Depor, también el cerebro. Pero ya no está, y en una época de tal depresión en todos los estamentos del deportivismo se me antoja fundamental encontrar una figura que asuma ese rol (se me ocurre Carlos Pouso como ejemplo -sólo un simple ejemplo- de lo que quiero explicar). No responde al perfil Salvachúa, eterno segundo plano del cuerpo técnico salvo en los momentos de urgencia que le llevaron al banquillo -tras las destituciones de Falete y Arnaiz Lucas-. Sus apariciones, indiscutiblemente, están asociadas a malos momentos, y ahora su reto mayúsculo le pondrá ante la tesitura de hacer frente a la temporada más complicada que se recuerda, a convencer a la grada de que recupere la ilusión y a llenar, al menos en parte, el espacio del hombre que quitó todos los complejos al deportivismo.

Germán y Verónica Retuerta, durante el acto junto a aficonados del pasado jueves. // Foto: www.guadaque.com

Germán y Verónica Retuerta, durante el acto junto a aficonados del pasado jueves. // Foto: http://www.guadaque.com

Sólo el tiempo dirá si Salvachúa se esforzará en ser ese líder o volverá a asumir la función encomendada por el club con la misma actitud discreta que en las anteriores etapas. Siempre fue un hombre más de la directiva que de los entrenadores con los que compartió banquillo. Ahora le llega la oportunidad de quitarse todos los sambenitos acumulados y demostrar los conocimientos adquiridos para sacar al Depor de este atolladero 2013-2014. Sin duda, su suerte será la de todos.

Y tendrá que trabajarla y buscarla también con las dificultades de las fechas reinantes y de un presupuesto que se ajustará al máximo para capear el temporal. Los jugadores que han ido desfilando lo han hecho después de recibir propuestas muy a la baja (entre el 50 y casi el 75 por ciento de reducción en algunos casos), una muestra evidente del tipo de proyecto que requiere el momento y la categoría.

Y todo ello a dos semanas de iniciar el campeonato en el incómodo Grupo IV y con el llamamiento a la desesperada de la directiva para captar abonados. Retuerta trató de corregir su desliz de la última rueda de prensa con un acto público el pasado jueves en el que anunció precios económicos -aunque han traído polémica, no me parecen desorbitados- y el regalo de una acción del club a cada socio si se alcanza la utópica cifra de 7.000. Muy poca cosa. Y quizá el gesto llegue demasiado tarde, como las reuniones ofrecidas por el presidente a los socios que lo deseen. Sin duda, hay que reconocer el valor de la iniciativa, pero da la sensación de que la afición del Depor necesitará mucho más para volver a creer.

Un pensamiento en “Salvachúa, la opción fácil

  1. Para que el aficionado vuelva a creer, ¿que tal si empieza el club por hacer públicas las resoluciones con la argumentación jurídica correspondiente de los comités de la LFP y del CEDD ?. A estas alturas seguimos sin saber exactamente de q se acusa al club, y en esas resoluciones tiene q quedar claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.