El Moderno, crónica de una tomadura de pelo

Actuación a las puertas del Teatro Moderno en protesta por su cierre. // Foto: amigosdelmoderno.wordpress.com

Actuación a las puertas del Teatro Moderno en protesta por su cierre. // Foto: amigosdelmoderno.wordpress.com

Por Yago López

La mala gestión política en este país, y por descontado en la región de Castilla-La Mancha y en la provincia de Guadalajara, hace ya tiempo que indigna soberanamente a prácticamente la totalidad de los ciudadanos, que sufren en sus carnes los desmanes de unos dirigentes a los que ni siquiera ya parece importarles la opinión pública, al menos mientras todavía haya margen para las elecciones y su reprobable conducta no pueda demostrarse en un juzgado. Españoles, la democracia ha muerto.

La facilidad con la que dicen una cosa para hacer la contraria y ocultan y manipulan información que solo ellos conocen, dada la opacidad de su gestión, parece no tener límites, y abarca desde el hecho más simple a la decisión más crucial. Un claro ejemplo del circo en el que se ha convertido su acción política y lo poco o nada que importamos los ciudadanos lo encontramos en un hecho puntual, importante aunque no vital, como es el cierre del teatro Moderno de Guadalajara.

Aunque la clausura de un espacio cultural es siempre una pésima noticia, es evidente que no estamos hablando de un hospital ni de un centro de educación pública que serían palabras mayores. Sin embargo, en el asunto del Moderno, cerrado a cal y canto desde hace un año, encontramos un claro y completo ejemplo de la gestión política que está llevando a cabo el Gobierno regional de Castilla-La Mancha en la comunidad en general y en la provincia de Guadalajara en particular, de espaldas a la ciudadanía y manipulando a su antojo. Promesas incumplidas, falsos testimonios, uso interesado de la burocracia y así una larga lista de despropósitos conforman la crónica del cierre de este pequeño teatro.

Para verlo claro basta examinar las conversaciones con la Junta de una asociación local que ha vivido el asunto paso a paso –de este teatro depende su actividad-: el Cineclub alcarreño. Esta organización cultural, con más de tres décadas de existencia, ha servido como termómetro de la situación, ya que desde el mismo momento del anuncio del cierre de El Moderno, que adelantó www.culturaenguada.es en el verano de 2012, hasta la actualidad, se ha afanado en conocer lo más de cerca posible la situación del expediente de este espacio cultural de Guadalajara capital, pues era allí donde llevaba a cabo sus proyecciones.

Al contrario que los gobernantes con los vecinos, la asociación sí ha rendido cuentas de sus actuaciones con sus socios. De esta forma, se puede comprobar en una más que recomendable crónica en su página web todo lo acontecido al respecto del cierre del teatro, su presunta externalización y los inquietantes problemas estructurales de su edificio (que como el Guadiana aparecen y desaparecen). La correspondencia mantenida entre el Cineclub y los distintos órganos (in)competentes de la Junta no tiene desperdicio.

El consejero de ramo, Marcial Marín, ha demostrado una capacidad extraordinaria para defender férreamente una postura y a los dos días la contraria sin ni siquiera sonrojarse. Primero que el teatro no estaba cerrado, luego que sí pero temporalmente, a las semanas que se iba a externalizar la gestión porque era una fórmula inmejorable, después que el edificio no estaba en condiciones, luego que el asunto se retrasaba porque se quería realizar el pliego de los pliegos, más tarde que había empresas peleándose por la contrata, a los seis meses que resulta que lo han pensado mejor e igual no lo privatizan y por último que mejor se lo ceden al Ayuntamiento de la capital.

En conclusión: una absoluta tomadura de pelo donde el expediente va de Consejería en Consejería sí hay alguien que reclame y si no se pudre en un cajón mientras el teatro permanece cerrado y los artistas protestan representando sus obras a las puertas, pero en la puta calle. En definitiva: un despropósito. Les invito a que lean detenidamente las respuestas del Gobierno regional a las cuestiones planteadas por el Cineclub. Simplemente indignante y vergonzoso.

Un pensamiento en “El Moderno, crónica de una tomadura de pelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .