Me gusta el fútbol

El periodista Juan Carlos Ballesteros, en los estudios de RTVCM.

El periodista Juan Carlos Ballesteros, en los estudios de RTVCM.

Por Juan Carlos Ballesteros *

Me piden los compañeros de El Hexágono una reflexión sobre la vuelta del fútbol al Pedro Escartín, el regreso del Club Deportivo Guadalajara a la competición. Agradezco la invitación.

Siempre he tenido predilección por el deporte del fútbol. O, al menos, desde que tengo uso de razón.

Si echo la vista atrás (demasiado atrás ya, me atrevo a decir) recuerdo la expectación que me generaba bajar a pie desde mi casa, en el polígono del Balconcillo, al campo de fútbol. Disfrutaba y sufría… como es la esencia del deporte mismo, un juego donde unas veces se gana pero otras, también, se pierde; algo tan evidente que, con el paso del tiempo y una vez interiorizado, ayuda a cicatrizar posibles desencantos. Recuerdo correr junto a mis amigos para ir detrás de la portería antes del lanzamiento de los penaltis favorables al Depor. Son detalles que se quedan dentro de uno para siempre. Corrían los años 70 y la Tercera (equivalente a la Segunda B de ahora) era una liga dura, con éxitos pero también con sinsabores, aunque no de tal envergadura como para agotar la ilusión, que volvía año tras año después del verano. Era ilusión morada. Siempre morada.

Vicisitudes de la vida me alejaron un tiempo de la ribera del Henares, a la que regresé bajo otro prisma, el del profesional de la información. Eran finales de los años 80.

Si algo modificó la manera de volver a reencontrarme con el Club Deportivo Guadalajara fue la responsabilidad que asumí cuando, provisto de bolígrafo, papel y grabadora, tuve que convertirme en crítico/comentarista de los partidos de mi equipo. No resulta sencillo dejar a un lado tus colores y enfundarte el traje de periodista. No digo de la objetividad, no. Porque el periodista deportivo es subjetivo por naturaleza. El Depor había solventado una promoción en una angustiosa eliminatoria contra el Criptanense. ¡Siempre guardaré en el recuerdo aquella intensa tarde bajo los molinos manchegos y en medio de una formidable tormenta! Al fin y al cabo, era una de mis primeras crónicas. Pero  se logró continuar en Tercera División, eso sí ya regionalizada. Un grupo por comunidad autónoma. Devaluación de la categoría e inicio de una complicada travesía para una entidad que veía como irrumpían con fuerza en la ciudad otros clubes deportivos en sala.

Con el Deportivo tuve la ocasión de viajar en el mismo autobús del equipo, compartiendo vivencias con aquellos jovencísimos futbolistas -la mayoría procedente de la cantera-, que fueron capaces de sujetar al equipo en Tercera en aquella difícil época, con Juan José Laso en la presidencia.

Comer, cenar o charlar con los jugadores y cuerpo técnico y después coger la máquina de escribir (primero) y el ordenador (más adelante) para narrar la crónica parece un ejercicio incompatible cuando en medio está el equipo de tu tierra, pero hay que saber diferenciar y ser profesional, responsable y honesto contigo mismo.

Haber ejercido el periodismo deportivo me ha ayudado a distanciarme del forofismo que invade el fútbol, a disculpar los errores arbitrales y a entender a los futbolistas, que también son de carne y hueso y se merecen un respeto. Pero también a descubrir que hay numerosos (y, muchas veces, oscuros por confusos) intereses en juego.

Cerrado el capítulo como informador deportivo a principios del nuevo milenio, mi sitio vuelve a la butaca del Escartín, alejado del vestuario y enganchado otra vez al Depor, que, ya bajo la presidencia de Germán Retuerta, empieza a crecer, tanto (y a tal velocidad) que me veo sentado presenciando, primero, partidos de Segunda B y al cabo de 4 temporadas de Segunda A. Y lo hago acompañado de mis hijos, también seguidores morados. Como el resto de aficionados, nosotros hemos lamentado también el descenso administrativo del equipo. Cada palo deberá aguantar su vela pero el club tiene que estar por encima de todos.

El tiempo pasa muy rápido, pero siempre es conveniente parar un momento y reflexionar. Saber lo mucho que cuesta alcanzar una cima y, más aún, mantenerse en ella. En cualquier faceta de la vida. También en el deporte.

Hoy que regresa el fútbol al Pedro Escartín se abre un nuevo proyecto, que merece ser apoyado por todos. Los que están, al fin y al cabo, son los que defenderán los colores del Club Deportivo Guadalajara esta temporada. Y hay que empujar juntos.

Y aquí surge otro aliciente personal añadido porque esta vez será una pasión doble la que me invada cuando acuda al estadio. ¡Ojalá le sonría la suerte! Porque trabajo e ilusión tiene a toneladas.

Así que este año tengo un motivo más para decir alto y claro: “Me gusta el fútbol. Y sobre todo, de morado”.

* Juan Carlos Ballesteros es periodista y ejerce desde 2001 en los servicios informativos de Radio Televisión Castilla-La Mancha, primero en la sede central en Toledo y un año después en la delegación de Guadalajara. Su trayectoria profesional arranca en 1986 en el semanario Alcalá Semanal de Alcalá de Henares, de donde pasa al bisemanario alcarreño Guadalajara 2000, en cuya redacción deportiva trabaja en dos etapas entre 1986 y 2004. En 1990 se integra en la plantilla de Radio SER Guadalajara, hasta 2001, tanto en Informativos como en Deportes, sección de la que fue responsable durante 9 años, amén de formar parte del equipo que retransmitía  en directo los partidos del CB Guadalajara, CB Azuqueca, CD Guadalajara y BM Guadalajara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .