A Santiago desde Guadalajara

Ruta de la Lana a su paso por Guadalajara. // Foto: deguadalajaraasantiago.blogspot.com

Ruta de la Lana a su paso por Guadalajara. // Foto: deguadalajaraasantiago.blogspot.com

Por Yago López

Cada año, la mayor parte de ellos durante los meses estivales, cerca de medio millar de vecinos de la provincia de Guadalajara deciden realizar el Camino de Santiago. Una tradición tan longeva como variable, ya que su naturaleza difiere de forma notable según quién la lleve a cabo y la manera en que la materialice. Si nos atenemos a lo más evidente: la forma de desplazarse, el ejercicio pasado, según datos facilitados por la Asociación Alcarreña de Amigos del Camino, de los 533 peregrinos que lo acometieron 55 lo hicieron en bicicleta y los 478 restantes se decantaron por hacerlo a pie.

Pero más allá del modo físico de llevarlo a cabo, hay un camino de Santiago por cada peregrino que lo emprende. Para algunos, los más rigusoros con su significado religioso, supone un acto de fe, una ofrenda al apóstol, pero para otros muchos -la mayoría me atrevería a decir- se trata de un recorrido con un gran componente de espiritualidad que ayuda a desconectar por unos días del enfermizo estrés de las urbes y sirve para reencontrarse con uno mismo. Y es que durante las horas y horas de marcha, además de disfrutar de parajes incomparables y degustar sin prisas la naturaleza, el camino ofrece tiempo para pensar, en contraposición con la exigencia de actuar que impone con su ritmo la ciudad.

Son muchas más las enseñanzas que deja el camino a quien lo realiza. La convivencia con el resto de peregrinos es una parte esencial de esta aventura. En general, aunque supongo que habrá quien haya vivido experiencias no demasiado positivas, entre los peregrinos se establece un vínculo de solidaridad, producto posiblemente del esfuerzo compartido, que en muchas ocasiones acaba con relaciones de amistad que tienen continuidad en el futuro, y otras tantas con encuentros temporales de verdadera empatía y respeto entre personas que posiblemente nunca volverán a verse. Pero no importa, el encuentro habrá dejado su impronta.

Otra virtud del Camino es que no exige requisitos: no importa la edad, ni la condición social, si viajas solo o acompañado, si tu estado de forma no es demasiado bueno o si por el contrario eres un deportista nato. El Camino de Santiago da cabida a todo tipo de personas sean cuales sean sus condiciones y su ritmo. Eso sí, no conviene volverse loco. Muchas etapas que vienen marcadas en los mapas tienen una exigencia física y conviene tomárselo con calma si no se quiere acabar sufriendo un auténtico calvario en lugar de disfutar de una magnifica experiencia. El secreto es dar tiempo al tiempo y gestionar el esfuerzo. Las piernas y, sobre todo, la cabeza lo agradecerán.

De todas formas, si has pensado en realizar el Camino y tienes muchas preguntas para las que necesitas respuesta antes de lanzarte a ello, en Guadalajara, junto a los Juzgados de la capital, en el pasaje Fernando Beladíez, la Asociación Alcarreña de Amigos del Camino (organización con 17 años de antigüedad y más de un veintena de Caminos a sus espaldas), ofrece asesoramiento a todos aquellos posibles peregrinos los miércoles y los viernes de seis a ocho de la tarde. Además, todos los que hayan decidido emprenderlo podrán recoger allí la credencial, que les valdrá para hacer uso de los distintos albergues de la red, y para obtener la Compostelana al llegar a Santiago.

Ruta de la Lana

En cuanto a los itinerarios son muchas las posibilidades que ofrece el Camino de Santiago. Desde el camino del norte, al vasco, pasando por el primitivo y sin olvidar claro está el más concurrido: el Francés. También está la opción de hacerlo por Portugal e incluso, y en éste quiero poner el acento por motivos evidentes, desde el Levante, en una senda que pasa por Guadalajara en la conocida como Ruta de la Lana.
Este camino surgió en el siglo XVI como ruta ganadera de esquiladores y comerciantes que llevaban su producto desde La Mancha a Burgos donde se une en la actualidad con el Camino de Santiago Francés. Además, en sentido inverso desde Atienza a Covarrubias coincide con la Ruta del Destierro del Cid.

En la provincia alcarreña el camino ha mejorado notablemente con el tiempo y, aunque aún tiene algún que otro aspecto por corregir para terminar de adecuar el recorrido a las necesidades de los pregrinos, a día de hoy se ofrece como una alternativa muy interesante. Uno de los aspectos vitales que definen una senda es su señalización, y en este punto, a finales del pasado año se pusieron a lo largo del centenar de kilómetros que cubre el camino en la provincia más de 170 balizas que indican con claridad el recorrido.

Además de la espiritualidad antes mencionada, el Camino permite disfrutar del paisaje y es una forma más que recomendable para conocer las maravillas que esconde esta provincia. Son muchos los tesoros patrimoniales que encontramos a través de su recorrido por tierras alcarreñas, que parte del municipio de Salmerón para finalizar en Miedes de Atienza pasando por Villaescusa de Palositos (si el polémico camino cortado no lo impide y nos obliga a dar un rodeo), Viana de Mondéjar, Trillo, Gárgoles de Abajo, Cifuentes, Moranchel, Las Inviernas, Mirabueno, Mandayona, Baides, Viana de Jadraque, Huérmeces del Cerro, Santiuste, Riofrío del Llano, Atienza, Tordelloso, Alpedroches.

Según la Asociación Alcarreña de Amigos de Camino no le faltará sitio para dormir al peregrino en estos pueblos aunque hay notables diferencias entre ellos. Mientras que en municipios como Viana de Mondejar, Trillo o Siguenza encontraremos albergues que permitirán descansar placidamente, en localidades como Cifuentes, Mandayona o la propia Atienza habilitan espacios sin camas, lo que se agradece pero no permite un buen reposo para los agotados peregrinos. Esa es una asignatura pendiente que tiene muy sencilla solución. Bastaría con un poco de interés de sus regidores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .