Una oposición cerrada por fiestas

El alcalde hace balance en la despedida de las Ferias, el domingo. // Foto: Ayto. de Guadalajara.

El alcalde hace balance en la despedida de las Ferias, el domingo. // Foto: Ayto. de Guadalajara.

Por Rubén Madrid

No me atrevo a decir que las Ferias y Fiestas que acaban de celebrarse en la capital arriacense han sido sin duda las mejores de los últimos siete años, como ha defendido el alcalde, pero aún me atrevo menos a decir lo contrario. Sobre todo después de escuchar los balances de la oposición.

Si yo fuese concejal de Festejos estaría ampliamente satisfecho al escuchar los condescendientes comentarios de quienes precisamente deben ejercer la labor de vigilancia y sacar punta, si cabe, a este asunto que puede parecer menor, pero que no lo es: ni por el interés que suscita en la calle ni por las cifras presupuestairas manejadas, que hacen de esta semana la más inversora del año.

Queda la duda de si los concejales de la oposición han librado en bloque en Ferias, han disfrutado de lo lindo (en ese caso, que lo admitan) o se han quedado sin ideas que aportar a una siempre saludable crítica constructiva de cara a las próximas ediciones.

Actuación de Festitiriguada. / Foto: R.M.

Actuación de Festitiriguada. / Foto: R.M.

Valerio había pedido su comparecencia con varios días de adelanto y se puso delante de los micrófonos cuando a alguno todavía le olía el culo a pólvora. Pero en su rueda de prensa del lunes a primera hora confundió el balance de Ferias con un comentario de su experiencia personal en la vuelta al tabajo tras el fin de semana. Porque en realidad a la ciudadanía le interesa muy poco si la portavoz socialista lo pasó bien en los conciertos de Melendi y de Barricada, como confesó. Lo que los ciudadanos, especialmente sus votantes y los miembros del equipo municipal/comisión de festejos, quieren escuchar es una opinión bien armada sobre el desarrollo general de los eventos, sobre la consideración que le merece la calidad de los actos en consonancia con los costes que entre todos empleamos y sobre las novedades en la programación, que son en realidad las que marcan la diferencia de un año para otro.

Y es aquí donde la desgana fue notable, porque la portavoz socialista aseguró incluso que no había habido novedades, cuando los encierros en punta y la transformación del Titiriguada en el engendro Festitiriguada bien merecerían un balance aparte en cada uno de los casos.

Hay quien ha pensado que Valerio anda con la mente centrada en Madrid, donde las fiestas son en primavera. No se trata de criticar por criticar, sino de aportar un punto de vista agudo a una semana en la que entre todos proyectamos tanto corazón como talonario. Cabe esperar más entusiasmo. Los ocho concejales del grupo socialista pueden (y deben) cumplir con su compromiso ciudadano. Que la portavoz del equipo diga apenas que el programa es continuista como si fuese una crítica y adjudique todo el mérito del buen desarrollo de las fiestas a la madre naturaleza (mejor habría sido apuntarle el tanto, ya puestos, a la Virgen de la Antigua), es una aportación tremendamente pobre.

Ni tampoco la la tarea acabaría aquí, sino que apenas debería comenzar ahora: es momento de bucear entre facturas, comprobar si acaso hay cuentas infladas o incumplimientos de contratos por parte de las empresas que hacen su agosto con nuestro alborozo de septiembre. No por estar en fiestas hay que ser menos exigentes. Ni tampoco es ninguna ocurrencia. Les aseguro que en otras provincias me he topado con concejales de oposición que se tiran una noche en vela debajo del flexo y tirando de calculadora y que ofrecen no sólo titulares ingeniosos en sus balances, sino también conclusiones contundentes, incluyendo cifras que, obviamente, nunca serán difundidas a los cuatro vientos por los miembros del equipo de gobierno.

Tampoco IU llega mucho más lejos, aunque al menos ha prometido esforzarse en pedir los números reales y aporta alguna idea propia, aunque su balance general tenga la misma letra que el del año pasado y, por lo menos, que el antepasado. «Mentiríamos si dijésemos que ha sido un desastre, porque no sería verdad, pero tampoco hay que exagerar con la maravilla con que nos ha obsequiado el señor Carnicero», ha dicho José Luis Maximiliano.

Primer encierro de estas Ferias. / Foto: Lainformacion.com.

Primer encierro de estas Ferias. / Foto: Lainformacion.com.

Echa de menos el portavoz y coordinador provincial de IU, según su rueda de prensa de ayer, los conciertos más ‘minimalistas’ de antaño en el Infantado, exige que el pregón salga de nuevo a la calle, critica el gasto en los encierros y vuelve a destacar la «desconexión» entre los epicentros de la fiesta, a pesar (recuerda, y hace bien) de los 4,3 millones de euros pagados por las arcas públicas para habilitar el nuevo recinto ferial. Son, a pesar de todo, brochazos gordos para evaluar toda una semana de festejos. Dichas así, tampoco creo que al alcalde le hayan preocupado demasiado estas notas negativas  sobre la semana de festejos.

¿Por qué esta aparente desidia? El balance de Ferias lleva camino de ser un acto más de fin de fiesta, como la traca o los fuegos artificiales. Es obvio que en el PSOE e IU hay más ganas de hablar de la paralización judicial del megacontrato. Pero nada impide abordar dos asuntos importantes como se merecen: pensémoslo en términos de coste económico, porque gastamos en estas fiestas patronales más de medio millón de euros, según el presupuesto declarado, dejando aparte gastos derivados de la necesidad de redoblar esfuerzos en limpieza o seguridad.

El concejal del ramo, Jaime Carnicero, habló largo y tendido para ofrecer sus impresiones. La oposición, no. Y no creo ser el único ciudadano al que el somero repaso de PSOE e IU le ha suscitado un reguero de dudas y preguntas sobre asuntos concretos de esta edición…

  1. ¿Qué opinan PSOE e IU del desfile de Ferias? ¿Creen que se ajusta al coste? Después de una cuarta edición tematizada, ¿prefieren este modelo o el anterior que mezclaba en una misma comitiva a peñas y carrozas?
  2. ¿Qué opinan de las actuaciones musicales? Al margen de sus gustos personales, ¿qué les parece el cartel: es variado y de calidad? ¿Comparten con Carnicero que se han traído las mejores actuaciones musicales posibles y que no cabían otras al margen de Melendi, Hombres G o Supermartxé, cuando también estaban de gira artistas como Loquillo o M-Clan, que esos días tocaron gratis en Trillo y Meco, por no hablar de Quique González, Fito o Pablo Alborán?
  3. ¿Mantendrían los socialistas e IU en el futuro un festival de teatro popular con comedia ligera para el público más maduro, como se ha hecho por vez primera este año con gran respusta de público en la Plaza Mayor? ¿Abre las puertas esta iniciativa a otro tipo de teatro en la calle en fiestas?
  4. ¿Qué balance concreto hacen de la feria taurina? ¿Qué alternativas proponen a esas manchas de cemento que la propia Valerio destacaba, sobre todo en la última corrida? Si los carteles no son malos, ¿qué falla? ¿Juega en contra de la feria del año siguiente la excesiva permisividad del palco para ofrecer tan baratos los trofeos a los toreros y abrir la puerta grande?
  5. ¿Cómo juzgan los concejales de la oposición la principal apuesta de esta feria, los encierros en punta?
  6. ¿Cómo resolverían Valerio y Maximiliano el problema de la división del ambiente festivo entre el Ferial y el eje Santo Domingo-Fuente de La Niña? ¿Son las zonas verdes el mejor escenario para las prácticas de los peñistas? ¿Se pueden condicionar las ayudas públicas a las peñas a su presencia definitiva en el nuevo recinto? ¿O prefieren desperdigar las atracciones, tómbolas y chuerrerías por el merendero de San Roque y a los pies del Panteón?
  7. ¿Qué les parece el Festitiriguada? ¿Creen que ha sido un digno sucesor del Titiriguada? ¿Deben mantenerse ambos conceptos, uno en ferias y otro, como se pretendía, en otra ubicación del calendario cultural? ¿Creen que el paso de la organización de una asociación a una empresa ha ganado en profesionalidad?
  8. Y, como curiosidad, ¿qué opinan del respaldo que dio con su presencia a la feria taurina el consejero de Cultura, Marcial Marín, frente a la total ausencia en cualquier otro de los actos culturales?
  9. ¿Están de acuerdo con el destino a Cáritas, Manos Unidas y/o Fundación Nipace de las recaudaciones benéficas de algunos de los actos?
  10. ¿Qué actos concretos consideran que le sobra al programa de Ferias y qué le falta?

Casi todas estas preguntas apenas han merecido análisis profundos en los balances del lunes y el martes. Por eso, si yo fuese Carnicero, me tomaría la callada por respuesta (positiva). En mi caso, insisto, no sé si han sido las mejores Ferias y Fiestas desde 2007 (para la financiación disponible, creo que también las pasadas fueron estupendas). De lo que sí estoy seguro ahora es de que no han sido las peores Ferias desde que Valerio y Maximiliano están en la oposición.

2 comentarios en “Una oposición cerrada por fiestas

  1. Crítica muy acertada, metiendo el dedo en la yaga..
    Ahora bien.. ¿no había ningún periodista en esa rueda de prensa para hacer esas preguntas, u otras, que se me ocurren? ¿Era la rueda de prensa sin preguntas?

    Algunas desde luego son incómodas, pero para eso están las ruedas de prensa, ¿no?

    Qué mejor que preguntar para saber la opinión de alguien sobre algo que me resulta interesante..

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.