Prensa para hoy

Presentación de la Tribuna de Cuenca, el pasado martes. // Foto: Junta de Comunidades

Presentación de la Tribuna de Cuenca, el pasado martes. // Foto: Junta de Comunidades

Por Concha Balenzategui

Una noticia positiva en la prensa regional. En lugar del cierre continuado de medios de comunicación, del que en nuestra provincia hemos tenido sangrante experiencia, la apertura de una nueva cabecera, y además en formato de papel. La vecina Cuenca ha asistido esta semana a la reaparición del periódico La Tribuna, ahora con periodicidad de cinco días a la semana. Renace de la mano de los mismos empresarios que decidieron clausurarlo hace cuatro años, y con una plantilla formada en buena medida por antiguos trabajadores. El grupo Promecal, que mantiene cabeceras en Castilla y León y otras provincias de Castilla-La Mancha, fue también el que cerró hace cuatro años La Tribuna de Guadalajara.

La reencarnación de La Tribuna en Cuenca se viene justificando por la falta de existencia en aquella provincia de un diario en papel, tras el cierre del veterano El Día de Cuenca, el pasado marzo. Hay que precisar que desde hace algunos meses, a Cuenca le nació otro periódico, el semanario Las Noticias de Cuenca, impulsado por antiguos trabajadores de El Día, y que la nueva Tribuna no sale a diario, sino de miércoles a domingo. En definitiva, que Cuenca sigue sin diario.

Guadalajara es la otra provincia española que no tiene ningún diario propio, aunque hace unos años llegó a tener tres, además de un bisemanario, una revista en papel couché y un semanario gratuito. No insisto en el duelo por la pérdida, que ya ha sido abordado en este foro hexagonal en anteriores ocasiones. Y abro un paréntesis: ¿Qué quieren? Estos seis redactores -y otros que han pasado por aquí los domingos- somos especialistas en periodismo, pero también sabemos de cierres de medios y de desempleo.

Fin del paréntesis y prosigo con el caso de Guadalajara, a la luz de la nueva situación en Cuenca. ¿Se puede hacer un empresario de la comunicación un planteamiento similar en nuestra provincia? A priori, no. Actualmente aquí se publica un bisemanario y un gratuito quincenal. Mencionaré también el boletín municipal mensual que ha puesto en marcha Antonio Román, aunque no pertenece al mismo plano informativo, porque sí compite, y además en ventajosas condiciones, con el resto de medios en la búsqueda de ingresos publicitarios.

Ciertamente, la existencia del folleto Guadalajara 30 días y la pervivencia de otras cabeceras no satisface ni de lejos las necesidades de información de nuestra sociedad provincial, en criterios de pluralidad. Pero está claro que deja poco margen para un nuevo proyecto con costes de impresión, que son impresionantes, y valga la redundancia. Tampoco hay que olvidar que en el reparto del pastel publicitario -no cabe hablar de tarta en nuestro maltrecho tejido empresarial- pelean por las migajas además las emisoras de radio y la multitud de micromedios digitales.

Sé que circulan por Guadalajara algunos rumores de un proyecto de un nuevo papel, no sé si en los quioscos o en los buzones. Como en la Facultad nos enseñaron que el rumor no es noticia, y la noticia no es tal hasta que la confirmen varias fuentes distintas, no ahondaré en ello.

Pero la experiencia me dice que es posible y probable, a pesar de todo lo dicho, que en 2014 veamos aparecer algún nuevo periódico en Guadalajara, con el horizonte puesto en las elecciones de 2015. Todos conocemos medios que nacieron en vísperas electorales y que pervivieron poco más allá del recuento de votos. Pero también otros de los que se decía lo mismo duraron más de 20 años. Así qué no se sabe qué pasará con los proyectos, estos de Cuenca o los que pudieran surgir en Guadalajara, pero me apostaría a que son pan -si pagan a los trabajadores- para hoy, y hambre para mañana. Dada la situación del colectivo de periodistas, cualquier iniciativa creadora de empleo en el sector sería bien recibida. Pero cuestión distinta es saber si un periódico nacido en estas circunstancias cumple la misión, en términos acuñados por Dolores de Cospedal en la presentación de La Tribuna, de “informar, formar y ser el orgullo de la sociedad democrática”. El empresario de Promecal, Antonio Méndez Pozo, señaló en el mismo acto que la función de un periódico es la de ser “testigo de la autoestima de una sociedad como la que hoy nos acoge”. Pues en Guadalajara debe estar por los suelos.

En el ambiente de “buen rollo” creado junto a las casas colgadas, Cospedal quiso hablar de otra buena noticia para el colectivo, la tramitación del Colegio Oficial de Periodistas. Ciertamente, ha sido un anhelo y una reivindicación de la profesión, pero llega en un momento en que ésta se encuentra en vías de extinción. En definitiva, como no se den prisa en los trámites, acabamos todos “reconvertidos” en otra cosa (conozco ya varios periodistas agricultores, administrativos o teleoperadoras) y no hay un mínimo quorum para su constitución. Esperemos que no pongan cuotas muy altas, o alguno tendrá que empeñar el teclado y la grabadora para colegiarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .