Bajar los impuestos es de derechas

pagaran-mas-impuestos-los-que-mas-tienen-forges1Por Yago López

Todos los ayuntamientos de la provincia de Guadalajara sin excepción -al menos que a mí me conste- que han llevado a cabo reducciones de impuestos en los últimos años presumen de ello, sin importar el signo político que les gobierne. De hecho, resulta ya un axioma entre la ciudadanía que el buen gestor es aquel que logra reducir la presión fiscal de sus vecinos a la mínima expresión.

Basta escuchar los intercambios dialécticos entre los respectivos equipos de gobierno de las dos localidades más pobladas de la provincia: Azuqueca de Henares, en manos del PSOE de Pablo Bellido, y la capital, gobernada también con mayoría absoluta por el popular Antonio Román. Unos presumen de reducir el IBI y otros de bajar la tasa de basuras, el primero saca pecho por reducir la cuota de los servicios deportivos y el segundo asegura que el agua es más económica en su localidad. En conclusión: un disparate.

Pues bien, bajar los impuestos es de derechas se mire por donde se mire e implica la desaparición de los servicios públicos, entendiendo por éstos aquellos a los que tiene acceso la ciudadanía en general y no solo los que pueden pagárselos. La idea es sencilla: la puesta en marcha de un polideportivo público, por ejemplo, supone una inversión y un mantenimiento que tenemos que costear entre todos los vecinos, otra cosa es la proporción en que debemos hacerlo.

La batalla por bajar los impuestos ha provocado que perdamos de vista los conceptos esenciales de la política. Bajar los impuestos hasta hacerlos prácticamente desaparecer y dejar que sea el mercado el que regule los precios de los servicios es una medida neoliberal. Por eso, hay tanto votante, e incluso dirigente popular, que no entiende que no se bajen todos y cada uno de los impuestos.

Bien es cierto que en estos tiempos que corren, donde muchas personas apenas llegan a fin de mes, una subida de impuestos puede hacer desmoronarse el castillo de naipes que sostiene la maltrecha economía familiar, que apenas da para hacer frente a los gastos más mundanos. Esto es algo que saben los dirigentes y que utilizan de manera vergonzante. Es absurdo bajar el IBI de manera general porque supone una reducción en la recaudación que a la larga perjudica a quien no puede pagarse los recursos de manera privada. ¿Qué sentido tiene bajar el IBI a Cristiano Ronaldo?

Para ser justo con los que peor lo están pasando y, sin embargo, no dejar de recaudar los fondos necesarios para prestar los servicios a la ciudadanía hace ya mucho tiempo que se inventaron los impuestos progresivos. Hasta el momento se han utilizado de una manera descafeinada porque asusta tocar la cartera de los que más tienen. Ahora bien, si la situación es tan desesperada que muchas familias no pueden hacer frente ni a la tasa de basuras es necesario que los que más tienen arrimen de una vez el hombro y cubran los servicios públicos de aquellos que no pueden pagarlos en lugar de hacerlos desaparecer o privatizarlos para que solo puedan disfrutarlos algunos.

Si no se cobra impuestos por el uso de una piscina municipal y se repercute su mantenimiento en el precio de la entrada lo que se consigue es privar de un servicio a la ciudadanía con dificultades y restringir su entrada solo a aquellos que puedan pagarla. Es una postura admisible y democrática que defienden muchos partidos políticos de nuestro espectro parlamentario. Ahora bien, ver defenderla a los partidos que dicen ser de izquierdas y venderla públicamente como una medida solidaria aplicada pensando en los más necesitados es estrechez de miras o simplemente populismo barato.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.