La estulticia de los prebostes

Colocación de la primera piedra del Parador de Molina de Aragón a finales de 2011. // Foto: eldiadigital.es

Colocación de la primera piedra del Parador de Molina de Aragón a finales de 2011. // Foto: eldiadigital.es

Por Yago López

Como supongo le sucede a la mayoría de los ciudadanos de la provincia de Guadalajara, hay asuntos que cada vez que se ponen sobre la mesa me refrescan , por si se me había ocurrido despistarme, la falta de seriedad y compromiso de nuestros dirigentes. Son ya una especie de paradigmas de la estulticia de los prebostes, parafraseando a un simpático grupo de los noventa y utilizando de paso el mismo calificativo que el senador popular, Juan Antonio de las Heras, le ha proferido a su compañero de Cámara Jesús Alique, a propósito de una discusión sobre uno de estos temas a los que me refiero: el Parador de Molina de Aragón.

El Parador de Molina de Aragón ha sonado tantas veces de las bocas de nuestros políticos y ha ocupado tantas páginas de periódicos y horas de radio y televisión que parece que alguna vez haya existido. Pero lo cierto es que tras años de promesas y plazos incumplidos, incluso de un supuesto inicio de obras con foto incluida de los altos cargos del PSOE poniendo la primera piedra, lo único que hay en el solar donde se proyectó su edificación es precisamente eso: una piedra, por muy simbólica que les resulte algunos, acompañando a un montón de cardos.

Hay que remontarse unos cuantos años atrás para recordar el origen del proyecto, concretamente a los meses posteriores al incendio del Ducado de 2005, cuando los dirigentes socialistas se comprometieron a invertir en la zona anunciando  la construcción del Parador de Molina y de la autovía de Alcolea-Monreal. Desde entonces a la actualidad ha llovido mucho en cuanto a promesas e incumplimientos políticos se refiere, pero avances, lo que se dice avances, han brillado por su ausencia.

Solo cuando agonizaba su mandato en 2011 y en plena campaña electoral el partido socialista se dignó adjudicar las obras, aunque fuera a TRAGSA, empresa pública que guarda poca o ninguna relación con este tipo de proyectos. Sin embargo, dejando a un lado la pantomima de la primera piedra y un absurdo movimiento de tierras, este organismo dependiente del Ministerio de Agricultura no ha hecho absolutamente nada en la zona.

Durante este tiempo, y hasta el cambio de Gobierno en Moncloa, los parlamentarios socialistas, encabezados por Jesús Alique, escondieron la cabeza bajo el ala y no dieron una sola explicación de por qué año tras año este proyecto, comprometido públicamente en tantas ocasiones tras el fatídico incendio, no contaba con financiación, y apenas aparecía de vez en cuando en el PGE con pequeñas partidas económicas insuficientes para su acometida, cuando no ridículas.

Entre tanto, los parlamentarios populares bramaban contra la actitud del Gobierno, y lamentaban el intolerable retraso de una infraestructura que entonces consideraban  urgente y vital para la supervivencia de una comarca asolada por la despoblación y la falta de desarrollo y empleo. Me tocó vivir estas comparecencias en primera persona y recuerdo perfectamente a sus protagonistas: el senador Juan Antonio De las Heras y el actual subdelegado de Gobierno, Juan Pablo Sánchez Sánchez-Seco, entre otros.

Lo curioso del asunto es que una vez se produjo el cambio de Gobierno los parlamentarios populares y socialistas se intercambiaron los papeles y a los periodistas que teníamos la suerte de trabajar por aquel entonces nos tocó asistir atónitos al cambio de discurso. Ahora es el Senador del PSOE, Jesús Alique, quien reclama insistentemente la construcción del Parador de Molina mientras De las Heras y Sánchez-Seco intentan restar importancia a cada nuevo incumplimiento. Por no hablar del presidente de SEPI (responsable de TRAGSA), Ramón Aguirre, que en plena euforia tras su nombramiento al frente del organismo público se atrevió incluso a dar plazos y a prometer comparecencias periódicas en Guadalajara para ir informando de la evolución de las obras. A día de hoy todavía le estamos esperando.

La última información transmitida a los ciudadanos es que el Partido Popular redimensionó el proyecto -un claro eufemismo de recorte de inversión- y el diseño del nuevo “mini parador” para Molina de Aragón estaba pendiente de supervisión. Fase en la que parece haber encallado de nuevo tras las últimas declaraciones de la Secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, a pesar de que, en principio, este paso debería haber estado concluido el pasado verano.

Con estos antecedentes, hace falta ser muy valiente o muy iluso para aventurarse a poner fecha al fin de los incumplimientos. Siendo objetivos, parece lejano el día en que veamos entrar a las máquinas y el Parador de Molina de Aragón, sea finalmente en los términos que sea, se convierta por fin en una realidad tangible. Mientras tanto, será solo la piedra que nos recuerde la estulticia de los prebostes.

6 pensamientos en “La estulticia de los prebostes

  1. Haciendo un poco de demagogia barata, no debemos olvidar que tras el desastre de Lorca (2011) apenas se tardó un año en abrir las puertas de su Parador (cuya construcción arrancó, si no estoy mal informado, en 2007; es decir, dos años después de los trágicos sucedos del incendio de Guadalajara). Un ejemplo más de que esta provincia es la gran paria de la comunidad y de la nación. Y los políticos que deberían defender los intereses de esta tierra, matan el tiempo mirando para otro lado (concretamente, hacia Génova o Ferraz)…

    • Evidentemente es una errata que ya ha sido subsanada. Ahora solo quedaría corregir su mala educación y su ataque gratuito a mi profesionalidad para quedar todos contentos. Un saludo y muchas gracias por su aportación, no tanto por sus formas.

      Fdo. Yago López

  2. Estulticia: Necedad, Tontería
    correcciones ortográficas aparte, la pregunta es si alguna vez debería haberse incluido la idea del parador de Molina.
    visitantes actuales y potenciales?
    Inversión, ingresos y gastos, amortización de la inversión?
    parajes y patrimonio para ver, comparado con otros colindantes?
    qué relación del Parque Natural del Alto Tajo con Molina y un parador?
    Y la iniciativa privada que ha invertido en la Sierra? qué hacemos con ella? que se apañe y la hacemos la competencia con pólvora del rey?

    No hemos aprendido estos últimos 15-20 años, como mínimo para los próximos 15-20 que vienen?

    LORCA: Acabo de visitarlo. Efectivamente, sólo para subir al parador necesitas que te paguen, aunque luego la vista sea muy “alta”, no me atrevo a poner otro calificativo a la zona y al Parador

    de acuerdo con el título: La estulticia de los prebostes: DE TODOS LOS GOBERNANTES.

  3. Pingback: Ranas con paracaídas |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.