Tiempo de reflexión y contrastes

Juan Garrido, durante su intervención en el pregón navideño de la ciudad. // Foto: R.M.

Juan Garrido, durante su intervención en el pregón navideño de la ciudad. // Foto: R.M.

Por Juan Garrido *

La Navidad es tiempo de reflexión, tiempo en que nos planteamos metas trascendentes que nos lleven a cumplir proyectos en nuestra vida. Es también un tiempo de marcados contrastes, porque se mezclan tantas cosas que es difícil saber cómo las vive cada uno y el verdadero sentido de cada una de ellas, porque estamos influenciados por nuestras propias vivencias y por los hechos externos que nos rodean. Siempre estamos buscando una luz que nos ilumine, pero es que, los seres humanos no nos entendemos, no somos sensibles al llanto de los que sufren, de los desfavorecidos.

Vivimos tiempos, que ya se prolongan demasiado, realmente difíciles y dolorosos, y el pensamiento de muchos españoles, es cómo sacar adelante a la familia, o en bastantes casos, qué hacer para vivir de la caridad y de la solidaridad, hechos que deben golpear con fuerza a nuestras conciencias. El Papa Francisco dijo hace muy poco, algo que sobrecoge: “El ser humano está en peligro porque en el mundo no manda el hombre, manda el dinero”.

La soledad y la desesperanza transforman al ser humano y le hace tomar decisiones extremas. No podemos callar lo que vemos, oímos y sufrimos, porque el deterioro económico, arrastra y se lleva a la crisis social, a la crisis de valores, y entonces la moral y la ética no se respetan. El Evangelio está plagado de personas, que hablan y se revelan para ser escuchadas y decir la verdad donde no se vea o no se reconozca el error. Debemos hacerlo todos, pacífica y respetuosamente, pero no callar, para que el ser humano sea el primer destino y el más respetado. Que nadie nos quite la dignidad y la esperanza de poder rescatar sentimientos y valores.

Jesús de Nazaret, ese niño que nació en la más absoluta pobreza en un establo en Belén, fue el hombre que cambió la historia de la humanidad, la figura más transcendental de todos los tiempos, porque nunca nadie ha hecho tanto con su tiempo de vida. Nunca pactó con la mentira, ni con la adulación ni con la cobardía delante de los poderosos.

Amaba la vida y lo compartió todo. Defendió la dignidad y la justicia como nadie y dio ejemplo con un modelo de vida coherente, comprometido y entregado a los demás. El representa al prototipo de hombre de una renovada humanidad y predicó una nueva moral porque creyó, con todas sus fuerzas, que nada del hombre y del mundo estaba perdido. Que su ejemplo esté siempre presente en nosotros y nos ilumine para que todos alcancemos algún día la cordura para poder vivir una vida digna.

Decía Miguel de Unamuno que “la libertad que hay que dar al pueblo es la cultura, porque sólo el que sabe, es libre”. Nosotros, los que componemos la Fundación Siglo Futuro, vamos a seguir con ilusión, si nos dejan, transmitiendo y difundiendo la cultura en libertad para que llegue a todos los ciudadanos sin distinción, que es una forma de contribuir a una vida más digna y a un mundo mejor.

Feliz Navidad y solidaridad con los que lo están pasando mal, con los más desprotegidos.

* Juan Garrido Cecilia es presidente de la Fundación Siglo Futuro de Guadalajara, una entidad con más de veinte años de trayectoria programando actos culturales como conferencias, debates o música de cámara. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .