Planes de empleo sin varitas mágicas

Pleno del Ayuntamiento de Guadalajara, en imagen de archivo. // Foto: Jesús Ropero

Pleno del Ayuntamiento de Guadalajara, en imagen de archivo. // Foto: Jesús Ropero

Por Concha Balenzategui

Apartando un poco el espumillón en el que todos andamos inmersos, incluidos los redactores de este blog, hay que poner la vista sobre algunos asuntos importantes ocurridos en la recta final del año. No podemos pasar por alto, por ejemplo, los Presupuestos Municipales aprobados ayer mismo en el Ayuntamiento de la capital, porque tienen su influencia en lo que ocurrirá en la ciudad en 2014.

Como es habitual, las cuentas previstas son realistas, equilibradas e inversoras para el Equipo de Gobierno, y llegan cargadas de impuestos y de deuda para el PSOE. Nada nuevo bajo el sol.

Saliendo de las grandes cifras de gastos corrientes e ingresos previstos, los Presupuestos suelen arrojar noticias en el capítulo de inversiones, que es donde normalmente aparece lo que más luce, las actuaciones donde queda patente la acción gubernativa. Pero los últimos años de austeridad han dejado este apartado muy reducido, escaso de proyectos de entidad. Si algo caracteriza a esta legislatura es la contención. Lejos quedaron los años de hormigón y promesas con inversiones de calado, salvando las obras del llamado “Eje Cultural” y el Cuartel del Henares, de los que en 2014 veremos su probable final. Se unirán la reforma de la parte baja de Miguel Fluiters y de la plaza de Dávalos. Esta última actuación se venía pidiendo a gritos, parece que no lo suficiente agudos a pesar de la cercanía del Consistorio, como para que los oyera este o anteriores alcaldes de la capital.

Pero si hay un tema que llama la atención del debate presupuestario es el relativo al desempleo, asunto que nos preocupa bastante más que si se reanudarán las obras del Museo Sobrino o cuántos metros de zona verde dejará la demolición del viejo Auditorio. Aquí abro paréntesis: ¿Realmente piensa alguien en el Equipo de Gobierno que hacen falta más parques entre San Juan Bosco y Adoratrices, pegados por cierto a San Roque y la Fuente de la Niña? Cierro paréntesis e interrogante.

El PP ha previsto que el próximo año se destinarán 1’2 millones de euros a fomento del empleo, con un nuevo Plan, al tiempo que ha hecho balance de los resultados obtenidos hasta ahora. A saber: Hay 29 desempleados que han encontrado trabajo gracias a las ayudas que el Ayuntamiento ha aportado a las 18 empresas que les han contratado. Hay además 42 emprendedores que han puesto en marcha nuevos negocios, con ayudas cada uno de entre 3.000 y 3.500 euros, salidos también de las arcas municipales. No parecen cifras como para sacar pecho, sino más bien para plantearse un nuevo camino en estos incentivos.

Nadie tiene la varita mágica para hacer desaparecer los alrededor de 8.000 parados que hay en Guadalajara capital. Ni siquiera el PP, aunque así nos lo quisieron hacer creer Cospedal y Román la víspera de la última jornada de reflexión, en mayo de 2011, cuando inundaron la ciudad con panfletos que animaban a votarles. Tampoco la tiene la oposición, que plantea gastar 2 millones de euros en contratar a los parados, sin decir en qué los empleará ni cómo.

En la crítica a los presupuestos hecha por Magdalena Valerio veo una propuesta valiente de incrementar el esfuerzo económico contra el desempleo, pero está poco meditada. Lo que viene a ser soltar una cifra y calcular, a ojo de buen cubero, que daría para 600 o 900 parados. ¿Por cuánto tiempo? ¿Para hacer qué? ¿Los ponemos a derribar el viejo Auditorio, por ejemplo? Creo que la portavoz socialista ha hecho su propuesta tan burdamente como ha acusado a su rival de cuadrar los presupuestos: a capón.

Leo también que IU propone apartar cerca de un millón de euros -¿también a capón?- para un Plan de Empleo, pero tampoco he visto los detalles. Su portavoz, José Luis Maximiliano, reconoce que no serían suficientes para atacar el paro de manera estructural, sino para mitigar sus efectos. ¿Cómo? ¿Rehabilitando Villaflores, por ejemplo, otra de las mociones planteadas por IU?

Sí me llama la atención de la comparecencia de Maximiliano el dato de que el Ayuntamiento se ha dejado sin gastar 2,4 millones en esta materia en los últimos cuatro años, una cifra que escuece. Porque da la sensación de que, además de unas becas y algunos cursos, hay pocas iniciativas cabales. Yo tampoco tengo la varita mágica, pero creo que algo más se puede hacer que mantener una oficina donde recoger los currículum para entrar en Jazztel, como en la capital, o reunir a la gente en un polideportivo, como ocurrió en Cabanillas, con los interesados en Inditex.

La Comisión de Parados de Guadalajara entrega las firmas en el Ayuntamiento. // Foto: lacomunidad.info

La Comisión de Parados de Guadalajara entrega las firmas en el Ayuntamiento. // Foto: lacomunidad.info

Es evidente la necesidad de un Plan de Empleo, como reclama la Comisión de Parados de Guadalajara. Pero es necesario dotarlo de contenido, no competir por ver quién propone la cifra más alta, sino analizar qué metas se buscan y qué resultados arrojan. Leo, por ejemplo, el balance del programa “Muévete al mundo empresarial”, puesto en marcha por la Junta de Comunidades, que ha propiciado la creación de alrededor de 1.500 nuevos empleos, y el mantenimiento de 2.379 puestos de trabajo. La iniciativa ha sido financiada al 80 por ciento por fondos Feder, y se ha dirigido a emprendedores, microempresas y pymes, con subvenciones de hasta el 30 por ciento de la inversión, con sus límites. Veo el programa Dipuemplea de la Diputación Provincial, también con fondos europeos, que ha formado a decenas de trabajadores del área rural, o el programa de recuperación del oficio de resinero, promovido por la misma institución, que hasta ha arrancado alabanzas de la oposición socialista.

Probablemente ese sea el camino: empezar a plantearse qué funciona y qué no, dentro de un planteamiento realista de las difíciles condiciones de partida. Un estudio serio de los nichos de mercado, de los sectores emergentes, de los impulsos necesarios. También impartir formación, claro está, pero adecuada a las necesidades, y, más que repartir unas subvenciones, aflojar un poco la soga que asfixia a autónomos y pequeños empresarios a base de impuestos.

De lo contrario, ante la escasez de ideas y de proyectos constructivos, no nos quedará más remedio que admitir que nos queda crisis para rato, al menos en el sentido real, al “borbónico” me refiero. Juan Carlos I dijo en su plática navideña que, para él, “la crisis empezará a resolverse cuando los parados tengan oportunidad de trabajar”. El problema será eterno, sin embargo, si lo medimos bajo el “índice Cospedal”, más exigente que el de Zarzuela. La presidenta autonómica señaló en su discurso, también navideño, que la recuperación no será completa hasta que encuentren empleo los 285.000 parados de Castilla-La Mancha. Señor, qué dolores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .