Al bipartidismo le crecen los enanos

Presentación de Vox, el partido liderado por Ortega Lara y Santiago Abascal. // Foto: Bermardo Díaz (El Mundo).

Presentación de Vox, el partido liderado por Ortega Lara y Santiago Abascal. // Foto: Bermardo Díaz (El Mundo).

Por Rubén Madrid

El PP ya tiene su Rosa Díez. Se trata de Ortega Lara, que ha lanzado un nuevo partido de ámbito nacional y de “centro derecha” que, por ello mismo, opta a ser alternativa al  Partido Popular en ese mismo espectro político. Hasta Esperanza Aguirre les ha recriminado que hayan inventado una iniciativa “con el mismo programa que el PP”. Ella siempre ha optado por una oposición interna.

Ha sido uno de los movimientos más llamativos de este inicio de 2014 que previsiblemente convertirá las elecciones europeas en un banco de pruebas para los comicios que están por venir, entre ellos los municipales y autonómicos del año que viene. Habrá, probablemente, más novedades en poco tiempo. Y no extraña en absoluto. El bipartidismo tiene tan poca vitalidad como mala prensa y al PP y al PSOE le crecen los enanos a diestra y siniestra. 

La ocasión la pintan calva. La mayor crisis económica e institucional de esta nueva Restauración Democrática, tan similar a aquella otra que hace un siglo institucionalizó el turnismo y derivó en una dictadura, ha abierto un enorme boquete en el panorama político por el que se están colando algunas aventuras políticas que suman a este oportunismo algunos liderazgos carismáticos. Son nuevas partituras frente a los discos rayados de siempre, un PSOE que entona el réquiem por su credibilidad y un Partido Popular al que le ha entrado a destiempo la marcha triunfal del milagro económico.  

Se está especulando mucho con la vuelta a la política de Baltasar Garzón o con el paso al frente del regionalista cántabro Miguel Ángel Revilla; se están advirtiendo ya los primeros compases del salto a la arena nacional del dirigente catalán Albert Rivera. También desde la izquierda más próxima a los postulados del 15M se ha presentado hace unos días una propuesta, Podemos, que propone una hoja de ruta más que un partido al uso y que parte con un manifiesto que a buen seguro comparte una amplia mayoría de progresistas españoles.

Las fichas se mueven, pero al menos no nos hemos topado con ninguna diva de las letras como Belén Esteban buscando un ‘efecto chiqulicuatre’ ni con una lista liderada por algún Conde o similar noble venido a menos dispuesto a poner su hidalguía al servicio de la regeneración de esta maldita democracia de pelotazo y cuenta nueva. Con la que está cayendo y con los antecedentes de friquismo cañí que tenemos en España podemos esperar cualquier cosa.

Aquí en provincias, las candidaturas estarán a buen seguro condicionadas a los movimientos que se se produzcan en la Corte. Ya hubo experiencias como Más de un Ciudadano y en los últimos tiempos, como ocurre en otros territorios, se está consolidando la tendencia al alza de los terceros en discordia, IU y UPyD, cuyo crecimiento en las encuestas les sitúa con opciones de obtener escaños en las Cortes regionales, incursión que pretende sesgar de raíz la inaceptable reforma electoral de María Dolores (de) Cospedal (y García).

También aquí en Guadalajara se advierte ese cierto clamor popular que empuja a la ruptura del bipartidismo. No diremos que el sentimiento es mayoritario: sigue habiendo esos muchos que pasan olímpicamente de la política (el “todos son iguales”) y esos otros, no menos, que viven satisfechos con la situación establecida y prefieren mantener el debate en la confrontación maniqueísta, el “y tú más”, el blanco y al negro y el “estás conmigo o contra mí”. Pero insistimos, entre medias emerge esa indignación con el sistema político que parece tentar nuevas fórmulas de expresión. Ya no basta con engordar el dato anecdótico de la abstención ni con manifestar ese descontento dominguero peinado a raya que es el voto en blanco. 

Nuevos ¿proyectos? políticos. Pero ha sido Vox el partido que más portadas ha ocupado en los últimos días. Ese partido de descontentos del PP, y cuyo equipo fundador llega rebotado por la gestión del proceso de paz en Euskadi y por un extremismo católico en asuntos de política familiar como el aborto, quiere distinguirse del PP, diga lo que diga Esperanza Aguirre, con un programa populista centrado en atacar a las plataformas del poder político como costosas e ineficaces y proponiendo, para ello, decisiones salomónicas, como eliminar los parlamentos regionales.

Conscientes además de que parecen lo que son, un partido de descontentos, sus líderes intentan, como ya hizo UPyD en su día, reclamar para la foto la simpatía de algunos intelectuales o personajes de la farándula. De momento tienen al matador de toros Fran Rivera, lo que amenaza con abrir una crisis de gobierno en Fuensalida si Marcial Marín se deja llevar por su taurofilia.

UCIN, liderado por Ángel Montealegre (i). // Foto: Reyes Martínez (La Tribuna de Cuenca).

UCIN, liderado por Ángel Montealegre (i). // Foto: Reyes Martínez (La Tribuna de Cuenca).

En Guadalajara, el primer hombre en salir buscar este reverdecimiento por la derecha ha sido precisamente un rebotado, un descontento, un resentido o como quieran llamarlo: el alcalde de Mohernando, Sebastián Timón, ha anunciado que deja el PP después de treinta años de militancia y que está dispuesto a presentarse por Vox, alegando para ello el más profundo de los motivos de identificación con el nuevo proyecto: ha salido tarifando con el presidente de Aguas del Sorbe, Jaime Carnicero.

Similar situación me plantea el conglomerado de agrupaciones independientes que ha decidido sumar esfuerzos en Castilla-La Mancha con la denominación de UCIN y que está buscando una alianza con la apuesta de Ciutadans para las Europeas. Es indudable que, como dicen, pueden conseguir algún diputado provincial o colar alguna voz en el parlamento regional, pero la cuestión principal pasa más bien por saber si únicamente es un partido motivado por el cálculo de resultados o, en realidad, articula un proyecto político madurado después de un profundo debate interno.

Nada más lejos de nuestra intención que arrojar dudas gratuitamente. En realidad, son sus propias manifestaciones las que las siembran. Los dirigentes del UCIN han basado hasta ahora su razón de ser en que podrían ser la tercera fuerza de la región o que la reunión de sus votos dispersos en la provincia de Guadalajara les situaría por encima de IU y les haría aspirar a un diputado por cada una de las tres zonas.

Llama la atención que en su presentaciones como alternativa, entre ellas la que hubo en Guadalajara, no hayan querido o hayan sabido trasladar a los posibles electores sus posicionamientos en otras cuestiones claves como la política fiscal, los recortes en materia social o las políticas medioambientales, y que apenas insistan en dejar claro que son una opción “municipalista”, calificativo con tan buena intención como escaso recorrido. En su manifiesto, culpan a los partidos mayoritarios de todos los males -es tan sencillo- y animan al lector a sumarse a su “movimiento ciudadano” con una firma: pero lo cierto es que uno rasca y no encuentra ninguna receta para salir de la crisis.

Decir, como en realidad ha dicho el secretario general de UCIN, Ángel Montealegre, que su proyecto pretende “la defensa de los intereses de los vecinos, sin imposiciones ni disciplinas de partidos, las mejoras de las condiciones de vida de sus municipios, así como, el respeto a la libertad en todas sus formas”, es realmente quedarse en la superficie. Lo extraño es que cualquier candidatura ofrezca lo contrario.

Estos resentidos de Vox y estos independientes de tantas batallas (porque a menudo muchos de estos fueron también díscolos, repudiados y otras variantes de resentidos del PP) pretenden con todo derecho pescar en el río revuelto del bipartidismo, esas aguas turbias en las que Méndez Pozo es tan pronto amigo de unos como de otros y esas turbulentas corrientes en las que de pronto una cámara de un partido político capta el “que se jodan” de una presidenta provincial a los paisanos a quienes sirve, por más que le chiflen para mostrar su descontento, algunos de ellos interpretando la misma tonadilla que a Barreda tras el incendio.

Es normal que aparezcan nuevas siglas y colores, pero me preocupa que quienes construyan alternativas a los dos partidos mayoritarios lo hagan animados por el revanchismo o el mero cálculo de opciones de ganar cuotas de poder, sin haberse tomado el tiempo necesario para madurar un proyecto político que se oponga al discurso fácil del malestar.

Quizá sea yo quien me equivoque, pero creo que el reclamo contra el bipartidismo no se conformará con un baile de siglas, sino que demanda proyectos que ejecuten otra forma de política, no sólo en lo honesto -que se presupone- sino también en la capacidad para solucionar los problemas de la comunidad. No todos estamos dispuestos a comprar un antídoto contra el bipartidismo a base de discursos populistas y candidatos ‘apolíticos’.

Un pensamiento en “Al bipartidismo le crecen los enanos

  1. Estimado Ruben agradezco tus serenas reflexiones sobre lo que representa UCIN. Te garantizo que nuestra intención no es obtener el poder, por el poder, sobre todo con la actual Ley Electoral. Llevas razón en que nuestra ideas sobre economía, fiscallidad,medio ambiente, etc… aun no se conocen, pero ese momento llegará, ya que somos conscientes que sin programa, sin proyectos no tenemos futuro. Piensa que es muy difícil trasladar todo nuestro proyecto a la ciudadanía en general en una ruedas de prensa, o en pequeño acto. En cualquier caso te doy las gracias por tus comentarios y me pongo a tu disposición para compartir nuestras ideas contigo. Un cordial saludo Angel Montealegre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .