Tarde, mal y zumba

La que es posiblemente la zambomba más grande del mundo, construida en Sigüenza. // Foto: guadaque.com

La que es posiblemente la zambomba más grande del mundo, construida en Sigüenza. // Foto: guadaque.com

Por Concha Balenzategui

He ido unas cuantas veces a Fitur, por curiosidad o por trabajo. Una vez, al llegar a casa y vaciar las bolsas de folletos que había recolectado compulsivamente, apareció un calendario ilustrado con fotos de Sicilia que coloqué en mi dormitorio. Tras casi un año contemplando las fumarolas del Etna, el valle de los templos de Agrigento o las catacumbas de Siracusa, aquel noviembre junté unos días de vacaciones y una amiga, y nos fuimos a conocer la isla mediterránea. El que difundió el calendario no había inventado la pólvora en cuestión de promoción turística, pero desde luego que conmigo dio en el blanco.

No he ido este año a Fitur. Pero el otro día me desayunaba sorprendida con la frase de Ana Guarinos, presidenta de la Diputación, que anunciaba que trataría de llevar una zambomba seguntina muy grande al stand de Guadalajara. Y me dio por pensar en las esencias de esta tierra. Todos nuestros paisajes, nuestra gastronomía, nuestros ritos etnográficos simbolizados en el instrumento navideño. Sinceramente, no lo veo.

Es muy difícil recoger la diversidad de colores, estilos arquitectónicos, personajes históricos, fiestas y sabores de una tierra en los pocos metros que tiene un stand de feria. Y más convencer al que lo ve de que es interesante conocerlos de primera mano. Por eso se inventó el marketing, que trata de reunir en un lema, en un logotipo o en unas imágenes toda la complejidad de un mensaje. Es necesario leer muchos y voluminosos dosieres con cifras, mapas y estudios de mercado -me comentaba recientemente una reputada experta en marketing– antes de sintetizar la historia de una compañía, sus productos y su estrategia de mercado en una frase como “la chispa de la vida”.

La promoción turística ha evolucionado mucho. Aquel calendario que me llevó a la tierra de Corleone, un gancho que funcionó hace unos cuantos años, probablemente está muy superado. Pero los folletos siguen repartiéndose en Fitur, aunque ahora haya muchos más códigos QR y más App en la feria, afortunadamente para los bosques del planeta y para los que acabábamos el recorrido cargados de papelería.

Guarinos entreg un obsequio a Cospedal, en el stande de Guadalajara en Fitur. // Foto: eldigitalcastillalamancha.es

Guarinos entrega un obsequio a Cospedal, en el stand de Guadalajara en Fitur. // Foto: eldigitalcastillalamancha.es

Me cuentan que en el stand de Guadalajara, dentro del de Castilla-La Mancha presidido por el centenario del Greco, hay de todo: muchos folletos y también una nueva aplicación para móvil, presentada por el Ayuntamiento de la capital. Y no, la zambomba gigante al final no está*. No sé si afortunada o desgraciadamente, porque a lo mejor hubiera dado la nota, como las gogós de Gandía. Y de eso se trata en esta “feria de las vanidades”. Doctores tiene el marketing.

Pero también perviven los principios de la vieja escuela, los que marcan que “el buen paño en el arca se vende”. Y no hay nada más vendible que un paisaje protegido no sólo de nombre, unos productos de la tierra bien elaborados, con variedad e innovación, y un patrimonio conservado y visitable. Así que no descuidemos el paño, no sea que nos fallen las aplicaciones de móviles por falta de cobertura transitando por las carreteras de la Sierra o del Señorío.

Esta misma semana, la Junta de Comunidades ha anunciado que apuntalará el monasterio de Bonaval para evitar que continúe su deterioro. Todos sabemos, hasta el bueno de García de Paz, allá donde se encuentre, que es muy tarde. Muchos creemos que la Administración ha mirado para otro lado, durante varias legislaturas, aunque tiene el mandato de velar por lo nuestro, lo de todos. Y lo nuestro, nuestro arte y nuestra historia, nuestro paño, es Bonaval. Y también el castillo de Galve, que el domingo pasado protagonizaba la lectura en El Hexágono; o el Alcázar de Guadalajara, cerrado y vallado hace años para evitar que los desprendimientos causen daños a los niños que juegan en esa calle.

Monasterio de Bonaval. Foto: elheraldodelhenares.es

Monasterio de Bonaval. Foto: elheraldodelhenares.es

Ha faltado audacia e iniciativa para investigar sobre la propiedad de Bonaval, para expropiar o para actuar por las buenas, de oficio. O cualquier fórmula imaginativa que hubiera impedido que la ruina avanzara de este modo. Imaginación solo la he visto en el vídeo de los hijos y vecinos para pedir que no se olvidara este templo. Este sábado volverán a reivindicar los vecinos su arreglo con una jornada, que recordará también al profesor García de Paz. Mucho marketing en Retiendas.

Bonaval es uno de los tres monasterios cistercienses de nuestra provincia, y el que peor suerte ha corrido. Y lo digo a sabiendas de que el de Óvila, cerca de Trillo, fue expoliado piedra a piedra por William R. Hearst en vísperas de la segunda república. La historia y el retrato de este megalómano fue magistralmente escrita por Manu Leguineche, para quien hoy tengo un emocionado recuerdo.

La sala capitular de Óvila, reconstruida en California. // Foto: sacredstones.org

La sala capitular de Óvila, reconstruida en California. // Foto: sacredstones.org

Al menos la sala capitular de Óvila ha sido reconstruida por los monjes de un monasterio de Viña, en California. Aquellos benedictinos sí que han aplicado el marketing para captar fondos en un país donde no hay ayuda estatal para estos menesteres, y menos para la Iglesia. Viendo la suerte que ha corrido Bonaval, a veces pienso que mejor destino es el de las piedras de Óvila, a pesar de que sufrieron el expolio, el saqueo, el abandono y hasta un incendio en el parque de San Francisco donde se abandonaron durante años.

El tercero de los monasterios cistercienses, ya saben, el de Monsalud, sufrió el deterioro durante años, hasta que fue adecentado con una ayuda del 1 por ciento cultural. Lo visité hace unas semanas, por fuera, ya que está cerrado a cal y canto por los recortes. Me impresionó la grandiosidad que se percibía en los muros y los arcos que quedan en pie, convenientemente consolidados. Me temo que incluso una actuación similar llegaría tarde para Bonaval.

El balance de la huella del Císter es demoledor: uno cerrado, otro expoliado, y el tercero casi apuntalado. Eso es lo que tenemos. Nos gusta acudir a Fitur a presumir de lo que ni siquiera sabemos cuidar, y que tal vez terminemos vendiendo, como el castillo de Maqueda. Si no protegemos nuestra historia y nuestro arte, perderemos nuestras señas de identidad, más allá del marketing. Y entonces dará igual que nos pinten a todos de caballeros andantes, como hizo Barreda, o de caballeros con la mano en el pecho, como me temo que va a hacer Cospedal. Porque lo nuestro, lo que nos identificaba realmente, ya murió, No pasa nada. Podemos hacer una zambomba más gorda todavía.

—-

* Después de varios días de feria, la zambomba gigante estuvo en Fitur este sábado.

Anuncios

6 pensamientos en “Tarde, mal y zumba

  1. Qué se puede esperar de esta casta política de irresponsables que no han tenido empacho alguno en defenestrar el Plan del Románico de Guadalajara.
    Qué se puede esperar de esta casta política de irresponsables que declaran a bombo y platillo el otorgamiento del título de BIC a un monumento y los mismos que le otorgan ese título dejan que se esté cayendo sillar a sillar, incluso el sillar con el nombre de quien lo levantó.
    No se puede esperar nada, solamente incultura e imposturas.

    • Sí, Carlos. Lo dicho sería aplicable, con todos los motivos, a la iglesia de Villaescusa de Palositos. Gracias por recordarla en estos momentos, y por la gran labor que hace desde hace años esa asociación.

  2. Irán los Técnicos a Retiendas mañana lunes, para apuntalar el Monasterio de Santa Maria de Bonaval como han prometido desde FITUR ?????. Y para cuando los operarios para reforzar, asegurar, afianzar, consolidar, sostener, este edificio que es Patrimonio Cultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s