Estímulo-Respuesta

Zazo controla el cuero en uno de los lances del partido. Foto: Guadaque (Óscar de Marcos)

Zazo controla el cuero en uno de los lances del partido. Foto: Guadaque (Óscar de Marcos).

Cuando parece que el Depor empieza a remontar el vuelo, una fuerte turbulencia impide que los morados mantengan la altitud adecuada. En esta ocasión, las rachas de aire procedían del sur de la península y llegaron cuando el conjunto alcarreño surcaba zonas tranquilas, alejadas de cambios de presión, en territorio amigo. Al final, un último golpe de viento, cuando los deportivistas tomaban tierra, impidió que el Depor tuviese un aterrizaje exitoso. En Algeciras conocen bien de lo que hablo. Los albirrojos arrancaron un punto del Pedro Escartín en la última jugada del duelo. Ver para creer.

La suerte había acudido al rescate de los alcarreños en los dos últimos duelos ante el Cádiz y el filial del Córdoba. Sin embargo, ayer la fortuna le fue adversa, si quieren considerar el gol de Parada de ésta forma. En el fútbol, la suerte es un factor determinante, pero la suerte hay que buscarla y hay que poner todo de nuestra parte para que esté de nuestro lado. Igual que en las dos jornadas precedentes, el Depor dispuso de dos penaltis en los minutos finales y se llevó la victoria con sendos tantos de Javi López. En ésta, padeció un gol en el descuento con un tiro desde la frontal. Ambas situaciones son las consecuencias de un sinfín de factores, no solo de la suerte.

En los dos primeros casos, los de Pérez Salvachúa buscaban con ahínco la victoria. Rondaban el área de sus rivales e, incluso en El Carpio (Córdoba), ya habían sufrido otra posible pena máxima poco antes sin que el colegiado hiciese sonar su silbato. Por tanto, ante el Cádiz y el Córdoba B, la fortuna sonrió al Deportivo. Estímulo-Respuesta.

En el segundo caso, los morados tenían prácticamente asegurada la victoria, después de que Quique les adelantara a falta de dos minutos para el final del partido. Los tres puntos estaban en la mochila. No había tiempo para más y menos ante un Algeciras que apenas había inquietado a Álvaro Campos. Sin embargo, una gran jugada de Ándujar por la banda, parecida a la del primer gol algecirista, unido a la debilidad de la zaga morada, dio como resultado un disparo en la frontal. Parada empataba justo antes de que el árbitro señalara el final del duelo. Por tanto, ante el Algeciras, el infortunio se cebó con el Depor. Estímulo-Respuesta.

Quique celebra su tanto en el minuto 88. Foto: Guadaque (Óscar de Marcos).

Quique celebra su tanto en el minuto 88. Foto: Guadaque (Óscar de Marcos).

Un equipo que aspira a colarse entre los cuatro primeros de la clasificación no puede permitirse el lujo de perder puntos de esta manera. La irregularidad defensiva está lastrando el progreso deportivista. Y es que, a pesar de que la semana pasada una web introdujo a Espín en el once ideal de la jornada, la zaga morada está siendo el punto débil de equipo. Ni siquiera ya hablo de errores puntuales, que pueden ser más o menos graves y que pueden no suponer goles en contra, sino de la inseguridad que generan esos errores puntuales al resto del equipo. El gol de Parada nunca debió de subir al marcador, porque la defensa tuvo que parar ese envite de raíz. No en vano, la jugada demostró la falta de contundencia de la línea defensiva alcarreña.

Copa Federación

Volviendo al relativo tema de la fortuna, los bombos de la Federación de Fútbol volvieron a emparejar al Depor con un rival duro en la primera fase de la Copa del Rey. El Cartagena eliminó a los morados hace ya algunos meses y los de Pérez Salvachúa no tenían más remedio que irse hasta Tenerife para disputar la primera ronda de la Copa Federación. Un torneo diseñado para distraer a los clubes que no han conseguido clasificarse para jugar la Copa del Rey ante rivales de entidad. La única gracia de la competición, los 90.000 euros con los que la institución organizadora premia al club vencedor. Y es que, hasta la gracia de los sorteos se la han quitado, puesto que los emparejamientos se realizan por el rival que más cerca pille.

Superado el Tenerife B, el miércoles pasado, el Deportivo se deshizo en octavos de final del Atlético de Pinto, un equipo de la Tercera División madrileña. Eso sí, lo hizo a la remanguillé de chiripa. No en vano, los morados cayeron por la mínima en la ida, con gol de Privat, ex del Marchamalo, y en la vuelta en el Pedro Escartín sudaron para dar la vuelta al marcador. Curioso si se tiene en cuenta que dispusieron de tres penaltis, solo Rubén Arroyo fue capaz de convertir en la prórroga. La buena noticia es que, sin grandes alardes, el Depor continúa en la competición. La mala, que los alcarreños no deben distraerse de su principal objetivo, la Liga.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.