Tan lejos, tan cerca

En la imagen, la nueva app para informar de pequeños deterioros en las calles lanzada por el Ayuntamiento.

En la imagen, la nueva app para informar de pequeños deterioros en las calles lanzada por el Ayuntamiento.

Por Abraham Sanz

La ‘Ciber-Administración’ llama cada vez con más insistencia a la puerta del ciudadano. La facilidad con la que se pueden crear nuevos canales de comunicación –demasiadas veces unidireccional, es decir, del vecino al gobernante sin mediar respuesta de éste último- gracias la red de redes y a los teléfonos inteligentes es totalmente abrumadora, aunque en muchas ocasiones no se empleen en las cuestiones primordiales que más preocupan al ciudadano en su día a día.

Ahora, el Ayuntamiento capitalino parece haber descubierto este abanico de posibilidades que surgen alrededor de los ‘Smartphone’ creando nuevas aplicaciones, en teoría, con la voluntad de acercarse a la ciudadanía, aunque cuando se plantean serios problemas que generan malestar entre la ciudadanía, la callada por respuesta es la que está dedicándose a dar este Gobierno durante el mandato. O incluso, la oposición fue testigo –una vez más- de esas exiguas respuestas que suelen dar sus dirigentes cuando les molesta tener que informar sobre cuestiones tan espinosas como la fatal remodelación del transporte público urbano practicada. Sobrarían caracteres en un tuit del edil responsable, para indignación de los usuarios que aún esperan soluciones que, al parecer no llegarán nunca.

Al albor de esta remodelación, el Consistorio capitalino lanzó una de sus primeras app para móvil con el que detallar las rutas, los tiempos de espera y demás información sobre el recorrido del autobús urbano; la pena es que cada vez sean menos los interesados en conocer la misma debido al dramático descenso de usuarios que está experimentando este servicio desde que se introdujeron los cambios que, incluso, han causado críticas por la calidad de los nuevos vehículos incorporados a la flota: ni eso les perdona ya la ciudadanía.

No obstante, el fondo de la aplicación redunda en un tono positivo que busca tratar de acercar un servicio denostado por canales que los ciudadanos emplean a diario y muchas ocasiones, en demasía, como son los dispositivos móviles. En la misma línea camina la nueva app que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Guadalajara en las últimas fechas, aunque genera ciertas dudas sobre su utilidad y su efectividad. Se trata de la aplicación bautizada ‘Haciendo ciudad’ que en Play Store o en Itunes se puede descargar y con la que informar al Ayuntamiento de esos pequeños desperfectos que sufren las calles que, no sólo afean la apariencia de nuestra ciudad, sino que, en muchas ocasiones, generan problemas de movilidad para nuestros convecinos.

A primera vista suena bien. E incluso puedo enviar una foto para que los técnicos municipales se cercioren de que mi queja es cierta. Sin embargo, ¿qué certeza me queda de que esta incidencia quedará resuelta? ¿Servirá sólo para informar de la existencia de barreras arquitectónicas o baldosas rotas que impiden la movilidad o habrá actuaciones inmediatas? Sí, sé que existe un Plan de Obras Menores, plan que por otra parte ha visto como se ha reducido su partida en los últimos años, cuándo estas pequeñas obras son el pan de cada día de una ciudad que quiere ser cómoda y útil para sus ciudadanos. Aún es pronto, de todos modos, para sacar conclusiones puesto que esta nueva aplicación apenas si lleva una semana colgada en la red y es pronto, sin duda, para comprobar su efectividad.

Sin duda, mi deseo es que este canal se convierta en un punto de conexión vivo entre ciudadano y administración, que cuente con un feedback dentro de unos márgenes de constancia y que las denuncias hechas por ciudadanos, vean que tienen una respuesta. Pero sobre todo, que estas aplicaciones no sean sólo dos puntos dentro del océano de internet del Ayuntamiento capitalino y que, por fin, se siga avanzando aún más en el camino a lograr que el Consistorio sea un elemento dinámico en la red, que genere cada vez más opciones al usuario y evite inútiles desplazamientos. Una tramitación on-line de tributos, tasas u otras licencias, sería un paso de gigante para Guadalajara que vería como la tediosa burocracia aleja a la ciudadanía de optar a programas, ayudas, becas u otras cuestiones que sí se dibuja bien sobre una página web, animará a muchos más a bucear por el mundo de la Administración Local.

La e-administración es el objetivo y, parece que en el proceso se halla el Ayuntamiento de Guadalajara. Ahora sólo es necesario que sepa gestionar el imponente feedback que generan las app y redes sociales, actuando con inmediatez y cercanía.

Inercia

Toledo fue el autor del gol morado. Foto:

Toledo fue el autor del gol morado. Foto: Antonio Vázquez.

Por Ana G. Hernández

Según la RAE en mecánica la inercia es la propiedad de los cuerpos de no modificar su estado de reposo o movimiento si no es por la acción de una fuerza. Dicho de otra forma, inercia es rutina, el cuerpo es el Deportivo Guadalajara, su estado de reposo o movimiento es ganar y, quizá, la posible acción de una fuerza es la defensa morada. Es decir, la rutina para el Depor es ganar si no es por la acción de su propia zaga. Y es que, las opciones de la mayoría de equipos que se enfrentan a los alcarreños pasan porque los defensores deportivistas cometan errores y, en caso de que los comentan, ser capaces de acertar en la diana.

El sábado en El Palmar volvió a suceder lo mismo. Los de Salvachúa vencieron al Atlético Sanluqueño agrandando su idilio con la victoria. Ésta vez Phillip Toledo se enfundó los guantes de Robin para ayudar a un Batman incapaz de golpear con eficacia al enemigo. Muy raro que el pichichi del Grupo IV de Segunda B falle tres ocasiones seguidas, pero los días que sucede, Gotham City cuenta el efectivo compañero del superhéroe para echarle una mano.

Además de demostrar que Quique no es el único que da puntos importantes al equipo, el Depor sumó su tercera victoria consecutiva y su séptima jornada sin conocer la derrota. Si a eso se le añade los pinchazos del Cádiz en Lorca (3-0) y del Cartagena ante el filial del Almería (2-2), se puede hablar de semana redonda. No en vano, los de Pérez Salvachúa recuperaron la cuarta plaza de la clasificación después de 15 jornadas vagando por los puestos que no dan acceso al play-off de ascenso a la Liga Adelante. Una inyección de moral después de que el Juzgado Central Nº 3 denegara las medidas cautelares al Depor por el descenso administrativo y de la inhabilitación del consejo de administración del Alcorcón por parte de la Liga Profesional del Fútbol. Y es que, las resoluciones de ambos casos son cada vez más divergentes.

La otra buena noticia de la semana fue la victoria en la ida de los cuartos de final de la Copa Federación. Un 1-2, con golazo espectacular del canterano Pérez, que sirve para tener billete y medio para las semifinales en donde, con toda probabilidad, le tocará vérselas con el Novelda del Grupo VI de Tercera División por eso de la cercanía. Pero antes, el Depor tendrá que hacer bueno el resultado cosechado en Zaragoza y no dar opciones al filial maño, que, recordemos, ejerce con mano dura su liderato por tierras aragonesas.

Muiña atacando sobre Molina en el partido de Copa del Rey. Foto: Jesús Fraile.

Muiña atacando sobre Molina en el partido de Copa del Rey. Foto: Jesús Fraile.

Fuerza mental

Antes de pasar por el dentista, como diría el entrenador del Levante, Joaquín Caparrós, el BM Guadalajara tiene un colchón de tres puntos sobre el Helvetia Anaitasuna y el Reale Ademar León, sexto y séptimo, respectivamente. Lo que significa que perder este miércoles en el Palau Blaugrana no significaría perder la quinta plaza de la clasificación. Y es que el sábado en el David Santamaría, el equipo de Garralda refrendó su posición en la tabla venciendo a uno de los conjuntos más en forma de la Asobal, el BM Huesca, a pesar de las bajas, a pesar de las dudas, de la presión, del maltrecho físico y de esa última jugada que parecía que les devolvería a los fantasmas de la primera vuelta.

Pero no, ayer se ganó, sufriendo mucho, pero realizando uno de los mejores partidos de la presente campaña. No en vano, el triunfo ante el Huesca es de esos que reafirma la fuerza mental del equipo. Probablemente en la primera vuelta, este partido se hubiera empatado o incluso perdido en los minutos finales, pero el sábado el BM Guadalajara demostró que se ha hecho mayor y que está en plenitud para encarar cualquier reto a pesar de las circunstancias.

Una mota de polvo en el Cosmos

La Tierra y la Luna vistas desde Marte por el Curiosity. // Foto: NASA/JPL/MSSS/TAMU

La Tierra y la Luna vistas desde Marte por el Curiosity. // Foto: NASA/JPL/MSSS/TAMU

*Por Rafael Bachiller

Esta instantánea de la Tierra vista desde Marte ha sido obtenida por el robot Curiosity hace tan sólo unos días. Vista desde el planeta rojo, la Luna apenas se distingue a simple vista, pero nuestro planeta aparece como una ‘estrella’ modesta que es visible después del atardecer marciano. Desde los 160 millones de kilómetros de distancia a que se encuentra ahora Marte, la Tierra parece una pequeña mota de polvo flotante en el firmamento. En esa mota estamos los 7.000 millones de humanos con nuestra cultura, nuestras construcciones, nuestros logros tecnológicos y, también, con todas nuestras miserias cotidianas. Supongo que, ante esta imagen, Curiosity se sentiría nostálgico de su hogar, la Tierra, y soltaría alguna lagrimita metálica. Pero si Curiosity se encontrase con un camarada marciano, ¿cómo le explicaría qué son nuestras fronteras, la desigual repartición de la riqueza entre los terrícolas, la barbarie de las guerras, los conflictos en Oriente Medio, en Ucrania o en Bosnia, las pateras, los desahucios, los privilegios de la banca en nuestras crisis económicas?

Curiosity llegó a Marte después de un viaje de más de ocho meses desde la Tierra. “Amartizó” el 6 de agosto de 2012 ayudado por un paracaídas y una grúa con retrocohetes. Va cargado con 17 cámaras y toda una variedad de instrumentos científicos para explorar todo lo que vea en nuestro planeta hermano. En el año y medio que lleva en Marte ya ha recorrido cerca de dos kilómetros, ha horadado el terreno, y nos ha enviado numerosísimas fotografías con un detalle sobrecogedor. Es como si caminásemos con él explorando cada roca, las laderas de los cráteres, las peligrosas dunas de arena. El próximo octubre, miraremos con él, desde primerísima fila, el paso del cometa ‘Siding Spring’ a través del cielo marciano. Pero su principal misión es investigar la capacidad (pasada presente y futura) del planeta rojo para albergar vida. Y es que, hasta ahora, la vida parece restringida a la Tierra, es ello lo que hace a nuestro planeta verdaderamente único… por el momento.

Autorretrato de Curiosity en Marte. // Foto: NASA/JPL

Autorretrato de Curiosity en Marte. // Foto: NASA/JPL

Como los grandes telescopios y otros instrumentos científicos, el Curiosity es una muestra más, no sólo de las habilidades tecnológicas del homo sapiens, sino del empeño puesto por él en conocer y explorar el Universo. Aunque su construcción haya sido realizada por Estados Unidos, no se puede olvidar la contribución de otros países. En España estamos particularmente orgullosos de haber desarrollado parte de su tecnología, concretamente su estación meteorológica, que fue desarrollada en el Centro de Astrobiología (INTA-CSIC) en Torrejón de Ardoz. En el Curiosity se resume, por una parte, el conocimiento tecnológico que los humanos hemos desarrollado a lo largo de la nuestra civilización y, además, todo el anhelo del hombre por ir más lejos, por investigar nuestro lugar en el Cosmos. La experiencia del Curiosity será muy útil para preparar el viaje de los hombres a Marte en un futuro no demasiado lejano.

¿Cómo aparecieron los planetas, las estrellas y las galaxias? ¿y la vida? ¿De dónde venimos y adónde vamos? Todos tenemos derecho a reflexionar sobre estas cuestiones y todos podemos sentirnos parte de este Cosmos complejo y antiguo. Todos podemos adoptar, al menos de vez en cuando, esta perspectiva cósmica para ser conscientes de que nuestro cerebro es el medio que tiene el Cosmos para reflexionar sobre sí mismo y tratar de comprenderse. Pero ¿cómo volver los ojos hacia estas cuestiones? Aunque los medios de comunicación estén inundados por los detalles minúsculos de la cotidianeidad, recuerde que algunos de estos medios poseen su sección de Ciencia y déjese asombrar por los numerosos descubrimientos que se realizan a diario. Recuerde en resumidas cuentas que, tal y como dijo el escritor y editor Steward Brand, ‘la Ciencia es la única noticia’.

Ponga algo más de Astronomía en su vida. Es cierto que la Astronomía es una ciencia muy práctica que nos ayuda a organizar nuestras sociedades midiendo el tiempo y estableciendo el calendario, y que la tenemos presente a menudo. Pero no es menos cierto que la Astronomía nos invita a levantar nuestros ojos sobre la cotidianeidad, induciéndonos así a filosofar sobre nuestro origen y nuestro devenir. Además, siempre está el cielo nocturno al alcance de nuestra vista. Particularmente en Guadalajara, con sus espléndidos cielos, desde este rinconcito de esta pequeña mota de polvo en el Cosmos, déjese reconfortar alzando la mirada hacia la bóveda celeste, reconociendo los planetas y las constelaciones, admirando así nuestra bella e inmensa catedral cósmica inundada de maravillas.

R. Bachiller. // Foto: S. Enríquez

R. Bachiller. // Foto: S. Enríquez

*Rafael Bachiller es un astrónomo de amplio prestigio internacional. Doctor en Físicas por las universidades Joseph Fourier de Grenoble y Complutense de Madrid, es especialista en formación estelar y en nebulosas planetarias, temas sobre los que ha publicado unos 250 artículos que han recibido millares de citas en la literatura especializada. Además es autor o editor de media docena de libros. Entre sus logros científicos destaca el descubrimiento de algunas de las protoestrellas más jóvenes y la localización y caracterización de gas molecular en nebulosas planetarias. Participa o ha participado en diversos proyectos de desarrollo de grandes instalaciones astronómicas, como el Observatorio de Yebes (Guadalajara), los Observatorios del IRAM (en Pico Veleta y en los Alpes), el telescopio espacial Herschel, el ALMA (en Atacama, Chile) o el radiotelescopio gigante SKA. Es director del Observatorio Astronómico Nacional (IGN) y académico la Real Academia de Doctores de España.

Rafael Bachiller lleva más de 25 años residiendo en Guadalajara. Es patrono y asesor científico de la Fundación Siglo Futuro. Recientemente fue galardonado con el Premio a la Excelencia Científica otorgado por la Junta de Castilla-La Mancha.

Bilingües no, lo siguiente

Marín_excelente_bilingüe

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, durante la presentación de los nuevos programas educativos. // Foto: casillalamancha.es

Por Concha Balenzategui

La Consejería de Educación de Castilla-La Mancha ha proyectando dos ambiciosos planes que, unidos a la aplicación de la LOMCE desde el curso que viene, van a transformar profundamente el escenario en la enseñanza de Castilla-La Mancha. La Ley Wert se traducirá en que los alumnos de Primero, Tercero y Quinto de Primaria tendrán una hora más de Matemáticas a la semana, otra de Inglés y otra de comprensión lectora. Eso al menos es lo que ha anunciado el consejero a partir de septiembre, sin avanzar si se aplicarán otros aspectos de la polémica normativa.

En cuanto a los programas confeccionados en Toledo, “Abriendo caminos” y el Plan Integral de Plurilingüismo, el primero de ellos ha comenzado a aplicarse este mes en alumnos de Primaria, en este caso de Segundo, Cuarto y Sexto. Ya hubo una primera entrega el verano pasado con alumnos de Secundaria, consistente en clases para ayudar a los estudiantes suspendidos en varias asignaturas a superarlas en septiembre de forma que pudieran acabaran la ESO. Ahora se trata de reforzar los contenidos de Matemáticas y Lengua a los chavales con más dificultades.

No he oído, como sí hubo el verano pasado, oposición alguna de los centros, por lo que supongo que esta vez las cosas se han hecho de forma más organizada, y contando con los colegios. Vaya por delante que tanto las clases de verano como las de ahora me parecen una buena idea y una ayuda para los alumnos, además gratuitas.

Pero me parece poco. Las sesiones de ahora se imparten durante tres horas a la semana, fuera del horario lectivo, y con un profesor por centro. Hay un total de 293 maestros, sacados de la bolsa de interinos, y los beneficiados serán más de 7.500 alumnos, según el consejero de Educación, Marcial Marín. Con una cuenta rápida, entiendo que son 25 alumnos los atendidos por cada profesor. Otro dato es que este programa dura tres meses, de febrero a mayo.

Sé que para muchos padres será un alivio contar con esa especie de profesor gratuito, semiparticular (no lo es, si tiene 25 alumnos) que ayude a hacer los deberes y a estudiar a los niños más rezagados. Pero es un contrasentido en la política educativa de la Junta, que empezó por recortar profesores de apoyo, despidiendo precisamente a cientos de interinos. Ahora se anuncia este programa de “excelencia” con el propósito de combatir el fracaso escolar. Digo yo que sería mucho más provechoso tener maestros suficientes para poder desdoblar grupos en determinadas asignaturas, o atender, con dos maestros en el aula, a los escolares con distintos ritmos de aprendizaje, como se venía haciendo en los años anteriores a los recortes. Y además, en todos los cursos, durante todo el curso, coordinados con el tutor, y en el propio horario lectivo.

De todas formas, el tema que me plantea más dudas, muchas y serias, es ese “Plan de Plurilingüismo” presentado esta semana, y cuyo decreto se publicó en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha el 27 de enero. Les recomiendo leerlo, yo lo he hecho, y les advierto de que no invertirán mucho tiempo, porque tiene cuatro páginas. Comprenderán ustedes que el grado de concreción es escaso, las lagunas por desarrollar posteriormente muchas, y las dudas de cara a su implantación, pues más todavía.

El objetivo declarado es que en el año 2018 todos los colegios públicos y concertados de la región tengan una sección bilingüe, según ha anunciado Marín. La idea es fantástica y el propósito loable; en eso creo que estamos todos de acuerdo, porque quien más y quien menos está convencido de la necesidad de dominar la lengua de Shakespeare en un mundo globalizado y competitivo.

Marcial Marín, en la rueda de prensa de presentación de los planes, el pasado martes. // Foto: www.castillalamancha.es

Marcial Marín, en la rueda de prensa de presentación de los planes, el pasado martes. // Foto: castillalamancha.es

Pero de nuevo encontramos un contrasentido entre esta nueva bandera bilingüista que enarbola la Consejería, y las medidas que ha llevado a cabo hasta ahora en la materia. Por ejemplo, la decisión adoptada en mayo de 2013 de eliminar los auxiliares de conversación en toda Castilla-La Mancha para este curso. O la de interrumpir el convenio que varios centros públicos en la comunidad -el Colegio Ocejón en nuestra provincia- tenían con el Ministerio de Educación y el British Council, en una experiencia ya contrastada durante más de 15 años, eficaz, y que se quedó de la noche a la mañana sin recursos por decisión de Cospedal.

Sé que circula una encuesta según la que un 75 por ciento del profesorado se muestra contrario al plan. Y les invito también a leerla, dado que, independientemente del rigor científico que se quiera dar a la muestra, es bueno conocer los argumentos de quienes se tienen que ver cada día con los chavales en las aulas. Pero no voy a centrarme en los temores de los profesores, que ya tienen a los sindicatos para hacer oír su voz, ni en sus reivindicaciones de carácter laboral, por mucho que algunas me parezcan de justicia.

Hablo desde el punto de vista de los padres, y pensando en los alumnos (no digo que los maestros o la Consejería no piensen también en ellos, por supuesto). Y se me plantean muchas dudas: ¿Habrá suficientes profesores capacitados para impartir las clases al ritmo que plantea este plan? Calculan en la Consejería que se necesitarán 6.000 docentes con perfil lingüístico, y que, de ellos, 2.500 ya lo tienen. ¿Dará tiempo a formar a los otros 3.500? Sé que la Consejería ha anunciado que se impartirán clases y se habilitarán acciones de formación para los profesores en activo, pero ¿quién formará a los interinos y a las futuras incorporaciones que se necesitarán?

Se promete la colaboración de la Escuelas Oficiales de Idiomas pero, ¿será bastante, con la actual saturación que tienen estos centros, para formar y, sobre todo, examinar a los docentes? ¿Será suficiente con el Nivel B2 para transmitir los conocimientos en otra lengua a los escolares? ¿Qué pasará con los alumnos con necesidades especiales? ¿Y con los que se incorporen a un colegio bilingüe venidos de otra comunidad, país o centro no bilingüe?¿Qué nivel de inglés tendrán que adquirir los inspectores de Educación para velar por que todo funcione correctamente? ¿Quién decidirá en el centro si implanta la sección bilingüe? ¿Será el director, el Claustro o el Consejo Escolar? ¿No hubiera sido mejor empezar con un programa piloto en unos pocos centros?

No les aburro más. Sé que las preguntas, estas y otras, están en el aire, y las respuestas no están en el Decreto. Confío en que sí las tengan los técnicos o los políticos de la Consejería, que todo esté bien atado antes de sumir a los escolares en esta travesía. Y que cuenten con los medios para implantar un bilingüismo de calidad, como el que había en el Ocejón, que garantice la igualdad de oportunidades. De lo contrario, digo yo que hubieran planteado un plan con estos estupendos propósitos en un plazo más largo.

Pero de momento, todo huele a populista y electoral, a pretencioso e improvisado. “Bilingües no, lo siguiente”, parece decir el consejero: “Plurilingües”. “Al 100 por cien”, asegura. Menudo toro para Marcial.

Rumbo a una ciudad amable con los animales

DSC00084 (1)Por Yago López

Vaya por delante, antes de analizar con profundidad el asunto, mi más sincera enhorabuena a la concejala de Parques, Zonas Verdes y Zoo Municipal del Ayuntamiento de Guadalajara, Ana María Manzano, por haber logrado que se apruebe por unanimidad la nueva Ordenanza Reguladora de la Tenencia y Protección de Animales en la ciudad. Espero que el consenso que se ha producido en esta ocasión, y al que tan poco acostumbrados nos tienen en esta corporación, se deba al buen hacer de la edil y no al desinterés que pueda suscitar el asunto entre la oposición.

Al parecer, y afortunadamente, todo apunta a que ha sido por la primera causa, puesto que desde los dos partidos de la oposición han felicitado a Manzano por su carácter dialogante y por haber tenido en cuenta sus aportaciones a la hora de elaborar el texto de la nueva ordenanza. Un marco normativo con el se renueva el hasta ahora vigente, que databa del año 2000, y  que pretende dar respuesta a la nueva realidad en materia de animales domésticos de la ciudad.

No obstante, el censo de perros y gatos se ha incrementado exponencialmente en los últimos 14 años. Mientras que los primeros han pasado de menos de 2.000 a 4.471 en la actualidad, el número de gatos ha aumentado también de 565 a 86. Un repunte significativo al que hay que sumar a los animales domésticos que no han sido inscritos por sus propietarios en el censo municipal, a pesar de ser éste un requisito obligatorio.

La nueva ordenanza cuenta con doce capítulos donde se recogen diversos aspectos, que van desde las normas que deben seguir los propietarios de mascotas tanto en sus viviendas como en la vía pública hasta la normativa sanitaria al respecto, pasando por la regulación de los centros de animales y del resto de establecimientos en relación a la presencia de animales en sus instalaciones, así como, obviamente, las sanciones por incumplimiento de las obligaciones recogidas en el texto.

Entre las nuevas aportaciones, cabe destacar la inclusión del control de las perturbaciones por los ruidos ocasionados por los animales, de modo que estarán prohibidos de 24 a 8 horas. Por otra parte, los animales no podrán permanecer durante más de dos días solos en los domicilios. Además, y aunque ya se incluía la recomendación en la anterior ordenanza, los establecimientos de la ciudad deberán indicar de manera clara si admiten o no la entrada de animales, para lo que tienen absoluta libertad de elección, excepto, evidentemente, en el caso de los perros lazarillo, cuyo acceso debe ser permitido de manera obligatoria, salvo contadas excepciones.

Pero si hay algún elemento realmente novedoso en la nueva ordenanza éste es, sin lugar a dudas, el punto que recoge la posibilidad de que los perros no peligrosos puedan soltarse de once a ocho y media en verano y de ocho de la tarde a ocho y media de la mañana en invierno. Sin embargo, este punto es algo ambiguo y según el Ayuntamiento debe concretarse más adelante.

Aunque toda normativa aperturista siempre es bienvenida, y ésta a pesar de que en mi opinión personal, como propietario de perro y amante de los animales, sigue siendo excesivamente restrictiva, lo verdaderamente importante en la concienciación social al respecto. Por muchas multas que se pongan el problema de los excrementos caninos no se solucionará sino es con educación. Y en este sentido, la labor educativa debe dirigirse en los dos sentidos. Es necesario desarrollar entre los ciudadanos el sentimiento de empatía entre los propietarios de los perros y aquellos a los que no les gustan para establecer unos marcos justos de convivencia.

Es cierto que esta nueva ordenanza, en bastante mayor medida que su predecesora, vela por preservar los derechos del animal, pero, sobre todo, está dirigida a evitar que se moleste a quien decide no tener mascota. Considero que no se trata tanto de separar a uno y otro colectivo sino de buscar espacios de respeto y convivencia sanos. No estoy diciendo que alguien a quien le den miedo los perros deba verse obligado a subir con uno en un ascensor pero no por que existan personas con miedo a los perros se debe impedir que estos puedan ir sueltos en algunos puntos concretos si están bien adiestrados.

Particularmente tengo muchas dificultades para llevar a cabo actividades de ocio con mi perra porque cada vez son menos los lugares donde se permite su presencia. En este punto, estamos a años luz de la mayoría de países europeos, aunque, bien es cierto, que a través de iniciativas puntuales se van poniendo en marcha proyectos que nos dejan un espacio interesante a aquellos que no queremos limitarnos a sacar un par de veces al perro a hacer sus necesidades, sino que queremos disfrutar junto a nuestro amigo. Aquí os dejo una web que si tenéis perro os puede ayudar mucho a disfrutar de él, aunque en Guadalajara, por el momento, no encontraréis muchas opciones.

Gran culpa de esta falta de empatía del resto de la ciudadanía la tienen en algunos casos los propios dueños de los perros que con su falta de respeto y de comprensión hacia aquellos a los que no les gustan los animales o incluso les tienen miedo generan un rechazo que luego pagamos todos. Hay mucho trabajo que hacer en los dos sentidos para encontrar un verdadero entendimiento y hacer de Guadalajara una ciudad amable con los animales.

La Galia molinesa

Por Marta Perruca

Las aventuras de Astérix arrancaban siempre con esta introducción. // Foto: www.pasapues.com

Las aventuras de Astérix arrancaban siempre con esta introducción. // Foto: http://www.pasapues.com

“Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda la Galia está ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor…”

Recuerdo que solía imaginarme mi pueblo como la invencible aldea que los cómics de Astérix localizaban, no sin cierta ironía, en el mismo lugar donde Julio César llegó, vio y venció. Un reducto con su propia idiosincrasia, que resiste contra viento y marea, quizá también en virtud de algún bebedizo mágico: una pócima ancestral que elabora un druida ermitaño en una gruta misteriosa.

En Molina de Aragón nada cambia, aunque todo sea diferente. La vida puede convertirte en una persona totalmente distinta a fuerza de tener que vivirla, pero allí siempre seré la hija del Recetas o la Perruca pequeña y  no existe nada más. No importa el tiempo que haya pasado desde la última vez que me prodigué por allí, porque el tiempo se paró en el reloj de la plaza y por mucho que nos empeñemos en cambiar, allí no podemos ser más que los mismos de siempre.

Quizá, más que contar con una poderosa pócima, estemos sometidos a un maleficio, que mantiene a esta comarca aislada y distante, encerrada entre los quicios de un viejo reloj que solo marca las horas para unos fantasmas que a veces vuelven para sentirse los mismos de siempre.

Esta mañana, como cada día, me asomaba al Foro Público de la Comarca de Molina de Aragón en Facebook, impulsado por un grupo de ciudadanos obstinados en darle cuerda a ese reloj que parece que en los últimos tiempos tenía la intención malévola de cambiar el sentido de sus agujas, y me ha llamado la atención una noticia publicada el pasado 10 de febrero en el Diario de Teruel.

Nuestros vecinos turolenses, junto con Cuenca y Soria, nos han tomado la delantera y podrán acceder a fondos europeos en virtud del artículo 174 del Tratado de Lisboa y debido a sus circunstancias especiales de envejecimiento de sus habitantes y despoblación y por ser un territorio de montaña.

El caso es que, si consideramos la provincia de Guadalajara en su conjunto, nos encontraríamos fuera de los requerimientos de la Unión Europea para optar a estas ayudas, pero si mirásemos través de la lupa que en los cómics de Astérix señalaban la aldea gala, en el mapa de la provincia podríamos distinguir esta particular comarca asolada por un maleficio que la mantiene aislada, apartada de la capital y con más de 80 núcleos de población dispersos, que en su conjunto no cuenta ni dos habitantes por kilómetro cuadrado. Es la Otra Guadalajara, muy distinta a la del Corredor del Henares, con unas circunstancias extremas y unas condiciones, ya lo mencionaba en otro artículo, inferiores a las de la Laponia, puesto que allí la población se ha concentrado en torno a los Fiordos, lo que facilita la prestación de los servicios básicos y aquí, cada vez más envejecida, se encuentra desperdigada en decenas de pueblos distantes que, además, se van contaminando de abandono.

Al leer este artículo, y aunque ha llovido bastante desde aquellos lejanos días en los que mataba las horas con las aventuras de los personajes de Goscinny y Uderzo, se me ha venido a la memoria aquellos tiempos en los que imaginaba Molina de Aragón como una comarca aislada con unas circunstancias particulares y excepcionales, que nada tiene que ver con el resto del territorio.

Hoy diría que si desplazamos un poco la lupa nos encontraríamos con otro lugar cuya idiosincrasia es distinta, pero su problemática, muy similar: me refiero a la Sierra Norte.

La Diputación de Guadalajara se interesó por el proyecto de "Serranía Celtibérica". // Foto: M.P.

La Diputación de Guadalajara se interesó por el proyecto de “Serranía Celtibérica”. // Foto: M.P.

Creo que no es casualidad que me haya acordado de las aventuras de mis cómics de la infancia porque, casualidades del destino, existe un proyecto que ha puesto su lupa en un territorio que también contemplaron los romanos. En Francia tenían a los galos y nosotros, a los celtíberos, y en su territorio histórico, que afecta a diez provincias y cinco comunidades autónomas (Castilla-La Mancha, Aragón, Castilla y León, La Rioja y Valencia) convergen precisamente estas circunstancias particulares y extremas.

El proyecto “Serranía Celtibérica”, ya lo decía en otro artículo, comenzó a fraguarse hace un lustro en el seno de la Universidad de Zaragoza de la mano de  28 investigadores capitaneados por el catedrático de Prehistoria, Francisco Burillo y su objetivo coincide con la iniciativa abordada por las provincias de Teruel, Cuenca y Soria: que la zona de influencia de la Celtiberia sea beneficiaria de los fondos de cohesión que la Unión Europea pone a disposición dentro del Marco Estratégico 2014-2020 y que el Tratado de Lisboa, en su artículo 174, prioriza para aquellos  territorios que sufran “desequilibrios merecedores de atención sobre la base de uno de los ejes del proceso de integración europea”. La intención última no es otra que estructurar una herramienta de desarrollo en torno a la Celtiberia que garantice el futuro de estas zonas deprimidas a partir de la implantación de una marca de calidad que sirva de trampolín a nivel nacional e internacional de todos los elementos potencialmente turísticos que se dan cita en esta zona, así como de sus productos agroalimentarios o artesanales.

Ya han comenzado las conversaciones con las administraciones regionales y provinciales de las zonas implicadas para configurar un consorcio que impulse la implantación de este proyecto, que no debe quedarse en una anécdota o en una mera declaración de intenciones. De hecho, la propia Diputación de Guadalajara mostró su interés por el mismo en el mes de octubre. Así que para concluir este artículo voy a echar mano de refranero, porque ya se sabe que la oportunidad la pintan calva y que como dice el refrán “cuando veas las barbas de tu vecino afeitar, pon las tuyas a remojar”, no sea que de nuevo veamos cómo el tren vuelve a pasar de largo.

Mucho ruido y menos luces

Uno de los actores de Ultramarinos de Lucas, entre el público de 'En la puñetera calle'. // Foto: Mausba Fotos (Amigos del Moderno).

Uno de los actores de Ultramarinos de Lucas, entre el público de ‘En la puñetera calle’. // Foto: Mausba Foto (Amigos del Moderno).

Por Rubén Madrid

Aunque no lo crean, el cierre del Teatro Moderno ha traído un puñado de buenas noticias. Entre ellas, la posibilidad que ha tenido el público alcarreño de disfrutar de una programación cultural de primer nivel hecha por artistas locales. Los gustos van por barrios, pero seguramente no se ha programado en los últimos dos años un ciclo con mejor relación entre calidad (sensacional) y precio (un donativo) que estos ‘En la puñetera calle’ de Amigos del Moderno. Y nos han permitido, imagino que a otros igual que a mí, descubrir a algunos artistas de los que, de otra forma, no habríamos tenido tan directa vivencia.

Nunca le estaremos suficientemente agradecidos a Marcial Marín. Sin olvidar por supuesto lo mucho que este cierre ha dejado por el camino, resulta irónico que la contribución más importante de la Consejería de Cultura en Guadalajara haya sido esta indirecta promoción de artistas locales y el encuentro en plena calle con su público.

Precisamente gracias a esta programación alternativa también hemos aprendido a querer mucho más la ciudad en que vivimos. Y todavía más a su corazón, el casco histórico. Un ejemplo: Amigos del Moderno programó una charla con el historiador Juan Pablo Calero en la que los más ignorantes fuimos ilustrados con la verdadera historia del Moderno. No es un teatro cualquiera. Es, en realidad, el teatro obrero de la ciudad, una parte sustancial -y no sólo testimonial- del Ateneo. Ambos fueron levantados por un grupo de trabajadores arriacenses, aunque el franquismo lo expropiase y la democracia no haya reparado más tarde esta injusticia.

Tampoco sin el absurdo cierre del Moderno se habría llevado a cabo en diciembre una estupenda visita guiada por la ciudad que, con el nombre de Ruta de las Eras, ilustró sobre el patrimonio perdido en el centro de la ciudad. El presidente de la Asociación de Guías de Guadalajara, Manuel Granado, se prestó desinteresadamente a pasear de solar en solar con una comitiva de curiosos a quienes nos descubrió los muchos palacetes, templos y edificios civiles perdidos. De paso, criticó algunos pegotes urbanísticos intolerables (imposible no citar el edificio negro en el Cívico) y alertó de que el desastre no se ha detenido: todavía hoy seguimos despreciando, arruinando, derribando, abandonando y desprotegiendo.

Resulta curiosa esta actitud cuando en otras ciudadades están precisamente adoptando un camino inverso, pendientes de ampliar la protección a edificios con solera como pueden ser cines antiguos, establecimientos singulares o mobiliario característico, caso de las entradas del Metro en París o, sin ir tan lejos, la protección de comercios singulares a la que se ha comprometido hace unos días el alcalde de Barcelona, Xavier Trías. En Guadalajara, en cambio, hemos visto en los últimos meses el derribo del mural de la Constitución de Bosch en plena calle Mayor o, a sólo unos pasos, la piqueta echando abajo el Cine Imperio para dejar sólo una polvareda de amianto y un reguero de buenos recuerdos.

No hay a día de hoy en nuestra ciudad ninguna normativa pública que obligue a detener la maquinaria en casos en que no exista catalogación que proteja específicamente el edificio. Ya sé que no es la primera vez que insistimos en este mensaje, pero una de las cosas más llamativas que dijo Granado en aquella visita fue que no sólo hacen falta enormes catedrales y edificios mastodónticos para hacer agradable el paseo por una ciudad. Que no son únicamente la Cisneriana y la Magistral las que convierten en una delicia perder los pasos por la vetusta Alcalá. Que cada casona cuenta. Que los solares restan. Que el mobiliario, que parece testigo impasible, multiplica o divide las sensaciones del turista al recorrer una ciudad.

Farola de diseño moderno junto a la concatedral de Santa María, en pleno Eje Cultural. // Foto: Facebook de Luculo Loureiro.

Farola de diseño moderno junto a la concatedral de Santa María, en pleno Eje Cultural. // Foto: Facebook de Luculo Loureiro.

¿Se puede hacer algo? Desde luego. El presidente de los guías provinciales se lamentaba de que el centro arriacense no goce de la declaración de conjunto histórico artístico, que podría evitar muchos de estos derrumbes: “Si fuese así, el Ayuntamiento podría restaurar cualquier edificio y pasarle luego la factura al propietario”. La Federación de Asociaciones Culturales recogió el guante y unos días después propuso esta figura de conservación en una reunión del Patronato de Cultura. El alcalde, Antonio Román, se limitó a contestar que tomaba nota. Nosotros desde aquí también tomamos nota de que ha tomado nota.

En aquella Ruta de las Eras insistió el guía en que las farolas de diseño moderno que han sustituido a las fernandinas en la calle Mayor eran una muestra visible de una decisión desacertada desde el punto de vista turístico, porque “también el mobiliario es importante, no sólo los monumentos, y en este caso es horroroso”.

Ha sido ahora el propio Granado, a quien aquel día escuché hablar con el criterio del que sabe y con la pasión del que ama a su ciudad, quien ha denunciado mediante una fotografía colgada en Facebook la recaída en este error con el despliegue de farolas junto a la concatedral de Santa María. El debate que ha suscitado resulta ilustrativo de que el asunto, que pudiera parecer menor, importa a los alcarreños y se expande en muchas direcciones.

Es indudable que esta chapuza tan obvia, que insiste en el error ya cometido con las farolas frente a la fachada barroca de San Nicolás, denota falta de sensibilidad, de criterio o de luces por parte de un Consistorio que, en cambio, no se ruboriza al nombrar con pomposidad como Eje Cultural a la remodelación de la antigua carretera de Barcelona.

Las decisiones culturales, turísticas y patrimoniales demandan generalmente menos ruido y más (y mejores) luces.

No hay que ser un licenciado para observar que la torre de la iglesia y la farola se darán literalmente de tortas ante la mirada de cualquier paseante que recorra el Eje Cultural. Cualquier turista recibirá el mensaje inequívoco al ver el cartel en este paseo acotado entre las modernísimas farolas: “Cripta de San Francisco a un kilómetro: cuenta atrás para despegar. Tres, dos, uno…”. Al Tenorio Mendocino, por cierto, le van que ni pintadas.

Estamos ansiosos por recibir una explicación sobre esta selección de tecnología punta para nuestro eje monumental de moda. Tal vez se eche la culpa al catálogo de modelos de la empresa adjudicataria, o se alegue que son los únicos formatos con bombillas de bajo consumo, o se aporte la incapacidad de asumir el sobrecoste que tendría para el proyecto colocar unas farolas isabelinas. O dicho a las claras: ¡A ver si alguien se ha creído que esto es Alcalá!

Segundas vidas

Por Abraham SanzDonante de organos webThumb,0

Parece un tema tabú o una cuestión de la que nadie quiere hablar, pero poco a poco se están logrando derribar esas murallas en aras a conseguir que muchos puedan alargar su vida un tiempo más que notable, gracias a la contribución de aquellos que se van para no volver. Estoy hablando de la donación de órganos que, afortunadamente está logrando importantes repuntes estadísticos durante los últimos años hasta lograr en 2013 alcanzar el récord en este ámbito en el Hospital Universitario de Guadalajara. Siete donaciones se registraron, una más que el máximo histórico que existía hasta el momento y que databa de 2011, lo que supone la existencia de una cada vez mayor concienciación entre la población que la donación otorga segundas oportunidades a muchas personas.

Por desgracia, las enfermedades de gravedad siempre tienen como fijación los órganos vitales de los seres humanos. E incluso se producen ataques cuando aún muchos se encuentran en su juventud o dentro de una madurez que aún les permite disfrutar de la vida y a los que, una patología de suma gravedad podría imposibilitarles y convertir sus años de vida, en un drama. La ciencia se empeña una y otra vez en revertir esta tendencia y gracias a esos avances, muchos tienen esa segunda vida que surge al convertirse en realidad todas aquellas pruebas de laboratorio. Sin embargo, en otras ocasiones los avances científicos no pueden caminar solos, necesitan de la generosidad de quienes se van, para poder seguir alimentando la vida de quienes están aún aquí y que, con un riñón, parte de un hígado o un pulmón, pueden seguir disfrutando de la vida un buen puñado de años más.  Un acto generoso y noble es el de la donación pero que no siempre es bien entendido por la sociedad que, dentro de la tristeza en la que se sumen los familiares tras la pérdida de un ser querido, hacen que aún exista una cierta reticencia a esta actuación.

Es una actitud del todo comprensible, basándonos en el dolor que se experimenta en ese momento y a la existencia aún de una cultura que no atisba a comprender que en muchas ocasiones su negativa puede repercutir en que otras personas no puedan sobrevivir a la enfermedad que les ataca. No obstante, la donación es un acto de generosidad y totalmente voluntario, aunque si bien es cierto que son bastante las campañas tanto desde la Consejería de Sanidad de la Junta como desde el propio Gobierno central que buscan lograr esa transformación cultural que, en nuestra región y en nuestra provincia, ya está dando sus frutos con unas cifras de lo más alentadoras.

Además, hemos de recordar que no sólo en el momento del trágico desenlace se puede avisar de que se pretende efectuar la donación, sino que se puede dejar zanjado desde tiempo atrás expresando tu voluntad solicitando la tarjeta de donante en el Sescam o a la organización nacional de trasplante que ya, hace que ni siquiera sea necesario expedir un carné físico, sino que a través de una aplicación que se puede descargar en cualquier Smartphone, el interesado queda registrado como donante cuando llegue el momento de poner punto final a su vida. Y es que cualquier facilidad es poca para incentivar este acto voluntario pero que puede motivar que muchos vuelvan a nacer así como hemos de ahuyentar antiguos miedos sobre el trato o uso de estos órganos así como eliminar otros miedos absurdos que si bien no son comprensibles, si es cierto que están ahí, como el hecho de dudar de la profesionalidad del médico de turno, sólo por pensar que al ser donante les puede interesar más tu muerte que salvar la vida a un paciente. Son pensamientos que están ahí y que no gozan de validez alguna, más aun teniendo en cuenta la profesionalidad de muchos sanitarios que, incluso, debido a los recortes se ofrecen a pasar consulta de un modo gratuito. Y no son ni uno ni dos, son un buen puñado a quienes les interesa y mucho la salud de sus convecinos.

De ahí que cualquier esfuerzo es poco para lograr transformar el ideario cultural de nuestra sociedad y convertirla en proclive, cada vez más, a la donación dado que así pueden dar lugar a segundas vidas. Y hablo de donación de órganos, pero no olvido que ese acto generoso también se puede realizar en vida con otro tipo de donaciones que pueden repercutir más que positivamente en diferentes pacientes como es la de médula ósea o la de sangre. Son pequeños gestos pero que redundan en un carácter solidario y altruista que una sociedad no debe perder, en especial en materia de salud, porque un poco de todos hace un mucho. Genera nuevas oportunidades y, muchas veces, da vida y eso es indescriptible.

Victorias merecidas

Los jugadores morados celebran un gol. Foto: Guadaque (Jesús Fraile)

Los jugadores morados celebran un gol. Foto: Guadaque (Jesús Fraile).

Por Ana G. Hernández

Semana redonda para el Deportivo y el BM Guadalajara. Los equipos alcarreños vencieron de forma holgada y solvente a sus rivales de esta semana. En caso de los de Carlos Pérez Salvachúa al Écija y en el de los de Mateo Garralda al Fertiberia Puerto de Sagunto. Victorias escandalosas, pero con sus matices que ahora repasaré.

El Depor afrontaba el partido ante el colista subido en una nube de positivismo, después de acumular en seis jornadas 14 puntos y de vencer a dos rivales directos (Cádiz y Linense). Lo importante de la visita del Écija al Pedro Escartín es que los morados no la desaprovecharon, como en muchas otras ocasiones ante rivales débiles. Esta vez, el equipo respondió y goleó a su rival. Los tantos de Quique, dos, Toledo, Joan Grasa y Zazo demostraron la rotunda superioridad local.

Ésta jornada junto a las dos próximas ante el Atlético Sanluqueño y el Palo son vitales para que el conjunto alcarreño se encarame arriba en la clasificación. Son nueve puntos que no se pueden dejar escapar. El Depor no solo consiguió la primera victoria ante el Écija, también le goleó, y, con la salvedad de que juega ante su público, los morados deberían de hacer lo propio ante el Sanluqueño. Por su parte, el Palo tampoco debería de dar grandes problemas en el Escartín. Dos partidos más que pueden servir para que el Depor siga aumentando el registro de máximos puntos obtenidos a estas altura de campeonato en Segunda B. No en vano, los deportivistas han batido su propio récord en 25 jornadas disputadas al obtener 44 puntos.

Hasta aquí los datos, porque también hay que reseñar que el Écija demostró en el Escartín por qué es el colista del Grupo IV de Segunda B. Y es que, a partir del tercer gol, el Depor bajó el pistón, como no podía ser de otra forma, y, al final, ese propio relax propició que, un equipo teórica y prácticamente inferior, generara un par de ocasiones claras y un gol. A la postre el gol de la honra y dos ocasiones que no significaron nada, pero que demuestran el grado de relajación del equipo de Pérez Salvachúa. Cuando el rival es tan inferior, casi siempre el otro equipo lo adolece y no muestra su mejor nivel, en parte porque la debilidad del otro equipo no lo permite.

puertosaguntoBuenas noticias también para el BM Guadalajara, que consiguieron esta semana su segunda victoria a domicilio de toda la temporada. Los alcarreños machacaron al Puerto de Sagunto en la segunda parte, en base a una defensa intensa, que permitió que Bombóm Almeida realizase su mejor partido desde que está en la capital alcarreña. Claro que cuando un portero está bien bajo los palos debe su mérito a la defensa, pero no menos cierto fue que ayer el brasileño se mostró infranqueable durante gran parte del segundo acto. Y no solo con tiros desde los nueve metros, en donde acumuló un 64% de acierto, también en los uno contra uno desde los seis metros, un 47%, o en los contragolpes, un 50%. Datos apabullantes y contra los que nada pudo hacer el Puerto Sangunto.

Y es que, hasta el destape de Bombón, el partido fue bastante igualado, a pesar de que los morados fueron a remolque como quien dice. Sasa Dukic y Nacho Plaza comandaban las ofensivas locales, mientras que el BM Guadalajara no se encontraba en ataque. Aún así, los de Garralda tomaron nota de su mal partido ante el Gijón y no cometieron el error de seguir dudando en la segunda mitad en la que arrasaron a su rival. La otra buena noticia fue la de volver a ver a Kike Plaza con la elástica morada. El lateral saltó a la cancha para lanzar el primer siete metros que los colegiados señalaron a favor de los alcarreños. El toledano lo marró, pero pronto regresará para volver a ser el máximo artificiero del cuadro morado.

Con esta victoria lejos de Guadalajara, la escuadra de Mateo Garralda hizo bueno el empate cosechado en casa la semana pasada Juanfersa Grupo Fegar Gijón Jovellanos. Es más, tras la abultada derrota del Reale Ademar León en Huesca (37-27), el BM Guadalajara ocupa el quinto lugar en la clasificación con un punto de ventaja sobre los leoneses y otro sobre el Helvetia Anaitasuna. En otras palabras, por primera vez en su historia el conjunto alcarreño ha conseguido ocupar un puesto que da derecho a jugar competición europea la próxima temporada.

Jugando a ser Asimov

Por Elena Clemente * ELENA-HEXAGONO

Hace medio siglo, el escritor y bioquímico de origen ruso Isaac Asimov aventuraba en un artículo para el New York Times cómo sería el mundo en 2014. Haciendo un ejercicio de ciencia ficción, imaginó que los robots existirían aunque no serían ni comunes ni muy buenos; que existirían los teléfonos inteligentes, que una nave no tripulada llegaría a Marte o que la enfermedad del aburrimiento se extendería cada año, con consecuencias mentales, emocionales y sociológicas.

La ciencia ficción no es un una buena herramienta para pronosticar, coincido con el escritor y editor Miquel Barceló: imagina muchos futuros y, por tanto, es difícil que se cumplan. La firma del convenio de esta semana entre el consejero de Educación, Marcial Marín y el rector de la Universidad de Alcalá, Fernando Galván, ha precipitado algunos de estos vaticinios sobre “Guadalajara ciudad universitaria” muy al estilo de las novelas de Asimov.

La presidenta Cospedal ha dicho que el futuro campus será “un espacio vital en el centro histórico de la ciudad”, que va a ayudar a revitalizar y dinamizar esta zona, además de aportar más riqueza y juventud. Se trata de recuperar el “espíritu de ciudad universitaria”.

La ampliación de la presencia universitaria en Guadalajara siempre ha despertado este tipo de proyecciones futuristas. Era, cuando menos presuntuoso, el proyecto que defendió el PSOE en la Junta para el campus en el polígono del Ruiseñor, en una extensión mucho más amplia y con un Parque Científico y Tecnológico. Un proyecto que fue anunciado en grandes presentaciones, que ahora ha sido descartado por Toledo y del que apenas ha quedado una pequeña parte de su ala científica: un centro silencioso y desconocido prácticamente, el Guadalab, que en noviembre presentaba una Semana de la Ciencia con el fin de acercarlo a los vecinos y ‘humanizarlo’.

Particularmente me convence más el nuevo proyecto, con el aprovechamiento de los edificios que ya hay construidos en las Cristinas, al lado de las dependencias actuales de la UAH. Pero eso no significa, como defiende la presidenta Cospedal, que el centro así será más dinámico y que la ciudad recuperará su espíritu universitario porque dudo que alguna vez lo tuviera. Es obvio que habrá más jóvenes y que consumirán en los establecimientos del centro, pero eso no basta para convertir a Guadalajara en una “gran ciudad universitaria”, según sus palabras. Eso es otro ejercicio de ciencia ficción.

Cuesta imaginar a Guadalajara convertida en Alcalá, Salamanca o Santiago de Compostela. Para dinamizar el centro, no sólo hacen falta campus, sanear tuberías y ensanchar aceras, aunque sea un primer paso. Hacen falta también casas de cultura, cines, teatros, una buena oferta cultural que ya no existe, salvo ciertas excepciones, porque atraería negocios y también vecinos. La cultura siempre da más de lo que recibe, es un universo por explotar. Público hay y necesidades de ocio, cada vez más.

Más pronto que tarde, conoceremos el proyecto de ese nuevo Campus, una vez que se cierre el trato con Defensa, propietaria de los terrenos donde se pretende levantar la ampliación. El traspaso podría venir a mediados de año, cuando dicen que empezaremos a recuperarnos de este vatacazo impresionante que llaman crisis económica. Todo estará preparado entonces para que el proyecto se lance y coja impulso en 2015. ¿Estoy también yo haciendo ciencia ficción? Más que imaginarme futuros, como Asimov, simplemente soy realista: el proyecto no saldrá porque estemos saliendo de la crisis, sino porque en mayo de ese año hay elecciones.

* Elena Clemente (Madrid, 1973) es periodista, con posgrado en Producción, Redacción y Locución Radiofónica. Desde que se licenció en la Complutense, ha trabajado en diferentes emisoras locales de Madrid, en el diario El Mundo y en Guadalajara desde 2002, entonces en el bisemanario Guadalajara Dos Mil, donde fue redactora de Suplementos y de Cultura hasta 2008. Tras su paso por Oviedo, regresa a Guadalajara para trabajar en El Dia. Con su cierre, en julio de 2012, impulsa con dos compañeros el digital cultural http://www.culturaenguada.es, que coordina y que edita trimestralmente una edición en papel. Formó parte del equipo de El Hexágono desde su inicio en agosto de 2012 hasta hace justo ahora un año.