Subvención o desaparición

Los alcarreños lucieron camisetas blancas para que se vieran mejor los nombres de los patrocinadores. Foto: Guadaque (Óscar de Marcos).

Los alcarreños lucieron camisetas blancas para que se vieran mejor los nombres de los patrocinadores. Foto: Guadaque (Óscar de Marcos).

Por Ana G. Hernández

Cuando un equipo pide auxilio económico, todo cambia. Lo que prima ya no son los resultados deportivos que consiga jornada tras jornada, sino lo que sucede en los despachos. En Guadalajara tenemos experiencia en estas lides desde hace ya muchos años, el equipo de baloncesto sufrió en la década de los noventa estas vicisitudes, de las que no se libró cuando estalló la burbuja inmobiliaria, al igual que el fútbol sala. El voleibol es otro de los ejemplos más representativos de que sin apoyo económico un equipo no puede sobrevivir en la máxima categoría. Tampoco se libró el balonmano de padecer este mal, ya le sucedió en el siglo pasado y lo peor es que la situación puede volver a repetirse en este 2014. El BM Guadalajara desaparecerá a no ser que se consigan unos 300.000 euros.

La desaparición de un club supone enterrar la ilusión de decenas de personas que siguen al equipo y, sobre todo, la de unos directivos que han puesto mucho de su parte para que el proyecto salga adelante. Además, una nueva desaparición de un club de la capital supone que el desencanto crezca y se perpetúe entre los alcarreños de a pie. Al balonmano le estaba costando hacerse con un público fiel, le estaba costando muchísimo. Pero, poco a poco, y a base de esfuerzo y muy buen trabajo, la gente iba respondiendo. Cierto que sin alardes, pero se estaba consiguiendo.

No en vano, se reprochaba y se reprocha al guadalajareño que le cuesta mucho moverse para ir a ver los partidos, que le cuesta implicarse con los equipos autóctonos. Pero es que, el guadalajareño ya está cansado de ver desaparecer la pequeña ilusión que pone en el club de su ciudad. Y lo peor es que todo ello puede desembocar en cierto desencanto hacia los actuales y futuros equipos que nazcan e intenten permanecer en la ciudad. Da igual que el proyecto sea inmejorable, que el trabajo sea denodado y que los resultados sean buenos, sin dinero la empresa se hunde.

La única solución que prevé el BM Guadalajara es el apoyo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. El equipo morado y el Ciudad Encantada de Cuenca, en la misma situación económica, necesitan convencer a María Dolores de que, como su vino, también son santo y seña de la región y que pueden ser exportados a otras provincias y a otros países con la marca Castilla-La Mancha por bandera. El problema es que desde el club alcarreño no se contempla ninguna opción más que la de estar bajo el amparo autonómico y vivir bajo las faldas de mama Junta. La misma madre que negó su auxilio al Ciudad Real cuando estaba en la cresta de la ola.

Regreso a la nobleza

El Deportivo Guadalajara volvió a pisar los puestos de promoción de ascenso, después de salvar un gol en contra y una expulsión. El motivo, Quique. El goleador pucelano está siendo fundamental durante toda la campaña y en Cáceres lo volvió a hacer. Ya sé que lo de personalizar en un equipo de fútbol es complicado, porque no dejan de ser once los que están sobre el terreno de juego, pero lo cierto es que nunca antes una individualidad había sido tan importante para un equipo modesto como el club alcarreño. Si el Depor consigue meterse en el play-off, finalmente, Quique González será el principal causante de ello.

Los de Pérez Salvachúa se aprovecharon del empate que rascó el Cádiz en Cartagena para adelantar a los gaditanos y para quedarse a un punto de los cartagineses. Dos plazas para tres contendientes en dos puntos a falta de dos jornadas. A priori, el que tiene un calendario más asequible es el Cartagena. No en vano, se enfrenta al Algeciras, que, aunque lucha por el descenso, tiene una renta de tres puntos a su favor, y al Écija, descendido hace semanas a Tercera División. Mientras que el Cádiz y el Guadalajara lucharán contra rivales similares: actuarán de locales ante equipo que están en plena lucha por la salvación, La Roda y el San Fernando, respectivamente; y como visitante ante dos equipos de la zona media de la clasificación y que a estas alturas no se están jugando nada, el Cacereño y el Melilla. El Depor hizo lo más complicado, superar al Cádiz. Ahora solo depende de sí mismo para estar entre los cuatro mejores de la categoría.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.