Viejas costumbres

Las protestas de los trabajadores en la empresa Quilosa. // Foto: lacronica.net

Las protestas de los trabajadores en la empresa Quilosa. // Foto: lacronica.net

Por Abraham Sanz

Leyendo la prensa, un hábito muy recomendable que todos deberíamos hacer diariamente –aunque sea leer los titulares para entender la necesidad de la existencia de medios más o menos independientes en la provincia y tratar de sostenerlos-, me ha llamado la atención una noticia no por novedosa, ni espectacular ni morbosa, quizá, porque parecía algo ya olvidado en el actual panorama laboral desbordado por la crisis y por la búsqueda de empleo sin mirar todo lo que conlleva el nuevo puesto de trabajo alrededor. Se trata de una huelga en una empresa de Quer –Quilosa-. Pero no una convocatoria frente a un ERE masivo; o despedidos injustificados o causas similares; sino por una causa que, viendo las otras, cualquiera diría que es menor pero, que en la piel de cualquiera de los obreros de esta firma, seguro que es un asunto mayor.

Y digo que me llama la atención porque es de las escasas movilizaciones obreras que buscan mejorar las condiciones laborales en su empresa. Condiciones que, por otra parte, ya se fueron rebajando durante todos estos años de recesión con diferentes actuaciones que han repercutido siempre en el detrimento del bienestar de sus trabajadores como son despedidos, diferentes ERE así como la congelación de los salarios. Ahora la propuesta es reducirlo, un 10%. Casi nada con la que está cayendo y los trabajadores, dejando el miedo a un lado,  han decidido echarse a la calle y protestar para decir: ¡basta ya de tanta tropelía contra los mismos! Los damnificados de toda gestión, no acaban siendo otros que el recurso humano, aquel que tiempo atrás cualquier empresa ponía como el más importante de todos sus medios de producción, hoy es siempre el elemento sobrante que estorba para cuadrar el balance del semestre.

Raro es que no escuchemos diariamente a algún político volvernos a insistir que el final de la recesión ha llegado, que la luz al final del túnel cada vez está más cerca o que, incluso, ya hemos salido de la misma. Lo cierto es que cierta mejoría sí que se percibe, pero es tan leve como una brisa fresca en verano: sienta bien cuando aparece, pero se diluye en segundos. La recuperación aún no se nota en la calle, pero movimientos como el de los trabajadores de esta empresa sí que pueden ser el caldo de cultivo para demostrar que los ‘curritos’ aún seguimos vivos y que la crisis no ha engullido nuestro espíritu de lucha. Que aunque durante estos años hemos sufrido y nos hemos dejado robar muchos de nuestros derechos en aras de la recuperación, nuestros cuerpos ya no tiemblan tanto para rebelarse contra el empresario. Aunque temblar, tiemblan debido a las inseguridades que ha traído hacia el obrero las diferentes reformas laborales tanto del último Gobierno de Zapatero como del actual de Mariano Rajoy. Inseguridades que se han plasmado en mínimas reducciones de las cifras del paro y una máxima precarización del mercado de trabajo, con prácticas tan abusivas ahora que eran, sin duda, impensable apenas una década detrás.

Esa precarización y la ausencia de un horizonte de posibilidades, es la que atenaza al trabajador y le impide, en muchas ocasiones protestar, contra el abuso del empresario. Y es que ya se sabe, el que alza la voz, encuentra rápido la puerta. Y con esta constante amenaza, es difícil poder reivindicar aquello que se nos está arrebatando porque sí. De ahí, mi aplauso y todo mi apoyo para todos los trabajadores de esta compañía que, han decidido plantar cara a la crisis y a los dirigentes de la misma; mostrar el hartazgo de tantos años de recortes y detrimento de sus condiciones, y recoger uno de los valores que, perdimos en la época de bonanza y que, gracias al enemigo común de la crisis y el abuso, hemos vuelto a recuperar para ya no olvidar jamás, la unidad y el compañerismo. Si estamos todos unidos, la fuerza es mayor para lograr objetivos que, para la clase obrera, sólo pasa por recobrar la dignidad a la hora de trabajar. Y tras tantos retrocesos, estos pequeños gestos son el aliento para muchos que aún creen en el ser humano. La crisis nos ha obligado a acordarnos de nuestros iguales, de nuestros compañeros. Nos ha vuelto a humanizar a todos y eso nos debe acompañar a nosotros y a futuras generaciones. El exceso de individualismo genera victorias momentáneas y grandes ocasos. Como la actual crisis.

2 comentarios en “Viejas costumbres

  1. ¡Ya era hora!
    Por fin los trabajadores de una empresa española coge al toro por los cuernos y llama al pan, pan, y al vino, vino. Lo que hay reivindicar es lo que reivindican estos trabajadores, mejora en las percepciones económicas que no es más que reivindicar dignidad y justicia.
    Nos engañan continuamente y nos atemorizan pero solo ha sido un golpe de estado del capitalismo más salvaje y la herramientas más eficaz contra esta gentuza es la huelga, que no es otra cosa que efectuar un parón en el incesante engrosamiento de sus arcas.
    ¡Animo! Ayudaremos en todo lo que podamos. Esto puede ser el principio del fin de otra gran farsa del capitalismo.

    • Gracias Domingo Zamora, después desde el 2008 soportar despidos objetivos, eres, mas despidos, congelaciones de convenio, reducciones salariales, ahora después de llevar años de sacrificio nos negamos a pasar por el rodillo de estos mercenarios empresariales y hemos dicho no a la rebaja salarial.
      Ayer día 14 hemos tenido otro día de huelga, con un éxito rotundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.