Más vale tarde que nunca

Crece el número de personas que decide dar el paso a convertirse en autónomo.

Crece el número de personas que decide dar el paso a convertirse en autónomo.

Por Abraham Sanz

La cifra de trabajadores autónomos crece tanto a nivel nacional como regional e incluso, en Guadalajara, los números también demuestran un significativo aumento cuyo porqué tiene muchos padres, a pesar de quien hay quien ya quiere ponerle el cascabel al gato obviando algunos motivos y, apoyando estos datos en ciertas medidas gubernamentales que si bien, han favorecido a este aumento; lo cierto es que el motivo más evidente ha sido la actual situación del mercado laboral.

Ante la inexistencia de ofertas de trabajo que ofrezcan un contrato laboral que permita volver a contar con una cierta solvencia económica ya que, muchos de estos contratos que se ofrecen o bien se limitan a actividades por obra o servicio; o bien a otras limitadas en su número de horas; hay muchos que han decidido embarcarse en la aventura de crear una empresa y poner sus habilidades profesionales a disposición del resto para tratar de subsistir. Hay quien ha tirado de su experiencia en algún ramo del sector productivo; hay quien busca en sectores clásicos como la limpieza o la jardinería, una nueva salida; así como hay otros que han hecho de su hobby, una profesión; apostando por ello gracias a las facilidades que presenta internet a la hora de la distribución tanto de la oferta como del producto.

Ahora bien, aunque el PP se empeñe en sacar pecho –como cualquier partido político- con alguna medida que funcione; lo cierto que la rebaja de la cuota de autónomo para todo aquel que decida embarcarse por primera vez en esta aventura, se ha convertido en un valor añadido para que muchos que temían dar este difícil paso, se hayan animado a por fin lanzarse a la aventura del autoempleo. Aun así sigue siendo una decisión complicada, tanto por el riesgo que genera con una economía tan titubeante como la actual; como el notable corsé que las pequeñas empresas tienen según nacen con los impuestos. Esta rebaja llega, indudablemente tarde. La comparación de las cuotas de autónomos con el resto de países de la Unión Europea demuestra que con cuotas menores, existen menos trabas para tratar de buscar una salida por esta vía, aunque es cierto que en estos países, no en todos está garantizado el acceso a la sanidad pública.

Lo que es evidente, además de que esta medida llega tarde, es que era más que necesaria en un momento que lo que se pretende es tratar de reactivar una economía que lleva demasiado tiempo sumida en una crisis permanente. Tanto que basta darse sólo un paseo por los polígonos industriales de Guadalajara para comprobar como la actividad ha descendido ostensiblemente o, paseando por diferentes calles de la capital, como es raro no ver cada día como ha cerrado algún negocio o locales que llevan ya demasiado tiempo sin ocupación. Si estos pequeños respiros para el autónomo hubieran llegado antes, más de uno se hubiera embarcado en esta tarea tiempo atrás y, al menos, alguno de los obstáculos que había cuatro años antes, lo hubiera podido solventar. No obstante, la recuperación no es tan magnífica como alguno nos quiere vender, ya que aún el impacto de la recesión es más que notable en este sector y si bien, se atisba cierto halo de recuperación, aún estamos lejos de encontrarnos en las cifras que nos movíamos en la década anterior.

A pesar de contar con  esta bonificación en la cuota –o tarifa plana de 50 euros- durante los seis primeros meses y, seguir con nuevas subvenciones durante el año siguiente; Guadalajara ha sido la provincia con menor aumento de toda la región en aprovecharse de esta medida gubernamental –casi 1.300 personas-. No obstante, el ambiente comercial que se respira aun siendo triste y temeroso, ofrece algún síntoma que puede alimentar el optimismo ya que son tantos años en crisis que hemos aprendido a convivir con ella, a manejarnos con la mitad de dinero que teníamos antes e, incluso, el sobredimensionamiento de ciertos precios por algunos servicios, se ha aminorado notablemente, beneficiando al bolsillo tanto de particulares como de pequeñas empresas. No obstante, el nacimiento de una PYME sigue estando demasiado marcado por los costes fijos a los que ha de hacer frente sin ni siquiera empezar a producir su producto ni vender el mismo.

Es una realidad palmaria a la que, ahora tanto organizaciones empresariales como organismos públicos, deberían atender y crear alguna nueva línea de apoyo que permita aliviar esos costes en los primeros años de funcionamiento no sólo para el mantenimiento de la nueva empresa, sino para que genere la posibilidad de crear nuevos puestos de trabajo.

Anuncios

Un pensamiento en “Más vale tarde que nunca

  1. Totalmente de acuerdo con tu artículo, hoy han salido los datos del paro y cotización a la Seguridad Social y como todos imaginábamos siguen siendo negativos. No hemos escuchado a ningún miembro del gobierno adelantarlos, como hacen cuando son positivos. !Qué país!. !Ánimo y suerte a todos/as emprendedores/as!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s