¡Ay, el inglés!

La EOI inauguró su nueva ampliación ayer en Guadalajara. // Foto: J.Ropero

La EOI inauguró su nueva ampliación ayer en Guadalajara. // Foto: J.Ropero

Por Abraham Sanz

Parece la última obsesión de la época. Sin duda, parece que no hay mayor preocupación tanto para gobernantes como para los propios estudiantes y la sociedad en general que hablar inglés. Me sonría ayer cuándo en la presunta entrevista que un afamado personaje televisivo le hacía al nuevo líder del PSOE, le preguntaba sobre su dominio de la lengua inglesa. No seré yo quien juzgue este programa, pero si me importa el trasfondo de esta cuestión en particular. Sinceramente, soy un defensor de la apuesta por el bilingüismo y porque el presidente de mi nación no sólo hable, sino que domine diversas lenguas foráneas; pero en un gobernante no debe ser ésta la cuestión última, y parece ser, que últimamente ésta se está convirtiendo en un elemento definitivo. ¡Qué bajo nivel político para afrontar la mayor crisis de la historia!

Dicho esto, sí me parece que uno de los pilares fundamentales de la educación hoy en día debe pasar  por lograr que los chavales salgan de la escuela y del instituto no sólo con nociones de inglés, sino con un buen nivel de este idioma que les permita ir perfeccionándolo y así abrir nuevas puertas a oportunidades académicas o laborales. Hoy, como ayer, dominar algún idioma diferente a la lengua materna, supone ampliar el abanico de ofertas a las que acceder; y más aún el inglés, que sin duda, es el latín del siglo XXI o el idioma de negocios por excelencia.

No obstante, para lograr unos objetivos a largo plazo, en nuestra región no veo una planificación organizada que nos permita, en un plazo razonable de tiempo, poner en órbita una generación que haya convivido en las aulas con el inglés desde su primera edad. Y cuándo digo su primera edad, me refiero en los propios Centros de Atención a la Infancia que, aunque pueda parecer una cuestión implanteable, pruebas hay en algunos espacios que familiarizar el oído con los sonidos del idioma británico, permite agilizar a posteriori su aprendizaje. De tal modo, la falta de un planteamiento globalizado de la penetración de la lengua inglesa en la vida en las aulas, hace que todo el proyecto bilingüe del que tanto se vanagloria el actual equipo de Gobierno popular, sea sólo un intento más. Seguramente, los chavales cuándo salgan de los centros educativos contarán con mayor nivel que generaciones anteriores, pero con una planificación ordenada tanto de introducción de contenidos, de propuestas de aula u ocio en la escuela así como con un plan organizado para el reciclaje de los profesores en esta área y una mayor exigencia de nivel de inglés para impartir ciertas asignaturas, se lograrían objetivos quizá a mayor plazo, pero más consistentes. Sin embargo, urge más dar cifras sin fondo porque el resoplar de las urnas ya se siente sobre el cogote.

Y es una pena. Puesto que si hay un tema coincidente en la sociedad es en la necesidad que tienen las nuevas generaciones de contar con este nuevo idioma dentro de su bagaje cultural. Eso no implica, como se está viendo, que se descuiden otro tipo de materias con inventos poco infructuosos como las horas de 45 minutos para justificar lo injustificable. Señor Marín, los experimentos, con gaseosa y en casa. Son muchos que ven en esta nueva distribución del horario un craso error como el hecho de acometer una nueva separación de las asignaturas de Naturales y Sociales en el colegio. Sin sumarle, el notable coste que para muchas familias ha supuesto hacer frente a los libros del curso. ¡Ah, que ya no hay gratuidad! ¡Qué despilfarro gastar el dinero de todos en libros, en cultura…!

Si queremos potenciar una educación en valores, cívica, social y laica, que son las premisas que debe abanderar la escuela pública junto con otros añadidos importantes como el bilingüismo; el foco de nuestra atención ha de estar fijado en lograr no sólo centros con los mejores medios, sino que los alumnos puedan disponer de capacidad material para poder utilizarlos y sacarles el mejor de los rendimientos. Gracias a que para las familias –y las escasas becas- la educación sigue siendo algo fundamental y si hace falta, el dinero sale de donde sea para costear los libros de sus hijos; pero finiquitando ayudas al estudio, la gratuidad de libros o los apoyos para el comedor, flaco favor se sigue haciendo a este ámbito.

Y lo cierto que cuándo arranque este artículo, mi idea era aplaudir que por fin se incrementarán las plazas de la Escuela Oficial de Idiomas de Guadalajara. Son muchos los que han tenido que recurrir a otro tipo de vías para formarse en idiomas lejos de este punto que ha de ser el eje de este tipo de formación. Más de 4.000 plazas en toda la provincia –con más de 200.000 habitantes- para atender idiomas tan diversos como inglés, francés, portugués o italiano. Quizá aún me sigan pareciendo pocas o que sean necesarias nuevas extensiones por la provincia, pero lo cortés no quita lo valiente y que se amplíe el número de aulas para estudiar idiomas, siempre será una buena noticia. Lo importante es que esa cifra no se estanque y se siga ampliando así como el interés de la sociedad en dominar otros idiomas, en ampliar miras y horizontes y en seguir plantando cara al futuro con más saber y capacidad.

Anuncios

2 pensamientos en “¡Ay, el inglés!

  1. Me ha encantado el enfoque y coincido con ´ll…otro pero, en un tiempo y país, donde se escribe, se habla y se entiende tan mal en castellano, no me cuadra que en los claustros haya casi el DOBLE de horas y profesores, que de lengua.
    Apoyo a la EDUCACIÖN INTEGRAL, no solo al “bilingüismo-político” que arrasa con todo.

  2. Mi lema es: “Bilingüiismo sí, pero no así”. Las imposiciones jamás fueron buenas, pero levamos tres años que nuestros mandatarios y mandataria sólo saben eso. ! Qué pena y qué alegría que mayo está más cercano!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s