Bruce Springsteen y Peralejos de las Truchas

Por Marta Perruca

Estadio “Santiago Bernabeu”, 17 de junio de 2012: Las más de 55.000 personas que tuvieron la fortuna de asistir al concierto de Bruce Springsteen en Madrid, difícilmente podrán olvidar aquel día en que, durante casi cuatro horas –el concierto más largo de su historia, hasta la fecha- el artista dejó bien claro por qué se le conoce como “The Boss”. No estuve allí, pero me lo imagino como uno de esos momentos irrepetibles, de los que se quedan grabados para siempre en la retina y que, cuando vuelven a la memoria, aceleran los latidos del corazón y casi puedes sentir cómo ese sonido envolvente se adueña otra vez de cada parte de tu cuerpo.

Sí, puedo imaginarme ese momento, justo cuando empezaron a sonar las primeras estrofas de “Spirit in the night” con un Bruce envuelto en sudor, que  desbordaba energía sobre el escenario y un público completamente entregado. Fue ésta la canción que “El Jefe” eligió para darse un baño de masas y mezclarse con la gente que ocupaba las primeras filas. Y esos incondicionales fans, que no se pierden un concierto, estarían expectantes al momento cumbre de esta canción cuando, como una especie de rito sagrado, “El Boss” chista para que la gente se calle. Entonces,  la cámara enfocó en primer plano una pancarta que rezaba “Peralejos de las Truchas” y, en medio de ese silencio, ordenado por el jefe, empezó a escucharse a un grupo de gente corear el nombre de “Peralejos de las Truchas”. Tal fue la intensidad de ese momento único e irrepetible, que despertó la curiosidad del propio Bruce Springsteen, que no dudó en  preguntar “¿Qué es Peralejos de las Truchas?”.

Supongo  que a Susana y Azucena, las dos vecinas de Peralejos que acudieron a Madrid a ver a su ídolo en el Bernabeu, ni se les había pasado por la cabeza que un pequeño cartel improvisado con el nombre de su pueblo pudiera tener tanta repercusión y convertirse en el mejor reclamo turístico posible para Peralejos.

Este hermoso municipio de la Comarca de Molina de Aragón se colaba así en los informativos de algunas cadenas, que se hicieron eco de aquella anécdota. En una de ellas, incluso, la presentadora se atrevía a cerrar el reportaje con un “ingenioso” juego de palabras, afirmando que no sabía si Peralejos de las Truchas tenía río –por “The River”, uno de los temas más conocidos del artista-, pero desde luego, ahora ocupaba un lugar en el mapa.

La verdad es que, son raras las veces en las que los topónimos no hacen justicia a su nombre y quizá la presentadora podría haber imaginado que este municipio está atravesado por un río –por cierto, el más largo de España- y que parte de su fama, además de a Bruce Springsteen, se la debe, precisamente, a las buenas truchas que se pescan en él. Tampoco considero que Peralejos sea un pueblo tan desconocido. De hecho, es uno de los principales destinos turísticos de esta comarca, con numerosas casas rurales que fueron las primeras en abrir sus puertas en este territorio; es pionero en ofrecer actividades de turismo activo y lo cierto es que  encantos no le faltan. Si tuviera que contestar a la pregunta de Bruce Springsteen, seguramente diría que Peralejos es un pueblo de la provincia de Guadalajara, inmerso en el Geoparque de la Comarca de Molina-Alto Tajo y que, en lo que a mí respecta, está muy cerca de la idea que tengo del paraíso.

Ahora Peralejos vuelve a ser noticia, porque su Ayuntamiento, por aclamación popular, se ha decidido a nombrar a Bruce Springsteen hijo adoptivo de la localidad, para lo que este municipio de 175 habitantes ha preparado una placa y un lote con diversos regalos (un paisaje de Peralejos pintado sobre piedra por la artesana local, Esther Martín Gomez; unas camisetas y pegatinas, que han sido cedidas por Mariano y Cris de “La Tienda Peralejos”; así como un CD con fotografías en las que los vecinos se han retratado con los discos de “The Boss”) que harán llegar al icono del rock & roll a través de su discográfica.

Imagen de la placa, que se le hará llegar al cantante, compartida por los vecinos de Peralejos en Facebook.

Imagen de la placa, que se le hará llegar al cantante, compartida por los vecinos de Peralejos en Facebook.

Hace más de 30 años que Bruce Springsteen llegó a sus vidas, cuando un vecino de la localidad trajo de Madrid algunos vinilos del artista. Estamos hablando de una época en la que no existía Internet y la radio apenas llegaba a Molina. La verdad es que, en esto último, no ha cambiado mucho el cuento y si nos ponemos a hablar de lo que se refiere a la cobertura móvil y a la banda ancha de Internet, no es que la cosa mejore demasiado. No en vano, la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) eligió esta localidad para instalar allí un radiotelescopio solar como parte de un proyecto internacional denominado “Calisto”, debido a que se trata de la zona de España con menor contaminación electromagnética.

El caso es que aquellos viejos discos supusieron una auténtica revolución en el pueblo, de tal manera que Peralejos ha ido forjando varias generaciones de incondicionales fans, muchos de los cuales  no se pierden un concierto de Springsteen en España. Como bien reza la placa, la música del Bruce Springsteen ha puesto banda sonora a sus vidas.

Ahora todos los vecinos de esta comarca medio bromean por las calles y fantasean con la idea de que el Boss se deje caer por aquí, quizá atraído por la curiosidad de conocer este enigmático pueblo.

Eso sí, si Bruce Springsteen se decide a venir a Peralejos,  alguien debería advertirle de que, por una vez, deje su sencillez y cercanía a un lado y, casi mejor, que lo haga en helicóptero, como las grandes estrellas, no vaya a ser que tengamos la mala suerte de que se despeñe por una de esas curvas infernales de su carretera y, a la placa honorífica, haya que sumarle un monolito de piedra con el emblema: “Aquí murió el más grande, “The Boss”: Bruce Springsteen, Peralejos de las Truchas no te olvida”. Y voy a tirar de ingenio, como la presentadora de aquel telediario porque –ya lo denunciaba en otro artículo hace un par de años- manda narices que para llegar al paraíso tengamos que pasar primero por una carretera de mala muerte.

Y es que Bruce no sería el primero que se creyera completamente perdido ante la incomprensible circunstancia de que, para llegar a uno de los principales destinos turísticos del Geoparque, haya que atravesar una carretera que no cumple las condiciones mínimas de seguridad.

Aunque sólo sea por si acaso, la Administración debería de hacerse cargo del arreglo de esta carretera. A ver si va a resultar que “El Jefe” se prodiga por estas tierras y, a consecuencia de su mal estado, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha tiene que verse envuelta en una demanda millonaria por “magnicidio involuntario”.

Anuncios

Un pensamiento en “Bruce Springsteen y Peralejos de las Truchas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s