El problema de las variantes

Toledo controla el balón ante la defensa rival. Foto: José Andrés Merino.

Toledo controla el balón ante la defensa rival. Foto: José Andrés Merino.

Por Ana G. Hernández

El Depor necesitaba sacar algo positivo del Cerro del Espino después de los últimos tropiezos ligueros, y así lo hizo. Se trajo un punto y buenas sensaciones, aunque también se pudo traer la victoria y no lo hizo. Y es que, los morados demostraron lo que son capaces de hacer tanto positiva como negativamente. No en vano, una pérdida de balón volvió a evidenciar las carencias defensivas del cuadro entrenado por Pérez Salvachúa. La pérdida de balón, claro, se tradujo en el gol del empate colchonero.

Dejando atrás los problemas defensivos, la medular es un constante baile de nombres. Como en el mundo del cine, el director elige a su protagonista y para cada película escoge los secundarios más adecuados. En el Depor, el actor principal es Chema Mato y Pérez Salvachúa intenta darle las mejores opciones. El problema, que el técnico aún no encontró la clave del éxito para triunfar en los Goya. Ante el filial del Atlético de Madrid decidió secundar al cántabro con Arroyo y Pérez en las bandas. Sin embargo, ante el Toledo en el Escartín prefirió que el pivote lo ocupara Borja Yebra para dar más libertad a Mato y Rida en la media punta. En Huesca, la combinación elegida fue Yebra, en el pivote, con Pérez y Mato más adelantados. Mientras que en Zubieta optó por Yebra, Arroyo y Mato. Ante el Sestao, cinco jornadas atrás, la medular también fue diferente: Mato, Arroyo y Rida. Así que, nos tenemos que remontar a la jornada 4 para ver un centro del campo repetido. Ante el Real Unión de Irún, Pérez Salvachúa también alineó Yebra, Arroyo y Mato. Cinco nombres, una constante y muchos cambios es la rúbrica de que el director no tiene claro a quién dar su total confianza.

En otras palabras, el Depor tiene muchas variantes y precisamente ahí reside la causa de las constantes permutas en el once titular. Todos coincidimos en la importancia de tener un fondo de armario adecuado y capaz de competir por un puesto en la alineación, pero tanto cambio de idea durante las nueve jornadas disputadas solo hace pensar que las cosas no van todo lo bien que deberían. La clasificación lo refrenda.

César Montes da instrucciones a sus pupilos en un tiempo muerto. Foto: El Día Digital.

César Montes da instrucciones a sus pupilos en un tiempo muerto. Foto: El Día Digital.

Balonmano en estado puro

Puede que la temporada pasada el BM Guadalajara jugase mejor. Qué digo, bastante mejor. Incluso puede que los jugadores de la plantilla del año pasado sean mejores que los de esta campaña. Pero todo eso queda reducido a nada cuando a falta de cinco segundos se gana un partido que diste por acabado tres minutos atrás en un siete metros que se marchó al limbo. Esta temporada el equipo morado no puede aspirar a Europa, como lo hizo el año pasado con cierta presunción. Esta temporada y en este partido ante el Puente Genil, el BM Guadalajara me recordó a ese equipo modesto, recién ascendido y que bregaba con fuerza por hacerse un pequeño hueco en Asobal.

Es más, el gol de Juanlu Moyano me recordó a aquel apoteósico tanto de Edu Reig sobre la bocina que sirvió al BM Guadalajara de 2011/12 para empatar con el todavía poderoso Cuatrorayas Valladolid. Eran otros tiempos, tiempos en los que la crisis económica mundial dejaba poco a poco su impronta en el balonmano. Tiempos en los que se sufría lo indecible por puntuar. Eran los tiempos de Sergio de la Salud y su especial conducción del juego. Tiempos a los que se regresó, después de un año en el que se quiso abarcar más de lo que se podía. La esencia del equipo modesto y peleón de antaño, retornó junto a César Montes y unos jugadores que quieren hacerse un nombre en el panorama balonmanístico nacional.

Anuncios

2 pensamientos en “El problema de las variantes

  1. Estamos perdidos. En defensa no hay dudas de nombres, no hay más. Arriba Toledo o Más (tampoco hay más) y donde si hay variedad (quizá demasiada) no encontramos regularidad…
    A ver si el problema no está en el campo?

  2. La plantilla del C.D. Guadalajara es muy corta de efectivos, y por ello, las combinaciones o variantes son mínimas; no obstante, yo optaría por jugar con un sistema táctico de un 4,3,3. Los cuatro defensas son fijos: Moyano, Verdú, Rangel y Gómez. En el centro pondría fijos a tres hombres experimentados y que saben que hacer con el balón en los píes: Yebra, de mediocentro y a ambos lados, Mato y Arroyo. Y, arriba, en los extremos, dos hombre de calidad, con regate, como son Molinero y Rida, y de delantero centro Toledo. Y, cuando no puedan estos, o haya que cambiarlos, en el centro pueden jugar cuando se necesite intensidad y presión: Pérez, Manzano y Kevin Lacruz, y cuando se necesite calidad: J.López, Y el recambio de Toledo: Marc Mas, esta claro; no hay otro, cosa que debería analizarse para fichar en el mercado invernal un delantero desequilibrante, con gol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s