¿Eficacia en la gestión o Marketing político?

La Junta devuelve la gratuidad a la entrada al Palacio del Infantado. // Foto: Elena Clemente/www.culturaenguada.es

La Junta devuelve la gratuidad a la entrada al Palacio del Infantado. // Foto: Elena Clemente/www.culturaenguada.es

Por Marta Perruca

El mundo avanza tan deprisa que casi no tenemos tiempo de pararnos a pensar en los cambios sociales que se están produciendo y en este nuevo escenario político y social que se está fraguando al amparo de las nuevas tecnologías y los nuevos medios de comunicación de masas, cuyas consecuencias son extremadamente complejas de predecir y analizar.

Yo me imagino a los políticos lidiando día a día con los cauces de opinión y tomando decisiones arrebatadas “in extremis” para no echarse encima a la opinión pública, con manifestaciones tan esperpénticas como la gestión que se está llevando a cabo con el Palacio del Infantado, primero con la decisión de cobrar una entrada por acceder al mismo y luego, y alimentado, en cierta medida, por las críticas que despertó la celebración, en su interior, de una fiesta con motivo de la Interpalamentaria del PP, con la consideración de una serie de horarios limitados –hasta tres distintos en una misma semana- para abrir las puertas a la visita libre y gratuita.

Finalmente, la Junta ha dado su brazo a torcer y devuelve la gratuidad al edificio más emblemático de Guadalajara, aunque solo se podrá visitar durante el horario de apertura del Museo –tampoco era cuestión de bajarse los pantalones-. Imagino que al principio de la legislatura, las reacciones en contra que ha suscitado la medida habrían dado un poco igual  -ya hemos tenido otras demostraciones de fuerza, por ejemplo con el cierre de las Urgencias, que solo se revocó por decisión judicial, o el caso de los interinos despedidos que la Junta tendrá que readmitir, por el mismo motivo- pero ahora se aproxima una cita electoral y la cosa cambia.

El caso es que, el otro día, me encontraba con el comentario de un amigo en Facebook en el que  invitaba a la reflexión en relación a lo ocurrido y a la manera en la que se toman las decisiones en las altas esferas, sin tener en cuenta un estudio previo de necesidades o, si acaso, un informe que avale la conveniencia de gestionar de esta o de otra manera un bien turístico y cultural de la talla del Palacio del Infantado.

Así que me he propuesto coger el guante porque, aunque quiero pensar que no siempre las decisiones políticas se toman a tontas y a locas y que, por supuesto, existirán proyectos y medidas que serán convenientemente estudiados antes de llevarse a cabo, la verdad es que solo tenemos que mirar a nuestro alrededor para constatar algunos ejemplos que evidencian lo contrario y que nos dejan la sensación de que la gestión de nuestros políticos no se fundamenta tanto en la eficiencia, como en un Marketing político de la apariencia para mantenerse en el poder.

Me pregunto, por ejemplo, si a alguien se le ocurrió analizar la viabilidad de construir un Parador de Turismo en Molina de Aragón antes de lanzar al vuelo la promesa electoral y si las adaptaciones que ha llevado a cabo este Gobierno sobre el proyecto inicial se ajustan realmente a un minucioso estudio de mercado. Como molinesa, mi intención, claro está, no es arrojar piedras sobre el tejado de esta iniciativa. Yo creo que sí puede ser rentable, pero no por sí misma, sino como parte de una estrategia más amplia, basada en las líneas de acción que se están perfilando para el desarrollo de esta comarca con iniciativas como el Parque Natural, la Carta Europea de Desarrollo Sostenible y el Geoparque, pero que en lugar de empezar la casa por el tejado, se deberían consolidar antes las líneas de este enfoque, no vaya a pasar como con la Planta de Biomasa, otro de los compromisos surgidos a raíz del incendio de la Riba de Saelices que culminó con su cierre después de tan solo dos años de funcionamiento, precisamente, por no resultar rentable.

Y podríamos mencionar también aquí los cuatro centros de interpretación del Parque Natural, también construidos al calor del fatídico incendio y que, si han vuelto a abrir sus puertas, lo han hecho de manera anecdótica, apenas unos pocos fines de semana al año. No se puede decir que la ubicación de los mismos respondiera a unos criterios estratégicos, sino más bien políticos, y en lo que respecta a su diseño y concepción, parece que se basó en el primer precepto de la política electoralista “burra grande, ande o no ande” y así ocurre, que la burra no anda, porque dichos centros, además de que requirieron un importante desembolso de dinero, resultan excesivamente caros de mantener. Podríamos decir que estos lodos pertenecen a una legislatura pasada, pero a la primera de cambio, la decisión de la Junta fue cerrarlos a cal y canto e intentar la privatización de su gestión, junto con la de otros recursos, con el consabido fracaso, porque a todas luces, y sin necesidad de un estudio, estas infraestructuras no son rentables desde la perspectiva de la empresa privada. Estoy segura de que pueden serlo y mucho, aunque no por sí mismas, como ocurre con el Parador, sino dentro de una perspectiva más amplia, pero  probablemente no se ha dedicado  ni un segundo a valorar posibles alternativas, supongo que porque cuatro años se pasan muy rápido y la foto no iba a llegar a tiempo.

Artistas de Guadalajara actúa en "la puñetera calle" para reclamar la reapertura del Teatro Moderno. // Foto: Mariam Useros/ www.comikteatro.blogspot.com

Artistas de Guadalajara actúa en “la puñetera calle” para reclamar la reapertura del Teatro Moderno. // Foto: Mariam Useros/ http://www.comikteatro.blogspot.com

De igual manera se desistía en la privatización del Teatro Moderno –del que no puedo evitar encontrar ciertas similitudes con lo ocurrido con el Infantado-. Este edificio también emblemático de la capital, cerró sus puertas por “motivos económicos” con la intención de sacarlo a licitación para que una empresa privada se hiciera cargo de su gestión, sin elaborar, visto lo visto, un informe económico de su rentabilidad para la empresa privada y sin tener en cuenta la rentabilidad económica, pero sobre todo social, respecto a su coste de mantenimiento. La medida despertó las protestas de distintos colectivos que desarrollaban su actividad cultural en su interior, que incluso propusieron alternativas para hacerse cargo de su gestión. Finalmente, la privatización no llegaba a materializarse y parece que se ha decidido ceder la gestión al Ayuntamiento, aunque a estas alturas, permanece cerrado y con los artistas de la capital actuando en la “puñetera calle” para reclamar su reapertura. La verdad es que una llega a cuestionarse para qué sirven los 149 altos cargos y asesores del Gobierno para los cuales se destina una partida de 7,3 millones de euros en los presupuestos regionales, aproximadamente lo mismo que en ayudas sociales, según publicaba el Diario.es, en enero.

Estos son los casos que me he encontrado echando un vistazo a mi alrededor, pero seguro que cualquiera puede detectar muchos otros proyectos fallidos, inversiones baldías y chapuzas ejecutadas con las prisas de la próxima cita electoral, como las pistas polideportivas y otras infraestructuras inútiles que se construyeron por doquier en multitud de pueblos, donde quizá lo que primaba es que renovaran el alcantarillado o arreglaran sus maltrechas calles. Al fin y al cabo, se trata de la política de la apariencia, donde lo que prima no es capitanear una gestión eficiente, sino vender apariencias dentro de una estrategia de Marketing político para mantenerse en el poder. Lo que pasa es que con este complejo escenario social y político que se está fraguando con las nuevas tecnologías y los medios de comunicación de masas que se alimentan de Internet, parece que la cosa se les complica y este paradigma apenas deja tiempo para reaccionar. Las consecuencias no solo son muy complicadas de analizar, sino también impredecibles. Los tiempos están cambiando tan deprisa…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s