El río que les llega

Degradación del Tajo a su paso por Toledo. // Foto: rtve.es

Degradación del Tajo a su paso por Toledo. // Foto: rtve.es

Por Concha Balenzategui

Televisión Española emitió la semana pasada, en el programa “El escarabajo verde”, un reportaje esclarecedor sobre el estado del Tajo medio. Vistos los ecos que la emisión estaba teniendo en las redes sociales, me he reservado unos minutos para verlo con tranquilidad este fin de semana, algo que recomiendo a todos los que se lo perdieron. Primera conclusión, más bien reafirmación: Da gusto el trabajo bien hecho, el tiempo y los medios dedicados a llegar al fondo de una información que no tiene su contrapartida en la cuota de audiencia o en la cuenta publicitaria. Es, en esencia, lo que da sentido a la existencia de la televisión pública hecha con profesionalidad y con rigor.

Se nos propone un recorrido por la situación de la cuenca media del río más largo de España, ese que nace en Albarracín y desemboca en el Atlántico en Lisboa. Nos llama la atención sobre el río que va más allá de Guadalajara, más allá de una cabecera donde se centran las disputas, las ansias trasvasistas del seco Levante y los deseos de ver unos embalses llenos de vida, ocio y turismo de los pueblos ribereños. No hay medias tintas: las imágenes a pie de ribera e incluso dentro de río, las comparativas históricas, la cantidad y el peso de fuentes consultadas encierran pocas sorpresas, pero son suficientemente elocuentes. Aranjuez, Toledo y Talavera son escenarios de una realidad vergonzante retratada a través de los cauces secos, las aguas estancadas, las riberas degradas, los lodos negros, las burbujas de metano y una fauna piscícola reducida a carpas adaptadas a la contaminación, cuando no a especies alóctonas. Ese es, ni más ni menos, el río que les llega a sus habitantes.

La causa de esta “cloaca a cielo abierto” es de todos conocida: el caudal del Tajo es insuficiente para regenerar la cantidad de porquería que lleva. Dicho de otro modo, el agua limpia que sale de la cabecera del Tajo, exprimido por el trasvase a la cuenca del Segura, es muy poca respecto a la vertida posteriormente en condiciones de poca salubridad por los afluentes del Jarama, el Manzanares o el Alberche. Hay un dato demoledor, y es que en el Tajo medio, la proporción llega a ser de uno a cuatro, entre unas aguas y otras. El problema por tanto es doble: la capacidad de depuración está por debajo de la que requiere una población tan abultada como la que reside en la zona centro, principalmente la capital de España. Haría falta una inversión más fuerte, y -añado yo- también inspecciones, vigilancia y sanciones a los incumplimientos. Y por otra parte, el caudal ecológico no se cumple. Y no se cumple porque el agua no discurre por su cauce natural, sino por tuberías y canales hacia los regadíos y poblaciones levantinos.

Las dos causas se resumen en una, que no es otra que el desprecio más absoluto al ciclo ecológico del río y al caudal ambiental. La Universidad de Castilla-La Mancha, el área medioambiental de la Comunidad de Madrid y la plataforma que agrupa a más de cien organizaciones de defensa del Tajo, desde Teruel hasta Portugal, lo dejan claro con los testimonios de sus representantes. ¿Para qué nos sirve la Confederación Hidrográfica del Tajo -me pregunto- si todo está supeditado a unas leyes que hipotecan el río en favor de intereses económicos y políticos? Es evidente que no tienen la misma consideración socio-política los regantes del Segura que los regantes de Talavera de la Reina, ni los pueblos ribereños de la cabecera. Porque las directivas europeas de protección al río se incumplen flagrantemente con las normas nacionales que regulan el trasvase Tajo-Segura.

Cauce seco del Tajo en su tramo medio. // Foto: rtve.es

Cauce seco del Tajo en su tramo medio. // Foto: rtve.es

Es un problema histórico y lo conocemos bien. Parte de la declaración del Tajo como río excedentario en los años 60, y de los cálculos erróneos sobre sus posibilidades de ceder agua a otras cuencas. Las aportaciones naturales del río han ido disminuyendo, mientras las demandas del Levante han ido en aumento. Y el sureste español se ha ido convirtiendo en una zona cada vez más dependiente de un agua que no tiene garantías, porque las lluvias no las dan. El Tajo, aguas abajo de Aranjuez, no tiene la protección que debiera como río, y las quejas al Defensor del Pueblo o a la Comisión Europea no han surtido, de momento, efecto.

Es un problema que no se remedia, un problema endémico, diríamos, porque plantearse la caducidad del trasvase es una quimera. Tampoco se supeditan sus reglas de explotación a las directrices europeas, al caudal ecológico, y a las necesidades de la cuenca cedente. Lejos de hacerlo, recientemente hemos visto que la hipoteca del Tajo se sigue blindando: el pasado septiembre se aprobó el Real Decreto que desarrolla el reglamento que define las normas del trasvase Tajo-Segura. Se da carta legal al memorándum de 2013 firmado por el Gobierno estatal con las cinco comunidades autónomas que dependen del Tajo (aunque no pertenezcan a su cuenca).

En esa norma se eleva a 400 hectómetros cúbicos los 240 en que hasta ahora estaba fijada la reserva de agua, por debajo de la cual no deben derivarse más caudales al Levante, sí. Pero con una salvedad. Si con la anterior normativa el límite de 240 hectómetros era infranqueable incluso en “circunstancias hidrológicas excepcionales”, esa coletilla ha desaparecido de la nueva norma. De modo que cuando la raya de Entrepeñas-Buendía llegue algún día a esos 400 hectómetros, veremos como el Consejo de Ministros puede saltársela a la torera, y decretar nuevas derivaciones de emergencia. Al tiempo.

El caso es que la sangría de la cabecera continúa. Y a los ojos de todos los defensores del río, la Ley sigue poniendo en grave peligro la calidad ambiental del cauce del Tajo. Lamentablemente, ese, el que muestran las imágenes, seguirá siendo el río que les llegue.

Anuncios

Un pensamiento en “El río que les llega

  1. Pero todo parece moverse desde Alicante: “Acta. Núm. 2/2013
    Sesión Ordinaria de 17 de junio de 2013
    SRES. ASISTENTES
    Ilma. Sra. Presidenta
    Dña. Luisa Pastor Lillo
    Sres. Vocales
    D. Francisco Gabriel Santiago Andrés
    D. Joaquín Melgarejo Moreno
    D. Antonio Medina García
    D. Manuel Miguel Jordán Vidal
    D. Antonio Gil Olcina
    D. Antonio Manuel Rico Amorós
    Excusan Asistencia
    D. Daniel Prats Rico,
    En la ciudad de Alicante, siendo las diez horas y treinta minutos del día diecisiete de junio de 2013, en el Palacio Provincial y bajo la Presidencia de la Ilma. Sra. Presidenta, Dña. Luisa Pastor Lillo, se reúne la Comisión Técnica de la Comisión Provincial del Agua, en Sesión Ordinaria, en primera convocatoria, con la asistencia de los señores reseñados al margen.
    PUNTO PRIMERO:
    Aprobación, si procede, del Borrador del acta correspondiente a la sesión a celebrada el día 17 de junio de 2013, en base al informe elaborado por el Sr. D. Antonio Medina García, Portavoz de la Comisión Técnica. Aprobada por unanimidad.
    PUNTO SEGUNDO:
    Elaboración de las conclusiones sobre los distintos puntos tratados en la sesión anterior, para elevarlas al Pleno de la Comisión Provincial del Agua.
    En la reunión de la Comisión técnica del agua de 17 de junio de 2013 se ha continuado trabajando sobre los dos principales asuntos que ya centraron la reunión anterior (de 16 de mayo de 2013): la Propuesta de Plan hidrológico de cuenca del Tajo por una parte, y los problemas o amenazas concernientes a la Demarcación del Júcar, con referencia al Real Decreto 255/2013, el nuevo plan de cuenca en elaboración, y el trasvase Júcar Vinalopó.
    Se refieren en primer lugar los asuntos debatidos y contenidos expresados durante la reunión, y a continuación se realizan unas propuestas para someterlas a la consideración de la Comisión Provincial del Agua.
    ASUNTOS TRATADOS
    1. PROPUESTA DE PLAN HIDROLÓGICO DE CUENCA DEL TAJO
    Los trasvases han de suponer una superación de la política de cuenca de las Confederaciones, configurando una auténtica vertebración nacional en materia de agua.
    Respecto al esquema para abordar la Propuesta de plan hidrológico del Tajo, considerar tres aspectos:
    − El interés nacional del trasvase Tajo – Segura.
    − Las deficiencias de la Propuesta.
    Las propuestas que realiza la Comisión provincial del agua, corrigiendo o completando las deficiencias.
    − Aprovechar los recursos del Tajo Medio para abastecimiento a Madrid o nuevas demandas.
    No existe, en la planificación de la cuenca del Tajo, una buena fundamentación meteorológica, que debería estar en la base de cualquier planificación correcta.
    La planificación del Tajo termina en Talavera. Sin embargo el Tajo tiene realmente dos cabeceras, una hidrográfica en los Montes Universales, y otra cabecera pluviométrica, en las sierras de Guadarrama y fundamentalmente Gredos. Las precipitaciones en los Montes Universales son del orden de 500 mm, mientras que en Gredos se alcanzan los 2.500 mm.
    Las demandas principales (que además están sobrestimadas) recaen sobre la cabecera hidrográfica, el Alto Tajo, y no sobre el Tajo Medio que es donde se disponen de los principales recursos hídricos y donde podría obtenerse la verdadera garantía de suministro.
    Además la cabecera del Alto Tajo sufre mayores oscilaciones pluviométricas y es mucho más vulnerable a los ciclos de sequía que las aportaciones del sur de Gredos.
    Habría que conectar el Tietar y el Alberche, y a través de la conexión de este último con el Canal de Isabell II garantizar, desde el Tietar, los 100 hm3 previstos en la Propuesta para el abastecimiento a Madrid y regadíos en Castilla la Mancha. Para poder trasferir agua desde el Tietar habría que realizar obras de regulación en su cuenca . 100 hm3 que, por otra parte, no se justifican adecuadamente en la Propuesta con los datos de los últimos años, en los que ha habido un 20 % de caída en los consumos del canal de Isabel II, y se han interrumpido los desarrollos urbanísticos de Seseña, también potenciales receptores.
    Las previsiones de demandas del Tajo están sobrestimadas, especialmente en lo referente a abastecimientos urbanos. Se sospecha que existe una intencionalidad, para imposibilitar o reducir el Trasvase.
    Además los recursos del Alto Tajo para abastecer al Canal de Isabell II supone la utilización de recursos de mucha peor calidad y de mayor coste. En los embalses de Almoguera y Estremera, en los que se realizaría la toma, la conductividad del agua llega a alcanzar los 3000 microsiemens. Con estos niveles, el agua de abastecimiento a Madrid desde el Tajo tiene que desalarse en la desaladora de Colmenar de Oreja.
    Cuando empezó la fase de planificación de la cuenca del Tajo no se había previsto la reserva de 60 hm3 para el abastecimiento de Madrid. No aparecía en el Esquema de temas importantes, lo que dio lugar a una alegación del Canal de Isabell II, pero para abastecerse de la Acequia real del Tajo. Es decir no pedía el Canal de isabell II que se estableciese una reserva en Entrepeñas y Buendía. ¿En qué momento y por qué se introdujo? Da la impresión de que se hiciese por una cuestión política, simplemente para imposibilitar el Trasvase.
    El Tajo tiene suficiente agua, al menos la tiene en su curso medio, entre Talavera y Portugal. Por el embalse de Cedillo pasan unos volúmenes de agua tres veces superiores a los establecidos en el Convenio de Albufeira.
    Como conclusión, insistir en que no se deben cargar nuevas asignaciones o reservas sobre el Alto Tajo, sino sobre el Tajo Medio. El Alto Tajo, con sus recursos más escasos, debe quedar para las asignaciones previstas, incluido el trasvase.
    Metodología.
    La Propuesta de Plan del Tajo se ha hecho con la serie histórica corta, y solo con datos hasta el año 2005.
    Parece que también haya habido una intencionalidad en esto: coger datos que subestimasen las aportaciones y dificultasen el Trasvase.
    Cuanto más irregularidad hay en las precipitaciones y aportaciones (como sucede en el Alto Tajo) habría que coger una serie más larga.
    Además el Plan de Cuenca debería ser el del 2015 (el segundo ciclo de planificación), y no pretender hacerlo pasar como el que se tenía que haber presentado en el 2009. Según las instrucciones de planificación hidrológica podrían haberse añadido seis años más a la serie, lo que hubiese aumentado las aportaciones.
    La falta de criterios técnicos se hace notar también en cuanto a los caudales ecológicos. Da la impresión que han sido amañados. Inicialmente se plantearon 11 m3/seg. en Talavera, pero esta cantidad hubiese reducido los recursos disponibles en 350 hm3, con lo que no hubiese habido agua ni para regar. Por eso, para permitir el riego, se redujo el caudal ecológico a 6 m3/seg.
    Incremento de las reserva en Entrepeñas y Buendía a 400 hm3.
    Con ciclos de sequía como los producidos en los años 92-95 o 82-84, si hubiese estado la reserva de 400 hm3 no se hubiese trasvasado ni un m3 en esos años.
    El incremento del volumen de reserva en 160 hm3 afecta al umbral de emergencia (que pasa de 240 a 400), pero también al umbral de alerta, que está establecido para cada mes. En junio por ejemplo, se ha incrementado de 564 a
    724 hm3. Los trasvases por debajo de este umbral deben ser aprobados por Consejo de ministros y sus cantidades máximas se reducen, de 38 a 23 hm3/mes
    Con una buena gestión del agua del Alto Tajo habría mecanismos para que el Trasvase continuase, a pesar del incremento de los umbrales en 160 hm3. Tal como ha evaluado el propio Canal de Isabel II, que ha estimado en 900 hm3 las posibilidades disponibles.
    Hay fórmulas para la gestión conjunta de las demandas del Alto Tajo que permitirían garantizar sus volúmenes, incluso bajando de los umbrales establecidos.
    En cualquier caso: el incremento de las reservas debería de estar disponible para todos los usuarios del Alto Tajo, incluido el Trasvase.
    Siguiendo así los planteamientos de la buena y secular planificación hidrológica en España, que establecía un aprovechamiento conjunto de los recursos del Centro y del Sur de España.
    Irrenunciabilidad del Trasvase.
    Para resolver el problema del agua en la cuenca del Segura no hay otra solución que el trasvase. Murcia y Alicante siguen estando entre los primeros puestos nacionales en lo que se refiere a población, producción y exportaciones, con una agricultura además fuertemente orientada a las exportaciones. Siguen estando a la cabeza en población.
    Pero además de consideraciones económicas y sociales el trasvase se justifica también por sus repercusiones ambientales, positivas, puesto que las alternativas al trasvase pasan, o bien por la sobreexplotación de acuíferos, o bien por desalinización. El coste energético de las desaladoras es 4 veces superior al del trasvase, de 4,2 kw/h frente a 1,1 kw/h.
    Todas estas cuestiones no son nuevas, y han sido ya detalladamente estudiadas, de modo que se va a proceder a concretar los aspectos señalados a partir de la información y estudios aportados por Joaquín Melgarejo y Antonio Rico…” “…La garantía de suministro que supone el Trasvase, fundamental para sectores clave de nuestra economía, como el turismo y la construcción…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s