Ya es Navidad en El Corte Inglés

Imagen de archivo del Centro Comercial Ferial Plaza de Guadalajara.//Foto: soloarquitectura.com

Imagen de archivo del Centro Comercial Ferial Plaza de Guadalajara.//Foto: soloarquitectura.com

Por Ana María Ruiz

Ya es Navidad. Lo ha dicho El Corte Inglés. Así que este largo puente festivo ya pueden desempolvar las guirnaldas de luces, el árbol, las bolitas de colores, el espumillón y los belenes y ponerse a la tarea de adornar sus hogares. No vaya a ser que las fiestas navideñas les pillen desprevenidos. Luego no digan que no se han enterado porque desde finales de octubre los expositores de los supermercados, llenos de turrón y polvorones, ya nos venían advirtiendo de que las navidades estaban a la vuelta de la esquina. Pero en Guadalajara parece que no nos hemos enterado.

Pues sí. Ya es Navidad en El Corte Inglés. El gigante de las compras encendió hace días su potente iluminación navideña y ha desplegado toda su artillería en el Centro Comercial Ferial Plaza, que el pasado fin de semana estuvo, literalmente, hasta los topes. Con la excusa del llamado Black Friday se daba el pistoletazo de salida al afán consumista que no sé por qué se apodera de los mortales en estas fechas. Y la operación de marketing ha dado resultado: tiendas llenas en las que se han llegado a agotar artículos en promoción, descuentos espectaculares, bares y restaurantes llenos, gente arriba y abajo con las manos repletas de bolsas y, sobre todo, mucha animación y trasiego de potenciales clientes, que es lo que busca todo comerciante que se precie. Y así va a continuar a lo largo de todas las navidades, porque este gran monumento al consumismo, con apenas siete años de vida, se ha convertido en el referente de las compras y del ocio en la ciudad.

Nada que ver con lo que sucede en el centro de Guadalajara, donde la Navidad se resiste a entrar. Las calles que hace años eran el foco comercial – calle Mayor, plaza Mayor y Virgen del Amparo- se convierten en zonas desérticas en cuanto cesa la actividad administrativa matutina. Da lástima –y hasta miedo- pasear por el casco histórico los fines de semana a partir de las seis de la tarde. La oferta de ocio brilla por su ausencia, los bares y restaurantes resisten como pueden con sus incondicionales y cuatro clientes despistados y los comerciantes no pueden competir con las grandes superficies porque no saben, no quieren o no entienden que los consumidores han cambiado completamente sus hábitos en los últimos años. Tampoco ayuda en nada un Ayuntamiento que ha tenido patas arriba toda la zona centro desde que en verano decidió que las zanjas y las calles cortadas iban a ser el escenario que se iban a encontrar los guadalajareños que quisieran salir de compras o de copas al centro. Los perjuicios que se han generado al comercio tradicional han sido enormes y las pocas iniciativas se que han llevado a cabo para revitalizar el casco histórico apenas han servido de nada.

Y llega la Navidad y da todavía más pena ver cómo agoniza nuestro centro. Por mucho que se instalen el Mercadillo Navideño, el Belén Monumental y la Feria de Artesanía, por muchos “pinazos” y “palmerazos” luminosos que se pongan en Santo Domingo y la plaza Mayor, una salida navideña en la ciudad puede completarse en apenas una hora. Justo lo que se tarda en recorrer el tramo entre El Jardinillo y el Ayuntamiento parándose en los puestos o en tomarse un café o una caña en un establecimiento que nos cobra la cerveza y el pincho a precio de caviar ruso.

Con la campaña de compras navideñas encima, el centro todavía está empantanado por las obras.//Foto: Ana María Ruiz

Con la campaña de compras navideñas encima, el centro todavía está empantanado por las obras.//Foto: Ana María Ruiz

Novedades. Parece que este año se han incorporado algunas novedades en el programa de actos navideños, casi todas ellas impulsadas por los propios comerciantes que se han unido en la Asociación Paseo Comercial Miguel Fluiters. Han diseñado varias actividades que incluyen también la zona del Infantado y la plaza de Los Caídos en un intento por fomentar las visitas de los guadalajareños y animar el consumo en el comercio tradicional. Las propuestas incluyen pasacalles, concursos, sorteos, música, decoración especial, actos solidarios e incluso unas campanadas infantiles para la mañana del 31 de diciembre.

Por su parte, el Ayuntamiento poco ha innovado y vuelve a presentar un programa repetitivo y anodino en el que la mayor apuesta es la Cabalgata de Reyes, que este año volverá a pasar por la calle Mayor y Miguel Fluiters. Este acto es el “niño mimado” del concejal de Fiestas, Jaime Carnicero, y el que se lleva buena parte del presupuesto municipal destinado a las fiestas navideñas a pesar de que es un modelo de cabalgata que lleva años estancado, ofrece muy pocas novedades y se hace demasiado larga para los niños y los sufridos padres. Este año, como novedad, se ha adelantado el encendido de las luces navideñas, que adornan la ciudad desde ayer viernes. Un adelanto solicitado por los propios comerciantes con toda lógica porque la Navidad hace muchos días que llegó al otro lado de la A-2 y deslumbra con su brillo a un apago centro.

Confío en que este año la tradicional salida navideña por Guadalajara que tengo por costumbre realizar con mi familia y amigos sea más atractiva porque en otras ocasiones nos hemos vuelto a casa con la decepción en el rostro. Quiero que, de una vez por todas, esta ciudad tenga ambiente festivo y nos anime a dejarnos unos cuantos euros en el comercio tradicional y la hostelería del casco antiguo. Quiero el centro repleto de gente, hacer cola en bares y restaurantes, quiero sentir espíritu navideño, escuchar música y, si me apuran, hasta adornar mi cabeza con esos estrafalarios gorros con motivos navideños que lucen cientos de madrileños en una Plaza Mayor que sienten como suya y que abarrotan niños, jóvenes,adultos y turistas en estas fechas. Quiero estar orgullosa de invitar a gente de fuera a disfrutar de nuestro casco histórico y a comprar en nuestros comercios de toda la vida, quiero deleitarme con las tapas, pinchos y buenos caldos de nuestra tierra, quiero escuchar por las calles villancicos alcarreños tradicionales. En definitiva, quiero celebrar la Navidad en mi ciudad.

Pero mucho me temo que al final tendré que escaparme un día a los madriles o quedar a tomar algo en el Centro Comercial Ferial Plaza, donde sí que tienen claro que ya es Navidad. Lo ha dicho El Corte Inglés. Qué pena ¿no?

Anuncios

Un pensamiento en “Ya es Navidad en El Corte Inglés

  1. Pues yo paso de ir al Corte Ingles, ire solo al cine……. En cuanto a que la gente va llena de bolsas, NO ESTAMOS EN CRISIS? O es que la crisis es solo para quejarse al vecino, al alcalde, al empresario…………Vamos a realizar un pequeño boicot a este mostruo que dice que ya es Navidad, cuando en realidad la Navidad comienza el 24 de Diciembre, con el nacimiento del niño Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s