Un día más para Guadalajara

Pedro J. Pradillo y Esteban. // Foto: Nando Ruiz.

Pedro J. Pradillo y Esteban. // Foto: Nando Ruiz.

Por Pedro José Pradillo y Esteban *

Desde 1997, el 7 de diciembre quedó señalado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como el Día Internacional de la Aviación Civil, una jornada con la que se pretende reconocer la importancia que tiene el transporte aéreo –de viajeros y mercancías– en el desarrollo social, económico y comercial de todos los estados. Este hito, como otros muchos, ha tenido y tiene poca o ninguna repercusión entre los habitantes de nuestra ciudad, más preocupados por resolver sus problemas domésticos que por atender a las recomendaciones de los organismos internacionales.

Quizás, si Guadalajara hubiera podido vencer la crisis general en que se sumió nada más terminar la Guerra Civil y las autoridades de la dictadura hubieran consentido su renacer industrial, el 7 de diciembre sería uno de los señalados en rojo en nuestro calendario. Pero la realidad es la que es, y hoy su economía y sector productivo nada tienen que ver con la aeronáutica; como tampoco, el sentir común de sus habitantes encuentra motivo para sentirse comprometidos con este Día Internacional, a pesar del importante papel que tuvo Guadalajara en el nacimiento y desarrollo de la aviación española en las décadas de transición del siglo XIX al XX, y de la existencia de algunas referencias de los protagonistas y de sus logros en el callejero de la ciudad. De hecho, aún hoy, muchos de nuestros vecinos desconocen esa época brillante de la historia reciente, y se preguntan quiénes son esos oficiales del ejército que tienen un monumento en el paseo de la Concordia.

Es más cierto, que aquel pasado aéreo tiene una mayor relación con la aeronáutica militar que con la civil, pero, la jornada nos ha de servir de escusa para reivindicar aquellos triunfos pretéritos y para denunciar el abandono en que se encuentran los pocos inmuebles que aún restan en pie.

Dirigible de la aerostación guadalajareña, fotografiado por Francisco Goñi. // Foto: Archivo de Pradillo y Esteban.

Dirigible de la aerostación guadalajareña, en una de las muchas fotografías que allí hizo Francisco Goñi. // Foto: Archivo de Pradillo y Esteban.

El comienzo hay que situarlo en 1896, año en que se decreta la creación de Servicio de Aerostación Militar en Guadalajara con el afán de modernizar el Ejército Español y de equipararlo con los de los países vecinos. Se iniciaba así, desde las terrazas fluviales de los Manantiales, la conquista del espacio aéreo; una arriesgada aventura que quedaría paralizada tras el Desastre de 1898. Habría que esperar, por tanto, a que cicatrizaran las heridas abiertas en la sociedad y en la economía nacional para que llegara la hora del despegue. Quizás, podríamos fijar el 26 marzo de 1904 como el punto de inflexión en esa trayectoria decadente, pues, en aquella jornada un jovencísimo Alfonso XIII llegó hasta nuestra capital para respaldar y dar con su persona el empuje definitivo a ese proyecto estratégico.

Después, se sucederán ininterrumpidamente acontecimientos exitosos que jalonan la historia de la aeronáutica española: confección de los primeros globos cometas y esféricos en dependencias alcarreñas; el seguimiento de fenómenos astronómicos y atmosféricos allí donde se requiriera; vuelos de prueba con los prototipos del dirigible ideado y construido bajo las directrices de Leonardo Torres Quevedo y de Alfredo Kindelán; ensayos con reflectores de campaña y de telegrafía con y sin hilos; y, en noviembre de 1910, el primer aterrizaje de un aeroplano en los Manantiales, una experiencia que pocas ciudades habían imaginado y que podrían experimentar jamás.

La llegada a Guadalajara del piloto francés Jean Mauvais acontecía unos meses después de la botadura del dirigible “España” y tras las primeras operaciones bélicas de los globos del Parque en la Guerra del Rif, unos episodios que certificaban la mayoría de edad de la aeronáutica española y que exigían el crecimiento de las inversiones y, también, la creación de nuevos campos de aviación en Madrid, “Cuatro Vientos”, en Sevilla, “Tablada”, en Barcelona, “El Prat”, etc.

Pero, con mayor motivo, la urgente ampliación de las instalaciones de los Manantiales que, a partir de 1910, contarían con nuevas construcciones y hangares, y con la apertura de un aeródromo al otro lado de la vía férrea Madrid-Barcelona. Será aquí donde inmediatamente se planificarán y construirán los barracones para la custodia de los Farman MF-7, los primeros aeroplanos con que contó el Ejército Español, y, en 1917, se levante un chalet con terraza para que los oficiales aspirantes a pilotos pudieran descansar y contemplar desde ese mirador las evoluciones de sus monitores y compañeros en vuelo, y las maniobras de despegue y toma de tierra. Es esta torre de avistamiento una de las construcciones ligadas al nacimiento de la aviación y una de las más antiguas que hoy se conservan en el planeta.

Emilio Herrera, en la prensa alemana:  fue protagonista de una ascensión frustrada a 20.000 metros y su traje fue modelo para los astronautas de la carrera espacial. // Foto: Archivo de Pradillo y Esteban.

La prensa alemana se hizo eco de los adelantos científicos de las instalaciones de Los Manantiales, como en el episodio protagonizado por el coronel Herrera. // Foto: Archivo de Pradillo y Esteban.

Al año siguiente, en 1918, unos centenares de metros más allá, se ponía en marcha “La Hispano. Fábrica de Automóviles y Material de Guerra”, la factoría capaz de generar el empleo suficiente para mantener activa a gran parte de la clase obrera de Guadalajara y de su comarca hasta 1936. Aunque no estaba indicado en su epígrafe mercantil, el diseño y fabricación de aeroplanos fue, desde un primer momento, uno de sus principales objetivos. Ya en el año inaugural se acometió la construcción del Flecha Hispano-Barrón, y, enseguida, la de los biplaza AIR-CO De Havilland en sus versiones DH-6 y DH-9. Tal fue el éxito que, en 1920, se crearía una nueva sociedad, “La Hispano Aircraft”, y se levantaría una fábrica exclusivamente para este fin. De aquí, y hasta 1936, saldrían varios centenares de motores de aviación Hispano V-8 y otros tantos aviones de los modelos Hispano-Nieuport 52, Hispano E-30, e Hispano HS-34, o E-34, en sus versiones militar y de recreo, y, finalmente, el caza Hawker Spanish Fury y, entre otros, el prototipo Hispano Suiza C-36.

Entre tanto, en los Manantiales seguía el desarrollo de la aerostación, planificando y confeccionando nuevos modelos de envolturas, desarrollando sistemas de navegación aérea, inventando paracaídas para mercancías, o afrontando, en 1929, el diseño y montaje de un dirigible escuela –bautizado “Reina María Cristina”– para la formación de los pilotos que, posteriormente, se incorporarían a las compañías comerciales de aviación transatlántica. Pero también, arriesgado las vidas de sus mejores hombres al afrontar experiencias científicas de gran peligro, como la ascensión mortal de Benito Molas hasta los 11.000 metros en 1928, y la frustrada de Emilio Herrera hasta los 20.000 en 1935. Debo insistir en que el traje ideado entonces por este coronel, preparado para atravesar las capas de la atmósfera en una barquilla abierta, serviría décadas después de modelo para la confección de los que utilizarán los astronautas soviéticos y estadounidenses en su conquista del espacio.

No podemos olvidar tampoco, la gesta realizada por el guadalajareño Mariano Barberán y el teniente Collar, dos ingenieros militares que atravesaron el Atlántico en 1933 en un avión –el “Cuatro Vientos”– fabricado por Construcciones Aeronáuticas S.A., una sociedad que fundara y dirigiera el alcarreño José Ortiz Echagüe.

Como anunciada al comienzo, todo cesó con el estallido de la Guerra Civil, y concluyó tras el desenlace final. Después, el brillante y excepcional pasado aeronáutico de Guadalajara fue diluyéndose con el discurrir del tiempo y al ritmo del martilleo de la piqueta que iba derribando los inmuebles en los que se habían desarrollado y escrito los capítulos iniciales de la aviación española.

Instalaciones de la aerostación, en una fotografía antigua. // Foto: Archivo de Pradillo y Esteban.

Instalaciones de la aerostación, en una fotografía antigua. // Foto: Archivo de Pradillo y Esteban.

Hoy, amenazados por la Inspección Técnica de Edificios, y después que la administración competente no los protegiera cuando así lo exigía la Ley de Patrimonio Histórico de Castilla-La Mancha –artículo 22. Arqueología Industrial, bienes que constituyen huellas físicas del pasado tecnológico y productivo de la región–, esperan pacientemente su recuperación y su puesta en valor la torre de avistamiento y la compañía del Parque de Ingenieros y el edificio administrativo, y poco más, de La Hispano S.A.; todo, en un estado de conservación que debería sonrojar a propios y a extraños, y que pone en cuestión la utilidad y eficacia de la legislación en materia de patrimonio cultural.

Sólo podemos felicitarnos por la rehabilitación del Taller de Globos, el único superviviente del Parque de Aerostación, que se salvó después de superar en los últimos años varias tentativas de corte faraónico que pretendían ocultarlo tras una mole arquitectónica sin gusto y sin sentido. Próximamente, abrirá sus puertas al público como “Centro de familia. Cuartel del Henares”, una función y un nombre que no convencen a todos.

Quizás, hubiera sido oportuna su conversión en un centro de interpretación y documentación de la AEROSTACIÓN ESPAÑOLA –con mayúsculas–, más, cuando ninguna otra población puede esgrimir protagonismo alguno en este sentido. Como también, hubiéramos aplaudido que sobre su puerta figurara el rótulo que le corresponde: “Taller de Globos”, o, en su defecto, por extensión: “Parque de Aerostación”. Estos apelativos reivindican y subrayan la funcionalidad e identidad de este histórico inmueble y de su emplazamiento, y fijan y enfatizan en la memoria de la ciudad una de sus etapas más brillantes y con incidencia directa en la historia de España y en el desarrollo de la ciencia e industria aeronáutica mundial.

Sería deseable que, en un futuro próximo, pudiéramos ver rehabilitados los edificios del aeródromo de la vieja carretera de Cabanillas y los de La Hispano, y que todos quisiéramos y pudiéramos celebrar con la mirada hacia el cielo el Día Internacional de la Aviación Civil.

* Pedro José Pradillo y Esteban es historiador y autor de numerosos libros y artículos de investigacion sobre la provincia de Guadalajara, entre ellos ‘Vía Crucis, Calvarios y Sacromontes’, premio Provincia ‘Layna Serrano’ de Investigación 1995, y ‘Guadalajara, cuna de la Aerostación Española’, publicado en 2009 por el Patronato Municipal de Cultura, donde en estos momentos trabaja como experto en patrimonio. Es también artista plástico y ha comisariado varias exposiciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s