El reflejo de la zaga

Por Ana G. Hernández

El Deportivo Guadalajara sumó en el Paquito Jiménez su enésima expulsión de la temporada, además de un punto a domicilio in extremis. Los morados, acostumbrados a desfallecer lejos del Pedro Escartín, rescataron un empate de Socuéllamos cuando la derrota parecía absolutamente inevitable. Ese quizá es la única buena noticia de un choque que, no nos engañemos con ese gol de Pérez en la última jugada del derbi, dejó un poso amargo en el paladar alcarreño.

Tras el tropiezo en casa de la semana pasada, el Depor debía ganar los tres puntos esta jornada. El rival, a pesar de la imperturbable igualdad del Grupo 2 de Segunda B, de que no hay contrincante pequeño, de que el campo sí que lo era y de un sinfín de circunstancias más, era asequible. Un recién ascendido en busca de la permanencia contra uno de los equipos que pretende ascender a la Liga Adelante. Pues bien, el Socuéllamos fue mejor con un lapso de apenas cuarto de hora en el que los morados, ayer de naranja, decidieron generar peligro sobre la portería defendida por Bocanegra.

Claro que los socuellaminos se aprovecharon de la injusta expulsión de Javi López mediada la primera parte, pero también que los alcarreños parecen tener cierta querencia por jugar en inferioridad numérica, sobre todo, lejos del Escartín. La de ayer nunca debió de materializarse, de acuerdo, y aún así sigue engordando la negra estadística deportivista. Y es que, al fin y al cabo, tanta expulsión es un reflejo del trabajo defensivo que realiza el conjunto. Me explico, los continuos desajustes defensivos se transforman tanto en forma de goles encajados como en cartulinas rojas. Aunque, precisamente, la de Javi López es la excepción que rompe la regla.

Por eso creo que el Depor no puede hoy echar mano de la excusa de la expulsión, ni dar por buenas las tablas en el Paquito Jiménez. No puede ni debe porque, supuestamente, este equipo quiere ascender a Segunda División y, supuestamente, tiene plantilla de sobra para lograrlo. No puede, porque las rojas no dejan de ser un reflejo de los problemas en su zaga. Esa zaga que, por lo menos ahora, tiene a Kevin Ulbrich sofocando incendios y evitando que se sonroje aún más. No en vano, el portero balear fue, de largo, el mejor jugador morado sobre el rectángulo verde. Y es que, es el bloque defensivo el agujero negro que Pérez Salvachúa es incapaz de desentrañar.

La afición alcarreña celebra la victoria. Foto: BM Guadalajara.

La afición alcarreña celebra la victoria. Foto: BM Guadalajara.

El BM Guadalajara se despide del 2014 con victoria

Después de ganar su segundo partido a domicilio en Zamora, el BM Guadalajara volvió a ganar en casa para poner punto y final al 2014 y cerrar la primera vuelta. Aunque se puede decir que los alcarreño ganaron en casa, aunque jugando como visitante, después de padecer a una ruidosa afición del Villa de Aranda que dio color a un partido que pareció perdido durante gran parte del mismo. Lejos de la falta de intensidad que afectó a los de César Montes hace un mes, los guadalajareños volvieron a su intensidad habitual en Benidorm, a pesar de la derrota, rubricándola ante el ‘todopoderoso’ Barcelona, las victorias contra el Zamora y el Villa de Aranda no dejan de ser el reflejo de ese trabajo bien hecho.

Y es que, tras el amago de desaparición y la necesaria restructuración del club, del staff técnico y de la plantilla, se puede decir que los alcarreños están en el buen camino con 12 puntos en 15 jornadas situados en la zona media de la clasificación. Y eso que en más de un partido se pudo sacar más. Eso sí, el equipo recuperó esta campaña ese ‘Espíritu del Guadalajara’ que poseía en tiempos de Fernando Bolea. Un ‘Espíritu del Guadalajara’ que consistía en salvar puntos en momentos en los que nadie confiaba que se pudieran sacar. Y el sábado ante el Villa de Aranda resurgió.

Anuncios

2 pensamientos en “El reflejo de la zaga

  1. Corta, pero acertada crónica del Dépor. Cualquier equipo nos saca los colores,el Trival (aunque ganamos)nos sonrojó en el Escartín y el Huesca le mete 6; El Leioa empató aquí y el Toledo le endosa 4 en su casa. Ya no es casualidad, no nos mostramos superiores a nadie, se acaban las escusas (el Socuellamos fue mejor, con sus armas y punto) y ya van 17 jornadas sin dar con la tecla, 5 meses de trabajo que no encuentran rendimiento.
    Salvachúa no me gusta nada, pero tampoco soy partidario de destituir entrenadores, eso es de equipo menor, se ha hecho un proyecto y no funciona, pues a pensar en otro para el futuro.
    La 2A, no es el objetivo, ni el futuro. Nuestro lugar es el que es Milagros solo se dan una vez y de verdad¿ alguien se imagina otro año en 2A con un puñado de socios, gradas medio vacías y con Germán y sus apaños al frente?…que nos esperaría? No, no lo veo.

  2. La plantilla prometía mucho. Tuvo un comienzo de liga excelente, trazando un juego combinativo brillante y efectivo, basado en la buena forma de los centrocampistas Chema Mato y Borja Yebra, si bien, según han ido avanzando las jornadas y los tropiezos, nos hemos ido dando cuenta que no era tan buena como creíamos. La baja forma de los mencionados (con lesión incluida de Mato) y la falta de un delantero rematador con gol (algo parecido a Quique), nos ha devuelto a la cruda realidad, de encontrarnos con un club humilde, pequeño, sin estadio, con una media de 1200 espectadores por partido, etc; aún así, es ilusionante volver a tener el sueño de militar en la segunda A. Respecto al partido de Socuéllamos, merecimos perder, y sólo se salvó Kevin. Salvachúa está fallando. Le falto respuesta, y me pregunto: ¿A qué jugó el Guada?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s