La maternidad según Cospedal

Cospedal presenta el Programa de Apoyo a la Maternidad, hace una semana. // Foto: castillalamancha.es

Cospedal presenta el Programa de Apoyo a la Maternidad, hace una semana. // Foto: castillalamancha.es

Por Concha Balenzategui

“Programa Operativo de Apoyo a la Maternidad 2015-2016”. Así han bautizado al nuevo plan presentado hace una semana por la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal. Se trata de un conjunto de acciones, dotadas con 43 millones de euros, de las que 20 son ya para el próximo año, y que pretenden ayudar a las madres con dificultades económicas y sociales desde el embarazo. Aunque el proyecto cuenta con 40 medidas, la mayoría apenas han sido esbozadas, centrándose las miras en las llamadas “becas mamá”, que consisten en destinar 150 euros mensuales a 2.000 mujeres con dificultades económicas, durante el embarazo, y que se pueden prorrogar hasta dos años más tras el nacimiento del niño.

Es inevitable comparar esta acción con los llamados “cheques bebé” que promovió el Gobierno de Zapatero, por mucho que las diferencias sean notables. Los “cheques bebé”, claramente electoralistas, daban 2.500 euros por niño nacido, y el PSOE tuvo que retirarlos con los primeros embates de la crisis. Antes, incluso, se daba una ayuda de 100 euros al mes para las madres trabajadoras durante los primeros años de vida del niño. La diferencia con la medida actual es que esta se produce durante el embarazo, y se puede prorrogar durante dos años después del nacimiento. La otra diferencia es que la medida socialista -que fue criticada por el PP- era universal para todas las madres, y esta solo se destina a las que tengan dificultades para ejercer la maternidad.

Si quieren seguir jugando a las diferencias, no tienen más que comparar las dos imágenes siguientes, la de Cospedal babero en mano presentando las “becas mamá”, y la del ministro Caldera haciendo carantoñas al retoño en la presentación de los “cheques bebé”. ¿Realmente ha evolucionado tan poco el marketing político en siete años?

Cospedal presenta las becas mamá. Año 2014. // Foto: castillalamancha.es

Cospedal presenta las “becas mamá”. Año 2014. // Foto: castillalamancha.es

Caldera presenta los cheques-bebé. Año 2007. // Foto: Javi Martínez

Caldera presenta los cheques-bebé. Año 2007. // Foto: Javi Martínez

Juegos al margen, a mí también me parece más sensato destinar fondos a personas con verdaderas necesidades que repartir la misma cantidad a una millonaria que a una limpiadora. Pero ahora, en el caso de Castilla-La Mancha, tampoco veo la argumentación clara. ¿Por qué son 2.000 mujeres?, me pregunto. ¿Es que hay algún estudio que estime que es esa cifra la que lo necesita, la que tiene la maternidad en riesgo? ¿De ese cálculo parte también la cantidad de 6 millones de euros que van a destinar a las becas?

Como suele ocurrir, aunque la medida entrará en vigor dentro de 15 días, aún no se ha concretado en qué cifra la Junta esa “dificultad”. No se ha dicho cuántos son los ingresos mínimos por debajo de los cuales se tiene derecho a la ayuda, o en qué condiciones (existencia de una pareja, un trabajo o una hipoteca, por poner casos) se van a basar luego los técnicos para concederla o denegarla. Y no sabemos qué pasará si los 6 millones de euros son insuficientes. Del resto de las medidas tampoco se conoce mucho, pero suponemos que tendrán su reflejo normativo, y no tardando.

En verdad, poca concreción, y mucho interés por difundir desde el Gobierno regional las “becas mamá”, de las que en el fondo se beneficiará una cantidad muy pequeña de personas. Vamos, mucha parafernalia. Ahora, cuando “la crisis es historia del pasado”, -Rajoy dixit-, cuando se acerca la Navidad, el Gobierno de Castilla-La Mancha dice que le preocupan las personas. ¿Qué ocurrirá cuándo pasen las elecciones y el déficit vuelva a ser el centro de sus políticas?

No voy a caer en la tentación de calificar el programa de electoralista. Por la estética de la presentación, más bien parece un spot de Navidad. Porque no lo ha anunciado la Consejería de Sanidad o el Instituto de la Mujer, como parecería razonable. Lo hizo la propia Cospedal, y en el Palacio de Fuensalida, como en las grandes ocasiones. Oímos frases de una presidenta con pose afectada y la mano en pecho, hablando de un programa que nace del corazón, y que es por el bien de la región, de España y de la Humanidad, que llega a decir. Vemos a Cospedal en el papel de gran madre, de mujer sensible preocupada por el futuro de los niños, que también invitó a la escena, como si de un belén viviente se tratara. Solo faltaba un villancico sonando de fondo.

No necesita tocarme la fibra sensible Cospedal ni nadie para convencerme de la grandeza de la maternidad. Ni de su dureza. Hace unas pocas semanas, una mujer joven, a la que conozco de verla por el barrio, llamó a mi puerta diciendo que no tenía nada que dar de cenar a sus hijos. Eso sí me conmueve.

La maternidad es una circunstancia que no se extingue tras las elecciones, ni en los dos primeros años de vida del niño, ni en 2016, que es lo que dura el programa. La maternidad -y la paternidad- está ahí, cada día, durante mucho tiempo. Años en los que los niños asisten a colegios donde el maestro de baja no es sustituido durante semanas, o donde faltan profesores porque se ha despedido a los interinos. Días de enfermedad con menos centros de salud, con menos enfermeros y con menos camas en los hospitales. Meses de buscar trabajo y no encontrarlo, de pagar hipotecas, facturas de luz y carros de la compra. Y en el mejor de los casos, trabajos con jornadas prolongadas que son irreconciliables con la vida familiar. También la maternidad es vivir con salarios de 600 euros que impiden pagar una guardería o un canguro para seguir trabajando. Esa es la dureza de la maternidad. Esa es la circunstancia a la que nos ha abocado la crisis, agravada por una reforma laboral y unos recortes que no reparaban en las madres ni en los hijos, ni en los padres, ni en los abuelos.

En fin, una campaña de postureo maternal justo tras la crisis interna del PP a cuenta de la retirada de la reforma del aborto. ¿Qué es populismo?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s