Son ilusiones

Cabalgata de Reyes Magos, ayer, en la capital. // Foto: Elena Clemente. culturaenguada.es

Cabalgata de Reyes Magos, ayer, en la capital. // Foto: Elena Clemente. culturaenguada.es

Por Concha Balenzategui

Con ilusión nos fuimos anoche a la cama, después de disfrutar con alguna de las cabalgatas que desfilaron por los municipios de la provincia, y con ilusión hemos despertado en esta mañana de Reyes, esperando el regalo sobre los zapatos limpios. La magia nos durará todavía unas horas una vez abiertos los paquetes y apurado el roscón.

Solo queda un día para dar por terminado este “simulacro de paz y felicidad” en que hemos andado inmersos con sonrisa bobalicona durante las últimas dos semanas. Pero les aseguro que, oyendo los mensajes de los gobernantes y las perspectivas de los empresarios, yo también he caído presa de la “anunciación” de una recuperación cada vez más cercana.

Parece fácil creer en el retorno del dinero al sufrir los atascos de coches dirigiéndose al otro lado de la autovía -por cierto, ¿alguien usa el acceso de Salvador Dalí?- y las colas de clientes ante las mesas de empaquetado del centro comercial. Estos días he visto la calle Mayor repetidamente llena de paseantes que visitaban belenes, merodeaban mercadillos y quizás se adentraban en algún establecimiento de nuestro pequeño comercio, cuya bonanza es el desvelo confeso de nuestros munícipes vía programa oficial. Me he tenido que frotar los ojos al comprobar que ese tropel de gente que circulaba por nuestra artería principal osaba incluso descender más allá del Ayuntamiento, hasta la plaza de los Caídos, tal vez atraído por un nacimiento tan luminoso como hierático que, gustos al margen, ha funcionado como reclamo para los escaparates de Miguel Fluiters.

Pista de hielo en Cabanillas del Campo. Foto: Ayuntamiento de Cabanillas

Pista de hielo en Cabanillas del Campo. Foto: Ayuntamiento de Cabanillas

Sabrán ustedes que este año ha reaparecido una pista de hielo como en los tiempos precrisis, en Cabanillas, y en la capital ha circulado por la capital un tren, un globo y varios hinchables haciendo las delicias de los niños por mor de la Copa de España de Voleibol, que un fin de semana tontorrón, el que caía en medio de la Navidad y el Año Nuevo, llenó los polideportivos y los hoteles de la ciudad.

Coche accidentado en la plaza de Moreno. // Foto: www.lacronica.net

Coche accidentado en la plaza de Moreno. // Foto: http://www.lacronica.net

Yo he gozado con los apretones en los bares del casco, en noches pasadas de copas de cenas de empresas, asociaciones o pandillas, y madrugadas de coches desenfrenados a los que no frenaba la Policía sino los muros de los solares. He estado en barras abarrotadas, incluso a las horas de un vermú prolongado hasta el tiempo propio de la siesta. He visto imágenes de una plaza Mayor llena de niños tomando uvas a mediodía, tan abarrotada como si de un pregón de peñas se tratara.

Nochevieja infantil, el pasado día 31 en la plaza Mayor. // Foto: www.guadaque.com

Nochevieja infantil, el pasado día 31 en la plaza Mayor. // Foto: http://www.guadaque.com

No lo he soñado. He escuchado saludos henchidos de deseos venturosos y he asistido a conversaciones en las que casi todos auguraban que 2015 será al menos un poquito mejor. Hasta los políticos de uno y otro bando se han puesto de acuerdo en que este recién estrenado año tiene perspectivas favorables: Los que mandan, porque no es casualidad que las cosas empiecen a funcionar tras el trabajo bien hecho; y la oposición, porque la mejoría vendrá con las elecciones, cuando cambien los signos de los gobiernos. Como prefiero saber de las expectativas de los ciudadanos de a pie, he leído encuestas y me he sorprendido al saber que existe un barómetro capaz de medir las ilusiones, traducidas en hacer viajes, conseguir trabajo y cambiar de coche.
Visto que lo de la ilusión es cosa tan subjetiva, he acudido a las cifras oficiales, las que registran que hay 2.349 parados menos en nuestra provincia que el año pasado. Y me ha alegrado comprobar que, además, haya crecido el número de afiliados a la Seguridad Social: 3.845 más ahora que al cierre de 2013.

Toca ya plegar el árbol sintético, empaquetar el espumillón chino y agotar los roscones de vino, que ya se sabe, son los últimos elegidos en el surtido de dulces navideño. La Navidad ha pasado y es tiempo de volver al colegio y al tajo -en el mejor de los casos- olvidando que hemos gastado por encima de nuestras posibilidades y que hemos comido por encima de lo que nuestros michelines se podían permitir.

Disuelto el espejismo, habremos de concluir que en esta vida, como en el roscón de Reyes, a unos les toca premio y a otros haba, mientras los más se conforman con poder comer un trozo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s