Las voluntades del emprendimiento

Una de las citas de Einstein evocadoras del emprendimiento. //Foto: https://www.pinterest.com/pin/235031674279417893/

Una de las citas de Einstein evocadoras del emprendimiento. //Foto: https://www.pinterest.com/pin/235031674279417893/

Por Marta Perruca

Cuando alguien habla de emprendimiento, casi de manera automática se me viene a la cabeza esa frase de Einstein que decía que en momentos de crisis solo la imaginación es más poderosa que el conocimiento. A esta receta yo le pondría otro ingrediente que me parece imprescindible: la voluntad, porque de nada sirve tener muchas y buenas ideas si se carece de ese último empujón, que, en definitiva, signifique su materialización. Lo que pasa es que, en ocasiones contamos con una voluntad particular, pero quizá nos falta otra que depende de un agente externo. Entonces la cosa se complica. Porque, ¿qué pasa si tengo una buena idea pero ningún banco me da crédito para llevarla a cabo y no dispongo de ayudas? ¿Y con qué respaldo cuento para soportar esos primeros meses de actividad?

En estos años de crisis todos conocemos a alguien de nuestro entorno que ha hecho alarde de las dos cosas ante la escasez de oportunidades laborales. Parientes, amigos o conocidos que se han reciclado y han puesto en marcha otras capacidades para lanzarse al mundo del emprendimiento, con mayor o menor fortuna. En este mismo espacio, por ejemplo, recogíamos la experiencia de una compañera periodista, Cristina Cueto, a quien los derroteros de la vida y del mercado laboral le llevaron a convertirse en tatuadora, aunque el título de su artículo “Renovarse o morir… ¿renovarse y morir?” no invita precisamente al entusiasmo. Y es que el trabajo por cuenta propia entraña riesgos que no todos estamos en disposición de asumir.

Una de las obras de "El Mago de Boj" que recrea el castillo de Molina. // Foto: El Mago de Boj

Una de las obras de “El Mago de Boj” que recrea el castillo de Molina. // Foto: El Mago de Boj

Cada vez que me cruzo con José por la calle le pregunto por su tienda. Su nombre artístico es “El Mago de Boj” y desde hace varios meses trabaja en la rehabilitación de un pequeño local en el casco antiguo de Molina de Aragón, donde pretende vender sus creaciones. José trabaja la madera de un modo especial. Su obra está llena de imaginación y fantasía y pareciera que guardara algo de la esencia de esos árboles que un día estuvieron llenos de vida, como si una corteza o un trozo de madera pudieran tener personalidad propia. Sin embargo, cada vez demora un poco más la inauguración de su escaparate, porque es consciente de que abrir un establecimiento implica más gastos, pero sobretodo un riesgo importante para la sostenibilidad de su economía familiar.

Sin embargo, un negocio de estas características no solo podría ser beneficioso para el propio interesado, sino que además, estamos hablando de una ciudad con un hermoso casco antiguo  que podría tener un gran potencial turístico, pero en el que las iniciativas empresariales brillan por su ausencia. El casco histórico de Molina desprende cierto tufillo a muerte y los turistas se pierden por sus estrechas calles, quizá admirados por sus imponentes murallas medievales o por los escudos y blasones que encabezan las portadas de sus casas fuertes y palacios, pero la calle de las tiendas está cercana a convertirse en una paradoja, puesto que apenas quedan comercios abiertos en ella y en los rincones más coquetos no existe un solo negocio donde el turista pueda comprar un recuerdo de la ciudad o tomarse un refigerio. Este tipo de iniciativas deberían contar con todo el apoyo de las administraciones, bien con ayudas directas o allanando el camino con facilidades burocráticas y exenciones de impuestos.

Las pequeñas y medianas empresas son los principales pilares de la economía de nuestra provincia y también del conjunto de Castilla-La Mancha, donde el 96% de las empresas son Pymes. Asimismo, son las que mantienen un mayor número de puestos de trabajo en nuestra región. Sin embargo, en todos estos años de crisis no se ha abordado una apuesta decidida por impulsar el emprendimiento, a pesar de que, durante años,  hemos contemplado con desesperación como los datos de población activa se desplomaban en la misma medida que se engrosaban las colas del Sepecam. Y me refiero a medidas serias y contundentes, no a políticas de humo, declaraciones de intenciones o limosnas, como la Ley de Emprendedores de Castilla-La Mancha, que recogía medidas tan ocurrentes como la creación de una asignatura en la ESO para “dignificar la figura del empresario” o la creación de un Observatorio Regional de Mercado. Siendo justa, he de reconocer que también recoge otro tipo de medidas sobre asesoría técnica, riesgos laborales y subvenciones, este último apartado, de manera somera y un poco ambigua. También se me viene a la cabeza la tarifa plana de 50 euros a la Seguridad Social para la contratación de trabajadores, llena de imprecisiones y con unos requisitos demasiado exigentes. La verdad es que no creo que éstas sean las ayudas decisivas a la hora de que un emprendedor con una idea y un proyecto serio inicie su aventura empresarial o un empresario que ha logrado mantener su actividad económica se decida a contratar.

El consejero de Economía, Arturo Romaní, junto al presidente de CEOE-Cepyme Guadalajara, durante la presentación del proyecto. // Foto: www.guadaque.com

El consejero de Economía, Arturo Romaní, junto al presidente de CEOE-Cepyme Guadalajara, durante la presentación del proyecto. // Foto: http://www.guadaque.com

Y ayer leía en la prensa una idea que me pareció realmente buena y que traía a mi memoria las experiencias personales de Cristina y José y de tantos otros que con el temporal se han liado la manta a la cabeza para embarcarse en ese “maravilloso” mundo del autoempleo, a menudo con demasiados sinsabores y pocas satisfacciones. Se trata del proyecto Fondo de Capital Semilla InverCLM Impúlsate, que ofrece formación, asesoramiento y financiación a aquellos emprendedores con un proyecto que deseen poner en marcha o de reciente implantación. Esta medida contempla una participación del 45% en el capital, con lo que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha se convierte en socio de la empresa. Con estas medidas, no solo se persigue financiar un nuevo proyecto, sino asesorar y acompañar al empresario durante  los primeros momentos de su actividad, que además, son los más difíciles. Desde luego, ésta sí que podría considerarse como una ayuda real, pero el presupuesto y el número de emprendedores que resultarán beneficiarios se me antojan escasos: 500.000 euros para un total de 25 emprendedores.

No voy a entrar en la crítica fácil y desconfiada, a pesar de que cuando las ayudas son poco numerosas parece inevitable eso de empezar a cuestionarse el rigor del proceso que regirá la selección de estos proyectos –la crisis nos ha vuelto así de suspicaces-. Pongamos que hoy me he levantado con el  propósito de ser de esas personas que ven el vaso medio lleno y, entonces, me parece que 25 empresas nuevas siempre serán mejor que ninguna.

Lo cierto es que, ya lo decía Einstein, en momentos de crisis solo la imaginación es más poderosa que el conocimiento y yo creo que también la voluntad. La voluntad de reunir el valor necesario para lanzarse a la aventura en estos tiempos complicados, pero también de esos agentes externos que, precisamente en estos momentos de dificultad, deberían poner en práctica la receta de Einstein para allanar el camino a los emprendedores con medidas novedosas, serias y reales. De esas con las que, realmente, alguien dispuesto a crear su propia empresa se sintiera animado a hacerlo. Medidas como por ejemplo, dar facilidades de crédito o contemplar exenciones en las obligaciones tributarias durante el inicio de una actividad, que además podrían  ayudarían al afloramiento de economías sumergidas. En muchas ocasiones, quizá sólo se trate de pequeños detalles, que podrían resolverse con un apoyo personalizado y adaptado a las circunstancias particulares de la persona emprendedora.

Cuestión de voluntades, creo yo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s