La maldición del País Vasco

El Depor suma su cuarta derrota en tierras vascas.

El Depor suma su cuarta derrota en tierras vascas. Foto: Sestao River.

Por Ana G. Hernández

No hay que ser ningún analista para saber que las visitas a Euskadi del Deportivo Guadalajara se cuentan como catástrofes: 0 puntos de 12 posibles. De hecho, solo hace falta mirar las estadísticas y comprobar que de los seis partidos que ha perdido el equipo morado esta temporada, cuatro son en las Vascongadas. De hecho, el cuadro entrenado por Pérez Salvachúa no conoció la derrota ni en diciembre ni en enero y ya se pueden hacer una idea de cuál fue la piedra que se cruzó en su camino el 30 de noviembre: Barakaldo (Vizcaya, País Vasco).

Estos son simplemente son datos de la travesía que este campaña está realizando el Depor en su camino a lograr una plaza en el play-off. Una plaza que, en estos momentos y a pesar de la derrota, está a solo dos puntos de lograrse. Y es que, aunque el conjunto morado no termina de carburar, no consigue demostrar que es un grande ante los grandes de la categoría, las expectativas y la realidad dicen que puede colarse entre los cuatro primeros.

Eso sí, lo que queda claro es que el Depor viajó a Sestao a mantener su portería a cero con la inclusión de Gonzalo Verdú por delante de la pareja de centrales (Rangel-Moyano) y que el invento de Pérez Salvachúa no funcionó. Ya sea por el error de Kevin Ulbrich en el primer tanto de los locales (primer error que se conoce del balear hasta el momento), porque no tuvieron la capacidad suficiente de reacción o porque, simple y llanamente, el Sestao River fue superior a los alcarreños. De hecho, lo más probable es que fuera superior por el propio planteamiento del duelo que hizo Pérez Salvachúa antes de comenzar: con un central en labores de medio centro defensivo. Y eso que el bueno de Verdú hizo su trabajo destruyendo el juego de sus rivales. Y es que el míster prefirió arropar la defensa a dar más opciones al ataque.

Frutos y James intentan hacerse con el balón.

Frutos y James intentan hacerse con el balón. Foto: Feb.

Sobre el paso por Castellón del CEBA

No pudo ser. El CEBA Guadalajara se quedó sin su segunda Copa LEB Plata. Los alcarreños se vieron superados por un Amics Castellón que no solo era favorito, sino que además ejerció de ello con autoridad. Y es que, la única sombra de Guadalajara en la Costa Azahar fueron las ‘dolçainas’ que un grupo de aficionados locales hicieron sonar durante el desarrollo del partido. Huelga decir que el instrumento era muy parecido, por no decir igual, a la eterna dulzaina guadalajareña. Y huelga decir también que no es precisamente en los partidos del CEBA en los que se escucha ese sonido tan peculiar. En parte, en el Palacio Multiusos no se escuchan ni ese ni muchos sonidos relativos al baloncesto porque el CEBA no deja de ser un equipo aún sin tirón en su ciudad.

Y fue, precisamente, en el Ciutat de Castelló, el pabellón del mítico Playas de Castellón y del propio Amics, cuando esa diferencia fue abismal. No por el centenar de valientes alcarreños que se desplazaron a tierras castellonenses, sino por ver a 2.000 almas vibrando con el baloncesto. Guadalajara también llegó a tener esas 2.000 almas vibrando por el baloncesto a principio de los 90 con el inolvidable ascenso a ACB que, por desgracia, nunca se llegó a consumar. Las tuvo también cuando el Deportivo Guadalajara consiguió el ascenso a Segunda División y cuando el extinto Avirresa hizo sus pinitos en la máxima categoría de balonmano nacional o el propio Gestesa en División de Honor de fútbol sala, pero el fracaso parece ir unido a la historia de estos clubes como a la del aficionado guadalajareño. Y es que, tantos sinsabores deportivos y la cercanía de Madrid, todopoderosa capital deportiva, impide que los equipos de Guadalajara tengan realmente ese plus que significa una afición multitudinaria y ruidosa, como la que este sábado se pudo ver en Castellón.

Anuncios

2 pensamientos en “La maldición del País Vasco

  1. Salvachúa es un buen entrenador, pero peca de miedoso. El equipo necesita que su técnico le haga creer que es mejor que lo que señala la clasificación. No obstante, estamos tocados pero no hundidos. Veremos los dos próximos partidos; nos dirán a lo que podemos aspirar.

  2. La clasificación te pone donde te mereces y ahí estamos. El equipo no es de segunda, el entrenador tampoco y lo demás son milongas. Solo 1 victoria ante los 11 primeros (al 9º x la mínima en casa). Merecemos, merecemos pero no llegamos.
    Ahora vendrá el entrenador contando una excusa, una estadística que convenza a algunos. A mi no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s