Los verdaderos protagonistas


Por Marta Perruca

¿Si tuvieras que escribir un “hexágono” de qué hablarías? Suelo hacer esta pregunta entre la gente de mi alrededor, porque reconozco que muchas veces no es fácil sentarse delante del ordenador y dar forma a este artículo, sobre todo después de dos años y medio sin faltar ni una solo día a mi cita de los jueves. A veces creo que los temas se me agotan y me pregunto si realmente estaré cumpliendo con esos fieles lectores que todas las semanas se asoman a este rincón que encabeza mi firma.

Sí, han pasado dos años y medio desde aquel 15 de agosto en el que dimos por inaugurado este hexágono y aún hoy, todavía me parece sorprendente constatar que alguien, quizá al otro lado del mundo, dedique unos minutos todos los jueves a leer lo que escribo. Quizá por eso hoy me he preguntado ¿qué contarían ellos si tuvieran la oportunidad de escribir un hexágono?

Asumimos como responsabilidad denunciar, aquí, aquello que consideremos injusto; poner negro sobre blanco lo que nos huele a mentira o desentrañar las incoherencias del sistema y sus políticos y, sin embargo, cuando brindo a las personas de mi entorno la posibilidad de elegir el tema sobre el que versará mi siguiente artículo, nadie me responde lo que cabría esperar. No me piden que escriba  de corrupción, desempleo o injusticias sociales, sino de  cuestiones cotidianas, de esas que siembran nuestro día a día, como la ausencia de plazas de guardería; la situación de las aceras de mi barrio; las obras de la plaza o incluso sobre el niño de la Paqui, que es ingeniero aeronáutico y dice que se marcha al extranjero, porque aquí no encuentra trabajo. Hoy me han sugerido que escriba sobre la vida “¿o puedes hablar de la luna y de los cielos tan bonitos que tenemos en Molina? “–me han dicho- y me ha parecido realmente maravilloso.

Y es que mientras nuestros políticos se pelean por ver quién es más corrupto o por erigirse como la solución menos mala para España en las encuestas, lo realmente importante para la mayoría de las personas es poder vivir con dignidad, tener cerca a los suyos por mucho tiempo y disfrutar de esos placeres sencillos y cercanos que a menudo hacen que merezca la pena.

Nuestra vida cotidiana nada tiene que ver con la realidad que nos venden desde arriba, aunque tengamos que vivir con el paraguas preparado y confiar en que resistirá el próximo vendaval, cuando nos las envíen mal dadas. Aquí abajo, sin embargo, me cruzo cada día con personas que no se juzgan sin tiempo y que ponen todo su empeño en hacer, de su realidad más cercana, un lugar mejor en el que vivir.

A ellos quiero dedicarles mi artículo de hoy. A las personas de carne y hueso de mi entorno a las que pregunto cuando tengo que escribir este artículo y me sorprenden con temas optimistas. A esas que conocen los muchos inconvenientes de vivir en un medio rural carente de oportunidades, pero a pesar de ello no se rinden y vuelan de acá para allá ensimismadas con la cabeza saturada de ideas e iniciativas.

A todas las asociaciones, organizaciones y colectivos que se unieron al Centro de la Mujer de Molina de Aragón con motivo de la celebración del 8 de marzo, porque el pasado domingo me desperté con un poderoso mensaje en forma de vídeo: “No hay nadie como tú”, protagonizado por las caras de mi día a día y pusieron la nota en los muchos valores del papel de la mujer en nuestra sociedad con un sinfín de actividades cercanas, de esas que estrechan lazos y hacen ciudad.

A Diego Sanz Martínez, que recientemente obtenía un sobresaliente “cum laude” por su minuciosa tesis doctoral “El patrimonio cultural y la identidad como factores de desarrollo de la sociedad rural. Prospección de recursos para un turismo cultural en el Señorío de Molina de Aragón (Guadalajara)”,  que el pasado domingo nos sorprendió con un prometedor blog personal sobre el Señorío de Molina, su identidad, cultura, patrimonio y turismo, que inauguraba con un interesante artículo dedicado a las mujeres de nuestra comarca, en el que recoge dos episodios en los que las mujeres de Alustante se amotinaron, durante el S.XVIII,  para defender sus intereses y los de los suyos, en el contexto de un contencioso entre agricultores y ganaderos.

A todos los molineses que se encuentran detrás de SOCUMO, por  sus veladas semanales de cine y su programa de actividades, porque gracias a su empeño no existen días aburridos, ni tardes en las que no tengamos nada qué hacer.

A “Vacaciones en Siberia”  por configurar un rincón para el teatro en el que muchos molineses se han sacudido la vergüenza y diseñar a la medida de mi pueblo un mundo de ilusión, en el que el ocio y la diversión no están reñidos con el frío de estas parameras.

A los desvelos de la cooperativa que gestiona el Aula de Música y al buen hacer de sus profesores, porque gracias a ellos puedo acudir cada lunes a clase de guitarra y llegar al miércoles por la tarde con la ilusión de aprender una nueva canción en nuestra coral, de la misma manera que muchos molineses pueden ver cumplido su sueño de tocar la batería, la guitarra eléctrica, el violín, la trompeta, el saxofón o la bandurria, entro otros muchos instrumentos.

A la Asociación Milsenderistas de Milmarcos, porque gracias a su tesón este sábado se inaugura el primero de los senderos de los muchos que se señalizarán en todo el Geoparque de la Comarca de Molina-Alto Tajo.

A Javier López y su medio de comunicación “La Trompetilla” por su labor incansable por promover los valores de esta comarca, con propuestas como organizar visitas guiadas a los municipios del Señorío de Molina o poner en marcha un proyecto de dinamización turística y gastronómica en la que participan varios establecimientos de hostelería y que pretende fomentar que la gente venga a visitarnos y coma en nuestros restaurantes.

Y por supuesto, a todos mis compañeros de viaje, con los que tengo el privilegio de trabajar a diario en el Museo de Molina y el Geoparque, hervideros de proyectos e iniciativas, donde he conocido a personas que todos los días se inventan las horas del reloj y he aprendido que los únicos límites que existen son los que establece la voluntad y la imaginación.

Y son muchos más. Tantos, que no habría espacio en este artículo para mencionarlos a todos. Seguro que más de uno habrá ido enumerando  en su cabeza los casos que conoce en su entorno más cercano mientras lee este artículo. Sin embargo, a menudo dejamos que nos ahogue el hedor a podredumbre y basura que secuestra nuestra realidad desde los medios de comunicación de masas, a diario, y nos olvidamos de esas personas realmente importantes que construyen nuestra vida cotidiana y que, con su empeño, consiguen que sea, sencillamente, mejor. Sin duda, ellos deberían ser los verdaderos protagonistas.

Anuncios

3 pensamientos en “Los verdaderos protagonistas

  1. Me ha encantado tu artículo, refleja perfectamente los esfuerzos que diariamente tienen que hacer las personas que viven en el medio rural. Animaros a que sigáis haciendo este periodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s