Barómetro inmobiliario de Guadalajara

Marta Aragonés, directora de agencia inmobiliaria.

Marta Aragonés, propietaria de agencia inmobiliaria.

*Por Marta Aragonés Sanz

Si de algo ha servido el estallido de la famosa burbuja inmobiliaria ha sido para ajustar el precio desorbitado de las viviendas y para reforzar el mercado de alquiler.

La primera consideración se refiere al reajuste natural y necesario de los precios de venta de las viviendas, que habían crecido de forma disparatada al amparo de la financiación del 110 por cien.

En 2007 se alcanzó el récord de más de 775.000 viviendas vendidas en toda España, dando paso a caídas de hasta el 60 por ciento del precio, que hasta el día de hoy sigue dando sus últimos coletazos.

En la pasada década, particulares y empresarios de cualquier ámbito se animaron a invertir en ladrillo -era lo que nos vendían- disparando los precios hasta de cualquier rincón con puertas y ventanas.

La clave de un buen gestor inmobiliario es la valoración del inmueble, y en Guadalajara, una ciudad pequeña en la que está todo cerca, entre otros muchos criterios de valoración, el comprar una casa en el centro, en los diferentes barrios o en las afueras y pueblos tiene que verse reflejado en el precio, buscando un precio justo y real para la oferta y la demanda del momento.

En este sentido me gustaría protestar públicamente (reconozco que he estado tentada de entrar de lleno en este tema, pero lo dejo en manos de otras firmas que ya lo han reflejado en este mismo espacio) por la transformación que ha sufrido Guadalajara por la falta de criterio por parte de distintos gobiernos municipales que han dejado morir el centro; abandonando edificios centenarios en vez de rehabilitarlos; acometiendo reformas de plazas emblemáticas de Guadalajara para después darles igual forma y estética con poco gusto; modificando el tráfico limitando los accesos y sembrando las calles de pivotes, consiguiendo que nuestra ciudad pierda poco a poco su identidad.

En mi opinión, la conservación de lo antiguo, de nuestras calles y plazas, mejoraría las condiciones de vida en el centro, incidiendo en el pequeño comercio y reactivando el consumo.

Ocurre lo contrario con los nuevos barrios de Guadalajara, en los que se concentran principalmente jóvenes familias que disfrutan de grandes avenidas, aparcamiento libre de pago y todo tipo de servicios.

Pero hay que ver el lado positivo del momento en el que estamos. Cuando me preguntan si es buen momento para vender, la respuesta es un sí rotundo,. Yo llevo ya 19 años sentada en la misma mesa, asesorando tanto a compradores como a vendedores para conseguir un precio justo.

Por fin los indicadores nos dicen que la recuperación del sector ha comenzado y las ventas en 2014 han subido hasta un 14 por ciento más de viviendas que en 2013.

Después de 8 años de crisis, el sector de la construcción está en reconstrucción, aportando en 2014 casi 100.000 nuevos empleos y con ganas de más. Por primera vez en estos años, se vuelven a ver grúas en Guadalajara.

En segundo lugar, me gustaría destacar el tirón de orejas que ha provocado esta crisis en la sociedad española, desechando viejas creencias de echar raíces en un trabajo para toda la vida y el pensamiento generalizado de que “alquilar es tirar el dinero”.

La necesidad de vivienda sigue siendo la misma, pero ahora, la gran oferta de viviendas vacías y las dificultades para conseguir una hipoteca (hay que disponer de un mínimo del 30 por ciento del valor de compra) han hecho que el alquiler sea una buena opción, consiguiendo que el mercado de alquiler en Guadalajara alcance casi el 100 por cien de ocupación.

Inmobiliaria Alcarria

Inmobiliaria Alcarria

Hace unos años el alquiler de vivienda en Guadalajara se limitaba a trabajadores temporales y a familias con pocos recursos, pero las nuevas formas de vivir y habitar, y la movilidad que el alquiler proporciona adaptándose a las necesidades del momento de cada individuo, han hecho que muchos guadalajareños opten por vivir de alquiler.

La crisis aplicada a la economía doméstica que impide el ahorro, y el hecho de despreocuparse por el pago de impuestos elevados (IBI, tasas…) y reparaciones, hacen que la opción de alquilar vaya en aumento año tras año.

*Marta Aragonés Sanz es propietaria de la Agencia Inmobiliaria Alcarria. Nacida en Guadalajara el 27 de abril de 1971, siempre he vivido en nuestra ciudad. Aunque parecía destinada a una carrera de Ciencias, siempre le gustaron los idiomas, y finalmente se decidió por sacar una nueva diplomatura como “Secretaria de dirección”. Al acabar los estudios, empezó a trabajar en Inmobiliaria Alcarria, sin saber que mi futuro estaría en esa empresa. Desde 2007 dirige esta agencia y se dedica en cuerpo y alma a su trabajo, a sus hijos, su pareja, sus familiares y sus amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s