Los de siempre

Por Ana G. Hernández

Chema Mato disputa un balón en el centro del campo. // Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Chema Mato disputa un balón en el centro del campo. // Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

El Deportivo Guadalajara hizo lo menos bueno o lo menos malo, según se mire. El pasado Jueves Santo los morados no pasaron de empate a cero contra el filial del Athletic Club o lo que es lo mismo, firmaron tablas en un partido de play-off en el que perder hubiera supuesto dar un paso atrás en sus aspiraciones. Lo mismo debió de pensar el conjunto rojiblanco, que prefirió amarrar lo que tenía a arriesgar por una utopía difícil de hacer realidad como es ganar el Pedro Escartín. Y es que, gran parte del éxito deportivista de esta campaña se basa en su feudo. En la fortaleza que demuestran los de Pérez Salvachúa en el Escartín. Un Escartín que tuvo la mejor entrada que se recuerda de esta temporada, incluso de la pasada en el Grupo 4, rememorando tiempos de Liga Adelante. No en vano, el club lanzó una promoción y la ciudad acudió a su cita, ya sea por los precios, por las vacaciones, por el buen tiempo que hemos disfrutado esta Semana Santa o por todo junto.

No nos engañemos, al guadalajareño le cuesta bajar a la ribera del Henares, especialmente tras el palo que supuso el descenso administrativo a una Segunda División B que ahora se antoja pequeña para una localidad que ya ha catado las mieles de los ‘grandes’. A pesar de ello, el Pedro Escartín estuvo más callado de lo que acostumbra una afición ruidosa y amigable. Se supone que cuanta más gente hay en el estadio, más ruido habrá. Pues esta máxima no se cumplió ante el Bilbao Athletic. Animaban los de siempre, como siempre, donde siempre y sin desfallecer sean las circunstancias que rodeen al partido. Pero para ser un verdadero equipo de Segunda División, el gran anhelo del club y de todos los aficionados al fútbol en esta ciudad, los de siempre no bastan. Los de siempre siempre estarán ahí para iluminar el camino, pero el Depor necesita más masa social. Necesita que, todos los domingos de partido en Guadalajara, el Escartín tenga una entrada semejante a la de este Jueves Santo. Necesita que ese público esté dispuesto a llevarles en volandas durante los 90 minutos. Al fin y al cabo, un club deportivo que pretende ser exitoso no llegaría a ningún sitio sin una afición ilusionada e ilusionante.

La plantilla del BM Guadalajara saluda a la afición en Cuenca. // Foto: BM Guadalajara.

La plantilla del BM Guadalajara saluda a la afición en Cuenca. // Foto: BM Guadalajara.

Paso importante En tiempos de Zupo Equisoain que el Guadalajara ganara los dos derbis regionales hubiera sido muy raro, tan raro que nunca jamás sucedió. Porque Zupo era el alma de un Ciudad Encantada intenso, que digo, muy intenso. Esta temporada sin su presencia, sin un gran presupuesto y con las mismas carencias económicas que puede tener el equipo alcarreño, los conquenses han dilapidado cuatro puntos en los derbis autonómicos o, quizá, se los han ganado los morados. Lo cierto es que en Cuenca, el BM Guadalajara sumó dos puntos vitales para dar oxígeno a un equipo acuciado por cuatro derrotas consecutivas. No en vano, los de César Montes se hallaban en una posición muy delicada en la que todavía se mantienen, aunque sin tanta urgencia. Ahora, gran parte de la tostada está en el tejado del vecino, aunque con precaución. Si los morados son capaces de mantener la intensidad y la cabeza en todos los partidos que restan, es muy probable que se mantengan en la máxima categoría del balonmano nacional; por el contrario, si aparecen los fantasmas y se produce otra desconexión más, ésta puede ser definitiva. Claro que los alcarreños perderán más de un partido en esta recta final (sin ir más lejos, tienen que visitar el Palau), pero lo importante será la forma de perderlos: si se tiran los puntos o si se lucha hasta el final.

Anuncios

Un pensamiento en “ Los de siempre

  1. El Escartín estuvo callado, por que el Dépor lo calló, hasta la zorra dejó de cantar ante el poco fútbol que vimos y la sensación de que se iba sin remisión una grandísima ocasión.
    Hubo gente, pero bastante menos que la pasada temporada ante Alba y Hoya y no nos engañemos, esta es la gente del fútbol en Guada, que no llenaba (ni de lejos) tampoco en 2ªA.. Gente que, a la conmoción del descenso (en el mejor momento de la hª), le acabó de fulminar la decisión de no recurrir ante la justicia ese descenso: Salvó la honra del presi, pero la perdió el club.
    Este presidencialismo, falta de transparencia, gestión autoritaria, no tener en cuenta al socio y esa prepotencia pueblerina, le ha hecho perder relaciones, chicos en la cantera, simpatías etc y solo los muy, muy morados seguimos bajando y “creyéndonos” que somos parte del club y que volveremos…(no sabemos cuando),aunque no nos gusten muchas cosas de él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s