Quién es Ciudadanos

Candidatos de Ciudadanos en diez municipios. // Foto: lacronica.net.

Candidatos de Ciudadanos en diez municipios. // Foto: lacronica.net.

Por Rubén Madrid

Ciudadanos presenta hoy en Guadalajara su candidatura para las municipales. Y lo hace subido a la cresta de la ola que surfea Albert Rivera en todo el país. Ciudadanos es el partido de moda. La niña bonita del Ibex-35, la supuesta anticasta de la derecha y, posiblemente, el voto de castigo que el PP no sufría nunca, a pesar de todos los pesares. Y es también, como lo denominó el The Guardian, “el Podemos de la derecha”, subrayando con las mismas palabras el deseo que expresaba el director del Banco Sabadell, Josep Oliu Creus, de que surgiera precisamente “una especie de podemos de derechas”.

Pero creo sinceramente que Ciudadanos es algo más que eso. Lo que ocurre es que hay un margen de incógnita alimentado por los propios muchachos de naranja que alimenta las pesadillas de los más perniciosos y que hace que, como poco, algunos otros nos preguntemos a qué palo jugarán después de las elecciones de mayo, en las que tienen muchas papeletas –y nunca mejor dicho– de obtener representación en los ayuntamientos de la región y en las Cortes de Castilla-La Mancha, mal que le pese a Cospedal con todo su pucherazo a cuestas.

Ciudadanos y Podemos. No vamos a entrar a especular largamente sobre el fenómeno de Ciudadanos, del que ya se han vertido mil explicaciones. Baste citar un par de cuestiones. Entre ellas, que seguramente no se pueda entender el vertiginoso ascenso de Ciudadanos, diez años después de su fundación en un ámbito limitado como Cataluña, sin la irrupción de Podemos, que es lo mismo que decir que no se puede entender sin el tremendo toque que la ciudadanía dio a la clase política con el 15-M, del que pronto se cumplirán cuatro años. Es obvio que una fuerza política no iba a monopolizar en exclusiva el descontento que prendió en la Puerta del Sol y en las acampadas de media España, vistas con simpatía por siete de cada diez españoles según el CIS.

Algunos de los 'memes' que circulan en Twitter dentro de la campaña #DesmontandoACiudadanos.

Algunos de los ‘memes’ que circulan en Twitter dentro de la campaña #DesmontandoACiudadanos.

Otro montaje sobre la supuesta 'cara oculta' de Ciudadanos.

Otro montaje sobre la supuesta ‘cara oculta’ de Ciudadanos.

Los efectos socioecnómicos de la crisis, la corrupción, las nuevas tecnologías, el desgaste de los partidos clásicos… Por supuesto, todo esto influye y mucho. ¿Que Podemos y Ciudadanos son fenómenos mediáticos? ¡Pues claro! Pero no por ello están condenados a ser flor de un día. Vivimos en una democracia de audiencias donde se han difuminado los anclajes ideológicos que antes favorecían una lealtad a prueba de bombas. Los líderes con magnetismo atraen simpatías y el centro que todos se disputan (la angosta centralidad del tablero) es una amalgama de planteamientos en los que todo vale y todo cabe.

La democracia líquida de nuestros días ya no exige afiliados ni militantes, sino asambleas abiertas de círculos en los que se ingresa sin ataduras y ciudadanos digitales como los que está reclutando la formación de Rivera en todo el país. No cuesta nada apuntarse a la moda. Pero también será muy fácil abandonarla sin dar explicaciones. Hay, por tanto, muchos motivos que explican que hayan surgido nuevas formaciones con la naturaleza –pero también con el vigor– con que han irrumpido Ciudadanos y Podemos. Y sólo quien durante el último lustro haya dimitido del deber de informarse debidamente de lo que ha ocurrido en este país puede sorprenderse a las puertas de estas elecciones de que haya marcas electorales con tantas oportunidades de acaparar representatividad. Podemos es, entre otras cosas, la reacción a la ineptitud de la izquierda ante las ofensivas de la crisis contra la mayoría social; y Ciudadanos –simplificando también– viene a responder a la desvergüenza de un PP que ha protagonizado un serial mayúsculo de escándalos y cuyo milagro económico ha quedado desenmascarado por una crisis demasiado larga para todos, incluso para el muy paciente Rajoy.

De modo que ahora Ciudadanos es tendencia. Lo viene siendo en los últimos meses, pero no ha sido hasta que ha escalado a los niveles de proyección de voto en las encuestas que PP y PSOE que ha comenzado a ser objeto de una campaña desmedida de difamación. Como ocurrió con Podemos, que empezaron por ser frikis y acabaron por ser acusados de boliviarianos y filoetarras. Ciudadanos son fachas, hijos de papá y filofascistas, pero a la vez son la marca blanca del PP (la mejor prueba sería la afiliación de Rivera a Nuevas Generaciones durante tres años y siete meses). Hay que demostrar que en sus filas hay muchos corruptos de cuidado. Hay que escarbar en el pasado de estos rostros impolutos que desde la derecha plantan cara al bipartidismo y la corrupción. Y lo cierto es que quienes hacen este trabajo sucio encuentran un puñado de motivos para que torzamos el gesto.

En vídeos, artículos de prensa de trinchera o en la barra libre de Twitter con la etiqueta #DesmontandoACiudadanos se pueden ver y leer especulaciones de todo tipo con el escaso margen de credibilidad que pueden dar estos productos de temporada. Que si es un partido xenófobo y racista; que si sus líderes han coincidido en manifestaciones con dirigentes de extrema derecha; que si, muy a la contra, estos ‘ciutadans’ quieren catalizar España; y, una y mil veces, que son el mismo perro que el PP, pero con otro collar, lo que abocaría a cualquier votante de derechas a la abstención, a la radicalización de Vox, o al suicidio que supondría votar contra conciencia.

¿Qué quieren hacer? Lo que extraña precisamente de esta campaña de desprestigio que ahora sufre C’s es que se hable menos de contenidos o de visiones de futuro que de casos aislados o de episodios del pasado. Y a pesar de que hay algo de cierto en que tanto Podemos como Ciudadanos alimentan las especulaciones con su ambigüedad y con su falta de coraje para posicionarse en ciertos temas para no frenar su tendencia al alza en las encuestas.

Es también cierto que la escasa experiencia en gobiernos impide fijarse en modelos: lo más parecido que se ha encontrado ha sido la participación del que ha sido candidato a las elecciones andaluzas en el ejecutivo local de Sanlúcar de Barrameda, pactando con el PSOE. Su grupo municipal llegó allí con una candidatura independiente luego absorbida por Ciudadanos. ¿Qué ha hecho? Pues gobernar en coalición, que es algo que por lo general ahora Ciudadanos niega que hará tras las elecciones. ¿Con qué programa? Pues básicamente un adelgazamiento de la administración local, que ha pasado de 57 a 12 funcionarios, una reducción de la deuda de 108 a 63 millones y un despliegue de privatizaciones de servicios, entre ellos los del agua –para un periodo de 25 años–, además de algún contrato muy polémico con el concuñado del ya diputado regional y antes teniente de alcalde de la localidad gaditana.

Mesa informativa de Ciudadanos en Guadalajara. // Foto: Facebook de C's Guadalajara.

Mesa informativa de Ciudadanos en Guadalajara. // Foto: Facebook de C’s Guadalajara.

¿Basta esto para adelantarse a lo que haría Ciudadanos en Guadalajara? Lo dudo.

Miramos lo poco o mucho que se haya concretado cara a las elecciones en las entrevistas con algunos colegas periodistas como las de Nuria Fernández en Guadalajaradiario, radios –también amateur, como Radio Arrebato- y televisiones y sabemos así algo más del candidato a las municipales de Ciudadanos, Alejandro Ruiz, guadalajareño de La Llanilla que estudió en Salesianos y que ha ejercido la abogacía ligado, aunque no le guste citarlo, a la empresa de la construcción Cuadrado Duque. Y nos interesa lo que dice Ruiz, como que entre sus preocupaciones máximas esté quitar la sobredosis de bolardos que sufre la ciudad, que quiera rebajar el IBI o que esté en contra de la generación de empleo directo por parte del ayuntamiento, porque tal vez nos pueda afectar pasado mañana mucho más que la incorporación del Yoyas a las filas de este partido.

A Ruiz, que tendrá que seguir dando más pistas estos días -e incluso aclarar algunos conflictos internos-, le hemos oído decir que quiere equiparar los sueldos de los funcionarios municipales con la media de la región pero también reducir entre un 20 y un 25% el gasto de la administración, promover la reindustrialización del Corredor, abaratar las tasas de los hosteleros en las terrazas, crear un entramado de lanzaderas de tren y líneas de autobuses en materia de movilidad o replantear no ya el lugar de la Feria, sino el modelo de fiestas. Y esos son ya algunos puntos sobre los que empezar a definir una visión de ciudad.

Alejandro Ruiz, candidato a la Alcaldía de C's en Guadalajara, en una entrevista en Guadalajara TV.

Alejandro Ruiz, candidato a la Alcaldía de C’s en Guadalajara, en una entrevista en Guadalajara TV.

Más allá de generalidades que todos los candidatos en liza comparten hablando en abstracto de transparencia o de su preocupación por el empleo, también en su proyecto para la región el candidato a las autonómicas, Ángel Ligero, ha ofrecido pistas que nos ayudan a definir el proyecto de ciudadanos, como su intención de dar un impulso a las ayudas para crear negocios o potenciar el apoyo a las empresas que se orienten a la silvicultura, la ganadería o la biomasa como motores de desarrollo rural.

Y también a escala nacional se sabe ya que Ciudadanos propone seguros individuales contra el despido, subir el IVA a productos de primera necesidad y bajar los de artículos de lujo –sin tocar, por cierto, los de sucesiones y patrimonio-, una fiscalidad muy en línea con los planteamientos de la Fundación FAES vinculada al PP, respaldar el contrato único que lleva años reclamando la patronal CEOE, que están en contra de las diputaciones o que tendrán como objetivo adelgazar el gasto en el funcionamiento de la administración y evitar la duplicidad de competencias.

En lo tocante a la gestión sanitaria, C’s está a favor del copago y de fomentar la competitividad entre hospitales públicos, se desmarcó del pacto entre partidos para la sanidad universal –no acudió a la firma de Médicos del Mundo, como tampoco hizo el PP- y promueve en su programa los centros sanitarios privados. Es decir, un modelo mucho más próximo al de Echániz que al de Lamata, para que aquí nos entendamos. Pero es que, en general, los planteamientos sobre todo en políticas económicas y sociales se aproximan mucho a los de la derecha, con un acento más liberal que reaccionario y con una visión más moderna y progresista en asuntos morales. O eso prometen, al menos, sus candidatos.

Ángel Ligero, candidato a la presidencia de la Junta. // Foto: diariocritico.com.

Ángel Ligero, candidato a la presidencia de la Junta. // Foto: diariocritico.com.

Y todo esto, de lo que seguramente se está hablando muy poco, sea lo que deban tener en cuenta los ciudadanos antes de acudir a las urnas.

Porque Ciudadanos, como Podemos, constituye hoy por hoy una seria amenaza al bipartidismo, también en las instituciones más próximas, cuyo futuro se dirime en veinte días. En dos ‘patás’, que diría Gomaespuma, los partidos de Iglesias y Rivera han logrado lo que IU por la izquierda y UPyD, entre el centro y la derecha, venían reclamando desde hace mucho más tiempo: una alternativa al PP y al PSOE, al bipartidismo que, en la práctica, reinaba en todas las capas institucionales de este país. Y eso ha estado ocurriendo también aquí, no se olvide: PP y PSOE se repartieron hace cuatro años todos los escaños autonómicos, provinciales y locales, absolutamente todos salvo dos: un diputado provincial y un concejal de IU.

¿Hasta qué punto este ímpetu dará la campanada en las elecciones o se quedará con un resultado potente pero por debajo de las expectativas, como en Andalucía? Tal vez convenga tomar la ola de la ‘nueva política’ con muchos matices. En la provincia, Ciudadanos sólo ha conseguido presentar diez candidaturas. Y el viento a favor no siempre hará subestimar el trabajo de otras formaciones que compiten en el mismo margen, caso de UPyD, que desde hace más tiempo que Ciudadanos ha estado trabajando en una campaña muy clásica pero sólida, con propuestas bien medidas.

Algunos recordarán como intuíamos antes del chaparrón de las Europeas que al bipartidismo le crecerían los enanos. Pues bien, los enanos ya están aquí, son otros diferentes a los esperados y han crecido a pasos agigantados. Ahora, para responder a la pregunta fundamental de quiénes son, podemos apresurarnos a confirmar nuestros prejuicios en las campañas difamatorias de Twitter o a hacer un esfuerzo por conocerlos y así amarlos u odiarlos como se merezcan.

Anuncios

2 pensamientos en “Quién es Ciudadanos

  1. A la PSOE os interesa mucho asociar a Ciudadanos con palabras como fachas y PP, pero de momento lo único que ha hecho ha sido apoyar al PSOE en su toma de poder en el Parlamento Andaluz.
    Ciudadanos = PSOE, ya que Rivera es afiliado del sindicato de la PSOE, la UGT. Y lo es ahora mismo, pagando su cuota y todo.

    Ciudadanos = PSOE “Y LO SABES”

    • En todo caso es “al PSOE les interesa” no “os interesa”. La ortografía puede servir confusiones inaceptables.
      Sobre su equivalencia entre PSOE y C’s, que ya he oído en más voces del PP, insisto en las políticas concretas que expongo en el artículo, en su mayor parte de corte neoliberal.
      Rubén Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s